diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Entendiendo el fenómeno de la escasez
Debemos descartar sus orígenes mediáticos. Si fuese generada por rumores o por manipulación de medios informativos, caería por su propio peso
Nuestra intención el día de hoy en primer lugar es la de aclarar varias dudas alrededor del fenómeno. Es de singular importancia la comprensión de temas tales como los orígenes de la escasez, cómo se extiende el hecho, quiénes se benefician, quiénes se perjudican, cómo defenderse de ella y, finalmente, cuáles podrían ser las alternativas de solución del problema. 

Orígenes

La escasez de un bien se origina simplemente porque la demanda supera a la oferta; es decir, si a un precio específico, generalmente establecido por algún ente regulador, hay más compradores que vendedores, el abastecimiento del producto será insuficiente. En palabras sencillas: no vale la pena complicarse dando explicaciones como la falta de divisas o la manipulación informativa.

 En condiciones de libertad, el acceso a las divisas dependerá simplemente de la oferta y de la demanda y habrá siempre un precio al cual un máximo de proveedores y de oferentes estará satisfecho; luego con un mercado de divisas abastecido, no debería haber escasez de productos importados, y es más, si la divisa resulta costosa, eso será un verdadero incentivo a los productores locales para producir mejor y más barato, haciendo un uso eficiente de las monedas de otras naciones.

 Por otro lado, debemos descartar los orígenes mediáticos que se le da a la escasez. Si fuese generada por rumores o por manipulación de medios informativos, caería por su propio peso al encontrarse con la barrera de temas como las modas, el deterioro de los productos, los costos financieros y la ineficiencia de quienes compren en exceso. Es así como la única razón de la escasez es el establecimiento de un precio para el cual la demanda supere a la oferta. Eso nos da entonces claras pistas de cuál será la forma más indicada para solucionar ese problema.

¿Cómo se extiende?

Para entender el mecanismo que multiplica la escasez, hay que partir del principio de la divulgación de la información y de la actuación relativamente racional de los distintos actores económicos. Si alguien detecta que un bien es escaso, actuará en consecuencia; es decir, lo más seguro es que adelante sus compras antecediendo el hecho de que el bien que necesita podría faltar en el futuro. Esa actuación, a su vez, traerá un círculo vicioso de más demanda y, en consecuencia mayor falta de bienes en los mercados, profundizándose aún más el problema si los niveles de precios se encuentran rezagados.

En palabras simples, la escasez se extiende como un incendio en vegetación seca y se retroalimenta; de ahí la dificultad para controlarla y lo prolongada que puede llegar a ser a pesar de los esfuerzos que se puedan hacer para detenerla.

¿Quiénes se benefician y quiénes se perjudican?

La primera víctima de la escasez es sin duda el consumidor. Es muy conocido el dicho "El producto más caro es el que no se consigue"; quien demanda productos escasos se ve en muchos casos obligado a pagar sobreprecios significativos, a hacer largas colas, a enfrentarse a situaciones de violencia y a vivir en constante zozobra ante la posibilidad de que un producto que requiera para cubrir sus necesidades no pueda conseguirse. Resulta de sobremanera negativo el no encontrar un bien de primera necesidad, ya sea alimenticio o de cuidado personal.

El intermediario respetuoso de las leyes es otro de los aquejados del problema de la falta de productos, pues eso causa merma a sus ventas y a la sostenibilidad de su negocio. El no tener productos que ofertar sin duda baja los niveles de ingresos y puede causar pérdidas financieras al tener que cumplir con un conjunto de gastos y obligaciones pero sin obtener ingresos o ganancias, debido a la falta de bienes para ofrecer. Adicionalmente, la reputación de distribuidores y detales se deteriora si son incapaces de ofertar bienes de primera necesidad.

Finalmente, los productores quedan afectados de igual forma, pues si bien los volúmenes de demanda son elevados, su capacidad de suplirlos no lo es y, en general, forman parte de la misma cadena y para ellos los insumos serán igualmente insuficientes.

Por otra parte, los grandes beneficiarios de la escasez, son sin duda las mafias de la economía informal que se dedican a extraer los productos de las redes de distribución regulares y los revenden a precios elevadísimos. Esos grupos del crimen organizado juegan muchas veces en complicidad con personas de poder, y sus ganancias son multimillonarias, empobrecen a los más necesitados y terminan por envilecer a la sociedad. Lo peor es que las regulaciones y los controles sobre los productores honestos y sus redes de distribución, terminan por beneficiar más a esos personajes que siempre tendrán los mecanismos para desviar los productos y venderlos en mercados extraoficiales a precios muy superiores a los niveles de equilibrio entre oferta y demanda.

¿Cómo se soluciona?

Hay un solo mecanismo para conseguir que la escasez desaparezca, y ha sido ya comprobado en muchas realidades y culturas. Se llama libertad: libertad de fijar precios, libertad de vender, libertad de comprar, libertad de adquirir todas las divisas que se requieran y de venderlas al precio que el mercado establezca.

 El mercado es, sin duda, el mejor mecanismo para resolver el problema de la escasez, pues al contrario que los otros dos instrumentos que son la violencia, que siempre destruye, y el reparto, que nunca es realmente justo. El mercado en condiciones de libertad es el único instrumento capaz de crear los incentivos para que se produzca más y que toda la sociedad prospere sin que las mafias y los poderosos se enriquezcan en detrimento de las personas honestas que todos los días ponen su trabajo y esfuerzo en pos del logro de sus objetivos.

 La prueba más clara es la superabundancia de bienes que se observa en el mundo industrializado y capitalista en contraste con las miserias de la otrora cortina de hierro o de países como Corea del Norte y Cuba. Los controles siempre serán garantía de miseria, escasez, pobreza, privaciones y necesidades no cubiertas.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos