diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Adiós mi Libor
El escándalo de las tasas Libor nos deja un mal sabor, porque nos muestra que los reguladores fueron ingenuos o negligentes al dejar que partes interesadas publicaran piezas información en un contexto de claros conflictos de intereses
Los lectores recordarán que en agosto de 2016 Barclays Bank acordó pagar una multa de 100 millones de dólares a más de 40 de los estados que constituyen los EE.UU. para compensarles por haber sufrido el impacto de conductas fraudulentas y anticompetitivas que se daban en la fijación de tasa Libor en dólares.


Dicha tasa, un referente clave en el cálculo de las tasas de interés que definen los costos financieros de contratos por el orden de 350 billones de dólares, es definida por un panel de bancos líderes que una vez al día envían sus cotizaciones de las tasas a las cuales ellos estarían dispuestos a prestar a otros bancos cantidades en 5 monedas diferentes y 7 plazos que oscilan entre 24 horas y un año. 

 
A raíz del escándalo que estalló una vez conocido el hecho que los bancos contribuyentes al panel manipulaban las cotizaciones a su beneficio, the Financial Conduct Authority del Reino Unido exigió el desarrollo de mecanismos alternos más transparentes, que deberán entrar en vigencia en el 2021, para fijar el costo del dinero interbancario. Si bien dicha familia de tasas seguirán calculándose por los menos cinco años más hasta que el grueso de los contratos vinculados a ellas expiren, es evidente que la historia de Libor como tasa de referencia del costo de endeudamiento en los mercados internacionales está llegando a su fin.


La explicación oficial dada por el ente regulador británico para dejar de usar Libor, es que el mercado de préstamos interbancarios domiciliado en Londres ha perdido profundidad desde la crisis financiera de la década pasada, y es necesario migrar hacia mecanismos que fijen las tasas interbancarias sobre la base de transacciones efectivamente ejecutadas.


El nuevo sistema de referencia que recibe el nombre de SONIA ( Sterling Overnight Index Average) realmente no es tan nuevo pues se basa en un referente desarrollado para calcular el costo de préstamos a 24 horas denominados en libras el cual comenzó a operar en 1997.


En el caso de las tasas denominadas en dólares, the Alternative Reference Rates Committee (ARRC), conformado por un grupo de intermediarios que cuentan con el aval de la FED anunció la publicación de un nuevo índice a partir del 2018 para fijar tasas de préstamo interbancarios el cual se denomina the Broad Treasury Financing Rate (BTFR) basado en transacciones con contratos repo que se cruzan en una plataforma electrónica llamada the tri-party repo settlement.


Aunque los administradores actuales de Libor estiman que cambiando el mecanismo de fijación de esta familia de tasas a una metodología basada en transacciones puede extender su vida, los problemas reputacionales no son fáciles de superar y este hecho es aprovechado por otros actores que desean promocionar los substitutos de Libor.


Sin embargo, remplazar la tasa Libor implica afrontar problemas inexistentes en un mundo en que esta era el referente universal. Por ejemplo, tener que lidiar con al menos cinco familias de indicadores ligados a las monedas líderes del mundo y administrados por entes no coordinados. Segundo, un sistema basado en transacciones no produce indicadores en eventos de extrema iliquidez como los vividos en otoño del 2008, en pleno cenit de la crisis financiera. Tercero, las transacciones con tasas de 24 horas son pobres indicadores de las tasas a tres meses que son muy relevantes en muchos contratos.


El escándalo de las tasas Libor nos deja un mal sabor, porque nos muestra que los reguladores fueron ingenuos o negligentes al dejar que partes interesadas publicaran piezas información en un contexto de claros conflictos de intereses. Un esfuerzo mancomunado reguladores - grandes bancos, podría haber hecho una transición hacia un esquema alimentado por transacciones mucho antes a un menor costo reputacional y conservando el carácter universal de Libor.

Arca Análisis
@ArcaAnalisis