diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
¿Por qué no se imparte educación financiera?
El dinero forma parte integral de nuestra existencia y debemos aprender a defendernos en finanzas, si no lo hacemos, las consecuencias pueden ser devastadoras
Hace poco tuvimos la oportunidad de leer un comentario emitido en redes sociales por una estudiante que cursó una asignatura dictada por mi persona en el marco del programa de posgrado en Gerencia de la Universidad Simón Bolívar.

Durante las actividades de la materia, cuyo objetivo central es la actualización del estudiante en temas financieros y contables, tratamos de llevar las actividades a un plano personal, eso se hace con dos objetivos, el primero es bajar los niveles de abstracción, es decir, llevarle a las personas el conocimiento en un lenguaje que se entienda mediante la utilización de ejemplos de la vida cotidiana. 

En segundo lugar, nuestro propósito es el de brindar herramientas de educación financiera que puedan servir para la toma de decisiones de suma importancia, durante la fase de la vida económica en que se encuentra la mayoría de los estudiantes de posgrado, cuyas edades por lo general van de los 25 a los 30 años.

El comentario era en realidad un cuestionamiento al hecho de que luego de más de 16 años de educación formal jamás había recibido educación financiera alguna. Es decir, nunca, ni en su casa ni en la primaria, el bachillerato o la universidad, en más de 17.000 horas de clase en aulas, el tema de la formación en finanzas personales había sido mencionado.

Lo sorprendente querido lector es que si bien no recibimos una sola hora de clase sobre el tema financiero, el dinero forma parte integral de nuestra existencia y, por más que queramos negarlo, debemos aprender a defendernos en finanzas porque si no lo hacemos, las consecuencias pueden ser devastadoras para nuestro futuro y para nuestra estabilidad emocional.

Adicionalmente, el tener conocimientos financieros, ayuda e impulsa la actividad emprendedora de quienes los tienen. Dichos conocimientos, son en realidad excelentes herramientas para el inicio y gestión de iniciativas empresariales.

Ahora cabe la pregunta ¿si saber sobre dinero es en la práctica vital para nuestra supervivencia en sociedad, cómo es posible que la educación formal ni siquiera contemple el tema?

El propósito de la columna de hoy es entonces buscar explicaciones a la inexistencia de los temas financieros en diferentes programas de educación formal.

1 Falso romanticismo e idealismo

Nuestras sociedades siempre han estigmatizado el dinero y todas las actividades que lo circundan. En la Edad Media, las castas dominantes eran la nobleza y el clero, dedicadas a la tenencia de tierras y siervos y a la religión, respectivamente. Salir a conquistar tierras para la corona era visto como una actividad digna, pero dedicarse a cualquier actividad artesanal o mercantil se dejaba a las minorías excluidas que vivían fuera del ámbito del señor feudal, en villas y burgos. 

De ahí que aún los términos villano o burgués se usan en forma despectiva y en realidad se refieren a la condición de personas ajenas a los mecanismos de dominación y atraso feudal. Esa visión ha perdurado en nuestras sociedades hasta el punto que líderes contemporáneos en todas las áreas critican la acumulación de riquezas y las ganancias, cuando ellos mismos no son siquiera capaces de predicar con el ejemplo.

2 Inconveniencia para los gobernantes

Para los gobiernos, el que la gente posea cultura financiera es por demás nocivo a la ejecución de cualquier programa de carácter económico con tendencias populistas. El punto es que si los actores saben leer la situación, lo más seguro es que se adelanten y tomen medidas para proteger su patrimonio, echando por tierra los resultados previstos de las medidas. 

Si por ejemplo un estado decide acometer un programa de subsidios o gastos, lo más seguro es que actores educados anticipen los efectos, demanden bienes y generen escasez, neutralizando así los resultados de los programas económicos.

3 Inconveniencia para los empresarios mercantilistas

Las empresas mercantilistas se lucran de la asimetría en la información, eso significa que muchas empresas no viven gracias a ser más competitivas o eficientes, sino de prebendas o controles que les benefician. Los dueños de estas organizaciones estarán felices en mantener a las personas desinformadas para que no comprendan los oscuros mecanismos de su enriquecimiento. Es así como corporaciones de este tipo estarán interesadas en desinformar y en bloquear los intentos de los ciudadanos de enfrentar sus abusos.

4 Tabúes familiares

Para muchas familias, el dinero es visto como un instrumento que los esclaviza y los hace dependientes, y en consecuencia infelices. Otros grupos familiares ni siquiera le prestan atención y en épocas de bonanza lo dilapidan irresponsablemente, sin siquiera mencionarlo en reuniones familiares, a menos que sea para quejarse en momentos de desesperación porque no les alcanza.

Lo más común es que el asunto del dinero, jamás se toque delante de los hijos por tratarse de un tema escabroso, muy mal visto pues “los niños están muy pequeños para algo tan indecoroso”.

5 Falta de formación

Maestros y profesores en todos los niveles han sido severamente golpeados en las últimas décadas por sus precarios salarios y condiciones cada vez peores. Su relación con el dinero es quizás de las peores que existen en la sociedad y las personas con cierta formación en áreas más rentables o con conocimientos o experiencias que les permitan iniciar su propio negocio tienden a dejar de ejercer tan dignas profesiones. Luego, la carencia de personas capaces de instruir a otros en temas financieros o empresariales en escuelas, colegios, liceos, institutos o universidades, es notable y los docentes activos, en su mayoría, no tienen conocimiento del tema de finanzas personales.

Agradezco y dedico esta columna a la Lic. Ana Luisa Gil, a quien le debía una explicación sobre la inexistencia de formación financiera en su carrera.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos