diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Analice si su idea es posible
Con astucia, habilidad y con unos sencillos pasos podrá evaluar la vialidad de ofertar un producto o servicio.
Una vez que usted tenga una idea de negocios consistente, revisada, para la cual cuente con los recursos necesarios y que, además, esa idea sea capaz de generar valor para usted y para sus potenciales clientes, es el momento de analizar si ese negocio puede funcionar.
 
Es importantísimo darse cuenta de que la mayoría de las iniciativas empresariales no fracasan por falta de esfuerzo, ni por falta de motivación, ni siquiera por no poseer los recursos necesarios en el negocio. 

Desafortunadamente fracasan debido a la carencia de clientes suficientes o a que no resultan viables financieramente. En consecuencia, la forma de mitigar el riesgo al fracaso es mediante la realización de un análisis o estudio de mercado y de una evaluación financiera. 

Ambos deben hacerse a conciencia, es decir, utilizando de la mejor forma posible los recursos, pocos o muchos con los que usted cuente y, sobre todo, tratando de mantener el mayor grado de objetividad y detalle posible.

También es importante notar que estos análisis no son exclusivos para los grandes negocios, este es un concepto equivocado; cualquier iniciativa, en su escala, requiere y debe ser capaz de efectuar sus respectivos análisis.

Eso sí, en el estudio de mercado es necesario poner a trabajar la creatividad para poder identificar si las necesidades y posibilidades de la clientela pueden sostener el negocio, sin tener que acudir a empresas especializadas o, al menos, sin tener que hacer grandes inversiones en complejos estudios estadísticos.

Estudios de mercado

A veces se considera que un análisis de mercado es un despliegue de encuestas, análisis, pruebas ciegas, trabajo de campo, etc. Y sí, ese es el mecanismo de análisis de mercado que aplican las grandes empresas. Pero a usted quizás le tocará trabajar con herramientas bastante más limitadas. Lo que debe buscar es que esos recursos, por limitados que sean, puedan ser adecuados para comprender su mercado y sus posibilidades.

Lo que un pequeño o mediano empresario debe hacer para simular esos estudios es utilizar el máximo de astucia y habilidad para levantar información útil y suficiente que le permita determinar si su negocio es en realidad viable. 

Veamos a continuación algunas ideas que le pueden ser muy útiles para un estudio de mercado y que no necesariamente le tienen por qué costar mucho:

I

Analice con base en su idea quiénes son sus posibles y potenciales compradores. Identifíquelos, descríbalos físicamente, haga hasta un retrato hablado de ellos. Por ejemplo, si se trata de determinado tipo de prendas, piense en el tipo de gente que lo va a usar, haga un retrato hablado de sus posibles clientes. Ese será su target o su mercado meta. Recuerde: usted no puede ser todo para todos, tiene que haber un tipo de clientes específicos que comprará sus productos o servicios.

Esta lista de atributos podría serle útil para describir a sus potenciales clientes:
Sexo(s)
Edad(es)
Nivel(es) educativo(s)
Nivel(es) socioeconómico(s)
Apariencia física
Gustos o preferencias
Lugar(es) dónde residen
Lugar(es) dónde trabajan

Igualmente, si sus clientes son empresas, trate de averiguar las condiciones de las compañías que le comprarán:

Tipos de negocio
Ubicación
Número de empleados
Clientes
Proveedores
Competidores

II

Una vez identificados sus clientes, cuéntelos, sí, estime cuántos pueden ser. Salga a la calle; si sus ventas dependen de cierto tránsito de personas, trate de contabilizar o al menos estimar el volumen de esas personas que poseen las características de sus posibles clientes. Obsérvelos y analice su comportamiento, si es posible analice si consumen productos y/o servicios similares al suyo.

III

Cuando los haya contado, indague sobre sus patrones de consumo del bien o del servicio que usted ofrecerá:
¿por qué podrían comprarlo?
¿dónde lo compran?
¿cada cuánto tiempo? o ¿con qué frecuencia?
¿qué puede hacer que le compren a usted y no a otro proveedor, su competencia?

Busque respuestas a esas preguntas. Quizás no las sepa de inmediato, si no las sabe por sí mismo, busque asesoría de gente experta, de personas con alguna experiencia en el área.

Esta información podrá indicarle si el concepto de negocio que usted propone tiene sentido, si las personas pueden pagar las cantidades de dinero que usted pedirá por sus productos, si a esos precios la gente considera que es razonable comprar.

IV

Encuéstelos para ver si sus respuestas son valederas; es decir, si considera que aún no está satisfecho con las respuestas a sus preguntas, prepare una encuesta y trate de darle el mayor grado de veracidad a las respuestas.

Realmente preparar encuestas no es para nada sencillo, las personas a veces mienten, a veces responden de manera piadosas, a veces ni siquiera les interesa lo que les preguntan y a veces sus respuestas, en realidad, ni siquiera reflejan la forma en que actúan.

La sugerencia en este caso sería preparar encuestas cortas, razonables, sencillas de contestar y con preguntas que dejen poco lugar a dudas; quizás, en todo caso, no atiborrar al cliente ni quererlo convencer de una idea; es decir, mantener una posición distante y si se quiere objetiva a la hora de la encuesta. 

No robarle a la persona mucho de su tiempo. Si considera que el tema escapa de sus posibilidades, busque ayuda profesional.

V

Enfóquese luego en el tema de volúmenes, cuando tenga una idea de cuál es su público meta, el tamaño de su mercado, sus patrones de consumo, etc. Comience a hacer estimados de lo que podrían ser los volúmenes de venta a este público. 

Parta siempre de una base conservadora, es decir, de una 
modesta participación de mercado y con esta base, arranque sus estimaciones de volúmenes de venta o número de productos o de servicios vendidos. Estas cifras serán, en efecto, la información que le permitirá continuar con el análisis de su idea mediante el siguiente paso: análisis financiero.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos