diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Más allá del emprendimiento
La semana pasada se celebró la semana internacional del emprendimiento; sin duda, nuestro país destacó por la gran cantidad y calidad de las actividades que desarrolló y, claro está, por la forma como el tema empieza a contagiar a grandes sectores de la población.
Hoy deseamos hacer unas cuantas reflexiones acerca del importantísimo tema.

Queremos cuestionarnos acerca de si se hace lo suficiente para respaldar al emprendimiento, y consideramos que no, que falta mucho, y deseamos destacar algunas acciones que son, de más que urgentes, imprescindibles para dar lugar a un verdadero proceso de desarrollo y avance en el tema emprendedor.

En primer lugar, el deber de quienes tenemos acceso a los medios de opinión en el país es resaltar que la única forma que tiene el país de salir adelante es formando ciudadanos pensantes, que logren valerse por sí mismos, que no dependan de un Estado para sobrevivir o de las dádivas del gobernante de turno para el logro de objetivos de vida como su educación o vivienda, sino que sean  ellos mismos quienes se lo provean, y sin duda, la construcción de tejidos empresariales fuertes que creen empleo y oportunidades, que aporten valor mediante ideas, productos y servicios innovadores, que a su vez mejoren la calidad de vida de toda la población. La formación de ciudadanos emprendedores es claramente un eje de progreso que puede y debe llevar al país a un futuro mejor. Es así como la educación emprendedora debe apoyarse en todos los niveles, aunque no pertenezca a los programas del Ministerio de Educación, los padres y las comunidades educativas, debemos impulsar la educación emprendedora de nuestros hijos.

En segundo lugar, está la necesidad de presionar a las instituciones del Estado para que faciliten, en vez de dificultar, la creación y formación de nuevas empresas. Venezuela es uno de los países en donde resulta más engorroso y costoso el legalizar una empresa. Esa situación hace que la mayoría de los emprendimientos queden rezagados en el sector informal y sean incapaces de levantar vuelo, alcanzar economías de escala o competir en igualdad de condiciones con empresas existentes. De hecho, el que sea difícil iniciar una empresa, protege a quienes ya dominan el mercado y quieren seguir haciéndolo, quizás  en forma poco innovadora e ineficiente por la falta de competencia.

En tercer lugar, hay que resaltar que los medios de comunicación tienen una responsabilidad enorme. Desde hace décadas, la figura del empresario ha sido presentada como la del villano, desde los noticieros, hasta las telenovelas se muestra a los empresarios como especuladores o aprovechadores. No olvidemos el daño que le hizo la telenovela "Por estas calles" a la sociedad venezolana. El deber de quienes tienen poder sobre los medios de comunicación es el de presentar al empresario como creador de empleos, inventor, soñador, etc. Si bien tenemos algunos empresarios abusadores, es precisamente por el exceso de controles y la falta de transparencia en la gestión del Estado y las conexiones y palancas de esos seudoempresarios tramposos. Es así como el deber de los medios es presionar para que los controles sean cada vez menos y se apoye la figura del emprendedor como la de quien ejerce un rol determinante en la sociedad.

En cuarto lugar, el mensaje hacia los sectores menos privilegiados de la sociedad, debe ser el de trasmitirles que su futuro depende de ellos como individuos, de su esfuerzo particular. No de que venga un gobierno a regalarles nada, y si acaso se los llega a regalar, sus problemas de fondo nunca serán completamente resueltos. La idea de que el azar o un golpe de suerte pueda sacarlos de abajo y de que su vida depende de que los ayuden, debe ser erradicada. Se debe predicar en forma constante que el futuro depende de uno mismo y de su esfuerzo. Al final, nada se logra sin tesón y sacrificio.

En quinto lugar, está el impulso a la formación de redes y la lucha por la democratización de la información y del conocimiento. El país requiere de cientos de miles de técnicos y profesionales bien capacitados e integrados a redes de conocimiento que allanen el camino a la construcción de riqueza. La formación debe estar mucho más orientada a la ciencia, la tecnología, que al adoctrinamiento, que no conduce a ninguna parte. No es aceptable que no existan profesores de matemáticas o física en los liceos y que las materias no se impartan en su totalidad. La comunicación entre los profesionales y el que compartan información y se integren en redes, donde en vez de repetir hasta la saciedad modelos de negocios poco competitivos se completen para ofrecer productos y servicios cada vez más sofisticados.

Y en último lugar, pero no menos importante, si se quiere tener un país más avanzado, el Estado debe confiar en sus ciudadanos y dedicarse a combatir a los verdaderos delincuentes. Confiar en el ciudadano significa eliminar los controles, que sólo les sirven a unos cuantos vivos que son los que hacen las trampas y sacan provecho de las regulaciones. Confiar en el ciudadano implica dejar de restringir las actividades lícitas y más bien fomentarlas.

Para concluir, queremos señalar que tenemos muy en cuenta que la visión de quienes manejan el Estado es diametralmente opuesta a los planteamientos que realizamos. Sin embargo, es nuestro deber señalar lo correcto, lo que se debe hacer para dar lugar a un país de emprendedores exitosos y no de personas en necesidad o de actividades ilegales que precariamente permitan la subsistencia, a pesar de los inmensos recursos humanos y materiales que el país posee.

La verdadera vía al progreso no está en el Estado ni en las iniciativas comunitarias orientadas a obtener fondos de papá gobierno, la vía al progreso está en las personas, en su creatividad, su ingenio, su innata condición de cubrir con su esfuerzo las necesidades de su entorno, siempre a cambio de su logro o beneficio personal. Y eso se llama emprendimiento.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos