diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad
Reconocerlos es fácil. Si la persona es cursi, ignorante y está llena de bienes no justificados con su trabajo y conocimientos, está frente a un ejemplo clásico.
Indudablemente nuestro país vive una crisis de valores que observamos día a día. Predomina la cursilería y la mediocridad acompañadas de actitudes incondicionales y serviles hacia los jefes. Nos rodean seres carentes de virtudes cuyas motivaciones son el poder y el dinero. Aunque usted no se dé cuenta, esos serviles y mediocres que muchas veces toman decisiones o siguen instrucciones de poderosos terminan por hacernos un profundo daño.

Un personaje por demás común en la sociedad venezolana contemporánea es el vivo, muchas veces acomplejado y con problemas de valores. Esta calaña de individuos destaca por su doble moral, su bajísima autoestima y su devoción y hasta fetichismo por bienes de consumo y por ostentosas camionetas, mansiones o apartamentos de superlujo en suntuosas urbanizaciones, actitud que extrañamente a veces convive con la proclamación de trasnochados mantras asociados con ideologías fracasadas. 

Esas personas se hinchan al portar objetos lujosos y muy costosos, pero su capacidad intelectual se limita a seguir instrucciones. Su nivel educativo es mediocre, en muchos casos fueron estudiantes universitarios durante períodos que excedían con creces los años programados para sus carreras; en otros, simplemente tipos grises y tramposos que copiaban exámenes o se pegaban a  personas con poder con tal de culminar sus estudios.

Algunas premisas sobre las que basan sus vidas estos inmorales son "el 10 es nota y lo demás es lujo",  la ley del mínimo esfuerzo,  el hacer las cosas para salir del paso, la poca profundidad y la labia que predomina sobre la capacidad. Se trata de sujetos que nunca han vivido de esforzarse en el logro de metas, sino más bien de manipular y embaucar a los demás.

Ese grupo lamentablemente cada vez está más enquistado en posiciones clave tanto dentro del Estado como en el sector privado y  toma decisiones que le hacen a usted más y más pobre. A ellos es a quienes debemos  desenmascarar y, claro está, comenzar a hacer el mayor esfuerzo posible para que salgan de sus privilegios y dejen de afectar nuestras vidas.

¿Por qué le afectan a usted?


Sin duda los efectos nocivos de esos especímenes son enormes,  su ineficiencia administrativa y sus actos de corrupción son inmensos, piense nada más en los bienes públicos no concluidos, en los pésimos servicios, en empresas privadas y del Estado que han recibido millones y que ni siquiera funcionan. Piense en las medidas económicas empobrecedoras, en las inmensas dificultades en su vida cotidiana por las severas carencias causadas por la corrupción e ineficiencia.

Pero más allá de eso, la gran incompetencia de la mayoría de los vivos sacrifica y niega su futuro y el de su familia al envilecer y limitar más y más a la sociedad y el potencial de los individuos dentro de esta para desarrollarse y surgir por medios honestos.

¿Cómo identificarlos?

No es tan difícil identificar a un vivo. Algunas pistas: la riqueza súbita con poca educación, el uso de bienes ostentosos sin justificación de haber generado valor para la sociedad y en consecuencia los ingresos suficientes, el fetichismo por las modas pasajeras, la necesidad de hacer que todos sepan lo que tienen debido a su bajísima autoestima, las evidentes carencias en educación, modales y valores familiares. Todas estas son clarísimas señales  de que tratamos con vivos. Si usted ve a una persona absolutamente cursi, ridícula e ignorante llena de bienes materiales no justificados con su trabajo y conocimientos, amigo, ya está avisado.

¿Qué hacer con ellos?

Una vez detectados, nuestro deber como sociedad es claramente negarles la aceptación, el trato, el saludo y divulgar su condición a quienes conozcamos. Debemos  usar los medios que tengamos para dar a conocer lo que son y así conseguir que la sociedad en su conjunto los señale y aísle, pues se trata de lacras que atentan contra nuestra calidad de vida.

Son en los más de los casos hasta más nocivos que la delincuencia común, pues claramente defienden un statu quo que saca adelante a esa delincuencia y a muchísimos otros vicios. Nuestro deber con los vivos es el de darles la espalda, que sientan que la sociedad simplemente los repudia y no cree en ellos, que perciban que son y serán vistos como indignos de ser tratados con respeto. Si hay oportunidad mediante mecanismos que no violen la ley de hacérselo saber y sentir, háganlo sin dudarlo. Ni siquiera merecen  saludos o deferencias.

¿Cómo hacer para que no surjan?

Para que estos individuos no surjan ni tomen posiciones de poder, nuestra sociedad se debe orientar a premiar el mérito y la trayectoria mucho más que el contacto personal. Las instituciones y empresas deben estar obligadas a seleccionar personas capaces por sus méritos propios, los mecanismos de nombramientos, promociones y búsquedas de personal en todas las instancias deben estar regidos por clasificaciones objetivas en cuanto a la calidad de los títulos y además deben ser auditables y del conocimiento público. Asimismo, los procesos administrativos tienen que ser transparentes, objeto de severas auditorías y tanto los resultados como los criterios, decisiones y la información que conllevó a dichos resultados deben estar abiertos a la ciudadanía.

Inclusive, se puede ir más allá y exigir que cualquier persona que haya traspasado determinado nivel de poder o riqueza tanto en el sector público como en el  privado debe estar obligada a divulgar públicamente sus decisiones, acciones y condición financiera, sin la existencia de testaferros o empresas falsas.

Es decir, si alguien ostenta un cargo de poder o logra determinado umbral de riqueza, de alguna forma debería renunciar a su privacidad en nombre de la transparencia, pues será proclive a usar muchos beneficios y a sacar provecho de información privilegiada a la que todo el mundo debería tener derecho.



Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos