diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Repensar el petróleo
Siempre recordamos en esta columna que el destino de la deuda venezolana denominada en dólares está íntimamente ligado al precio del crudo
Para empezar quisiéramos recordar que el próximo 25 de mayo, los miembros de la Opep tendrán una reunión para decidir si mantienen los recortes de producción acordados el pasado noviembre. Arabia Saudita, el líder indiscutible del grupo, se sentará en la mesa de conversaciones, con la frustración de haber conseguido muy poco desde el acuerdo de recorte. Los primeros meses hubo una ligera recuperación de precios que se evaporó una vez que los productores de petróleo de esquisto estadounidenses, se activaron para aprovechar un esquema más favorable de precios.

Desde enero del presente año el número de taladros controlados por los productores de esquistos ha aumentado en un 40%. En los últimos tres años estos productores han logrado reducir sus costos de producción, en un 40%, por lo que a los niveles actuales de precios generan suficiente efectivo para cubrir sus costos operativos y financiar crecimiento, sin tener que emitir masivamente nuevas acciones o bonos de alto rendimiento como lo hicieron en un pasado reciente.

En este contexto, Arabia Saudita debe reconocer que debe cambiar las tácticas de administración de precios utilizadas tradicionalmente: ¿Cómo? Pierre Lacaze, presidente de LMC Commodities, importante grupo de corretaje en petróleo, sugiere que Arabia Saudita se transforme en una especie de banco central del sector petrolero, tratando de afectar las tendencias de largo plazo de los precios del crudo más que los precios corrientes.

Lacaze propone que Arabia Saudita reduzca producción y venda contratos a futuros a plazos más largos y otros productos derivados complementarios, alimentando la expectativa de que el precio del petróleo puede caer en un futuro de mediano plazo. Esta jugada debería producir dos efectos: el primero de ellos, desestimular la acumulación especulativa de inventarios (carry) que presiona al alza los precios actuales.

El aumento de la volatilidad de precios también aumenta los costos de financiamiento de los productores de esquistos, que aunque más autosuficientes que en años previos, siempre podrían requerir dinero fresco para soportar la operación.

Esta propuesta tiene el atributo de poner la volatilidad del crudo a trabajar a favor de una estabilidad de precios en el largo plazo; tiene inconmensurables riesgos financieros para el gobierno saudí, pero si en lugar de ser ejecutada por sólo jugador, pudiese ser implantada por la Opep como un todo, lo que vemos muy poco probable, podría ser una táctica relevante.

Tenga o no la propuesta de Lacaze viabilidad futura, en el corto plazo aporta una gran contribución: hacer patente que el petróleo de esquistos cambió la dinámica de esta industria. Un nuevo juego obliga a generar nuevas reglas de comportamiento.