diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Maniobrando en emergencia
Vivimos tiempos difíciles, encarar el problema con la seriedad y la disciplina debidas nos ayudará a salir bien parados del drama que afrontamos
El día de hoy deseamos dar unas cuantas y sencillas recomendaciones sobre cómo afrontar esta durísima emergencia, probablemente la peor caída en el poder adquisitivo en nuestra historia, es claro que no hay milagros y que vendrán tiempos aún más difíciles de los que ya estamos viviendo, sin embargo, el encarar el problema con la seriedad y la disciplina debidas nos ayudará a salir bien parados del drama que vivimos. 

Nuestras sugerencias van en varias direcciones y no se limitan al simple recorte de gastos, sino que abarcan diversas acciones que consideramos pertinentes ante lo complejo de la realidad que se vive. Es así como se incluyen algunas gestiones, quizás orientadas a adelantar ciertos desembolsos, pero que observamos como un ahorro a futuro y, en algunos casos, como un nuevo modo de comportarse respecto al dinero.  Nuestro deseo querido lector es que usted salga fortalecido de esta durísima crisis y que dentro de todo lo malo estos duros momentos le sirvan para afrontar de otra manera su relación con el cochino dinero.

Prepare un presupuesto
Viva dentro de su presupuesto, conforme a sus ingresos. “Arrópese hasta donde le llegue la cobija”,  es decir, no gaste más dinero del que le entra. Para preparar un presupuesto, se recomienda revisar sus facturas de meses anteriores, mercado, servicios públicos,  colegios, reparaciones, salidas, etc. Si no tiene facturas de algunas cosas, empiece a guardarlas, eso le permitirá comenzar a organizarse.  Otra técnica si la información es escasa es empezar a anotar en una libreta lo que vaya gastando y a qué lo dedica. Con eso tendrá una idea de en qué se le va la plata y además podrá detectar  varias cosas importantes, dónde gasta, en qué gasta, qué tan rápido se le va el dinero y, claro está, dónde podrían estar los recortes.

Establezca sus prioridades
No todos los gastos tienen la misma prioridad, es decir,  usted debe darse cuenta de las cosas que son realmente importantes según su estilo de vida y preferencias personales. Y aprender a distinguirlas de las otras que no lo son tanto, si bien podrían ser muy significativas para personas con otras diferentes escalas de valores y prioridades. Pero esto es muy personal, no podemos dar reglas generales. Recuerde que el presupuesto de gastos de una persona refleja siempre sus valores y opciones individuales.

Haga su lista. Describa lo que es importante, aquello sin lo cual no podría ni siquiera imaginar su vida. Así aprenderá a distinguirlo de lo que no lo es, de lo que es menos prioritario o no prioritario. 

Teniendo presente la composición de sus gastos podrá ver con claridad cuáles de esos gastos son los que realmente importan, en cosas imprescindibles e infaltables. Y cuales otros hay que pueden no ser tan prioritarios. Luego podrá saber lo que puede recortar, redefinir o redistribuir. O aplazar para más adelante.

En otras palabras, defina dentro de sus gastos, cuales son:

A Imprescindibles (sin los que no podría vivir).

b Obligatorios (las circunstancias se los imponen).

c Importantes (tienen para usted relevancia).

d Útiles (le sirven para algo).

e Placenteros (es bueno o agradable tenerlos, mas no pasaría nada si no los tiene).

Luego, saque la cuenta y vea cuanto hay en cada categoría. Y siempre recordando que se pueden bajar los gastos que corresponden a las categorías con menor nivel de necesidad.

Adelante consumos de bienes no perecederos

Parece  contradictorio, pero es importante recordar que la actual crisis es de carácter inflacionario, por lo tanto, se observa que la subida de precios se hace constante y presiona sobre la capacidad de consumo. Por otro lado, existen bienes cuyo precio no ha subido en la misma proporción que la inflación pero que forman parte de su canasta de consumo tradicional, ese es el tipo de productos que sugerimos  comprar por adelantado, quizás unas cuantas semanas o meses de flexibilidad le permitirán demorar en algo los incrementos de precios y aplazar el pago de precios más alto. Endeudarse en estos casos no es una idea del todo descabellada, pues si los intereses que le tocará pagar son inferiores a los incrementos en precios, usted saldrá ganando o quizás  perderá menos.

Mantenga sus activos en buen estado
Una reparación mayor de su vehículo, línea blanca o línea marrón, puede ser devastadora en estos momentos, es así como las acciones preventivas son sin duda más que necesarias, imprescindibles.  Por eso le proponemos que le haga los debidos mantenimientos preventivos a todos sus bienes muebles, cambios de aceite y revisión de aceites, revisión de correas, bujías, cauchos, líquido del radiador, deben ser acciones rutinarias en el manejo de su vehículo. Sobre los electrodomésticos,  la protección ante los picos eléctricos es fundamental, además de la limpieza de ductos en neveras y secadoras,  el no colocar sobrecargas ni objetos sólidos dentro de las lavadoras y el no subir en forma exagerada el volumen en televisores y equipos de entretenimiento.  

No se deje manipular
Finalmente,  debemos recordar que en este tipo de crisis siempre abundan los desmentidos sobre futuras subidas de precios,  y además las autoridades tienden a montar estrategias tendientes a estigmatizar las acciones individuales de defensa del poder adquisitivo. Amigo lector, hay dos cosas que usted no debe creer, la primera es que el fenómeno inflacionario se detendrá, la tremenda expansión monetaria de los últimos años sencillamente descarta cualquier posibilidad de parar la inflación.  Además, si usted es una persona inteligente, es absurdo que crea que tomar acciones de defensa individual de su poder adquisitivo es algo negativo, si no lo hace, le estará dejando el campo libre a los poderosos y conectados que acaparan y revenden los productos a precios exagerados fuera del país o localmente en mercados informales.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos