diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán
El mundo está lleno de engaños, de fraudes, de bizarros estafadores que en muchas oportunidades tienen éxito, borrando de cuajo lo que en muchos casos es el producto de vidas enteras de trabajo y esfuerzo sostenido.
Desde  tipos  con evidentes características de apostadores, como el inescrupuloso  Carlo Pietro Giovanni Guglielmo Tebaldo Ponzi, mejor conocido como Charles Ponzi, hasta individuos de muy finos modales y reconocidos como "grandes propulsores" del mercado de capitales, como el infame Bernard Madoff, que han logrado con efectividad montar esquemas que han atraído cantidades importantísimas de personas y dinero. 

Esos esquemas terminan siempre por ser nada más que mecanismos de engaño que conducen a la ruina a quienes de buena fe aportan sus recursos.

El día de hoy queremos brindar algunos consejos sobre cómo evitar caer en esas trampas tantas veces repetidas a lo largo de la historia humana. Lo primero que queremos hacer es tratar de analizarlas en una perspectiva humana y sencilla. 

En realidad nunca dejará de haber estafados ni estafadores, porque ambos grupos están entre nosotros y forman parte de la naturaleza del ser humano.

El estafado es el "vivo", es la persona que cree que sin mayor esfuerzo, gracias a un dato, a un conjuro o a una brillante inversión, alcanzará el éxito y logrará tener inmensas ganancias en el muy corto plazo; el estafado se ilusiona y sueña, pero es flojo a la hora de evaluar los pros y contras de una decisión financiera. 

El estafado se olvida aunque sea por un instante de que en realidad no existe nada gratuito, y al olvidar ese principio fundamental de la economía y las finanzas, empieza a tomar decisiones tremendamente equivocadas.

Por su parte, el estafador es alguien que engaña a los demás. La capacidad de engañar está más que presente en la condición del ser humano, es una característica requerida para nuestra supervivencia. 

Observe así, querido lector, antes de descubierta la agricultura, nuestra especie sobrevivió gracias a la caza y la pesca. Cazar a un animal más fuerte que nosotros o pescar en un medio donde ni siquiera somos capaces de sobrevivir por mucho tiempo, implica preparar trampas y carnadas, y eso en el fondo es lo mismo que una estafa. 

En tiempos de crisis como el que vivimos, las estafas se disparan, pues las necesidades se hacen más patentes y la desesperación lleva a multiplicar tanto la creatividad al momento de crear esquemas de fraude como la voluntad o "viveza"  de caer en ellos.

Es así como, el ser humano tiene como características innatas ambas condiciones, la de estafado y la de estafador, y lo bueno de conocerlo es que sabemos cuáles son las circunstancias que operarán, así como las actitudes que prevalecerán en ambos durante el proceso de estafa o de fraude.

Y claro está, podremos darle a conocer cuáles ofertas del medio externo o cuáles de sus propias actitudes personales podrían ser facilitadoras de una estafa. 

En palabras sencillas, al saber cómo piensa el estafado y cómo piensa el estafador podemos saber qué hacer para evitar un fraude, o al menos hacer el intento. 

Consejos prácticos

1- Si algo es demasiado bueno para ser verdad, no es verdad: Los embaucadores y charlatanes, siempre nos van a pintar un panorama lleno de riquezas sin esfuerzo, de grandes beneficios, de libertad de horarios, poco trabajo, mucha rentabilidad, etcétera. Eso nunca es verdad, mírelo así, si las cosas son tan sencillas, por qué este señor nos las ofrece, por qué no pone su propio dinero o arriesga su propio esfuerzo.

2- Cuando le vienen  a ofrecer algo que usted no busque, puede que no valga la pena: ¿A cuenta de qué le vienen a prometer a usted un excelente negocio? Cuando le vienen a ofrecer maravillas, hágase la gran pregunta ¿Por qué a usted? ¿Será casualmente porque tiene  algo de dinero que puede entregar? Si es así, entonces muchísimo cuidado.

3- Personajes demasiado místicos o con muy buena labia, son peligrosos: ¿Quien le ofrece la oportunidad, goza de un fuerte carisma o posee un aura muy especial?  Lo más sano es sospechar de ese tipo de personajes pues lo más probable es que se trate de farsantes que apelan a sus condiciones naturales o adquiridas para atrapar incautos.

4- Organizaciones o ritos parecidos a religiones son fuentes potenciales de fraude: Cuando concurra a alguna organización de ventas donde los márgenes sean realmente exagerados, dichos márgenes se repartan entre varios niveles de distribuidores y exista un fuerte contenido de autoestima y hasta cantos en las reuniones y convenciones, eso se parece en demasía a una pirámide o a un esquema Ponzi. No se deje engañar.

5- Si va a entregar dinero,  averigüe hasta la manera de andar de quien lo recibe y del destino de su dinero: No suelte ni un céntimo a menos que sepa exactamente y con garantías en dónde se usará el dinero, cuál será su destino, cómo se va a recuperar y de dónde vendrán los rendimientos, si hay algo opaco o desconocido en la forma cómo se va a utilizar, descarte ese negocio.

6- Altos rendimientos en general implican muy altos riesgos: Mientras más alto es el rendimiento, más probable es que sea un embuste, nada se consigue sin esfuerzo o  sin un gran nivel de innovación o sin grandes riesgos. Si usted no hará mayor esfuerzo, ¿por qué alguien le va a ofrecer su gran capacidad innovadora? Entonces, lo único que es seguro, es el riesgo ¿no?

7- Haga muchas preguntas, por estúpidas que parezcan: Cuando su dinero está en juego, la pena debe quedar de lado, es así como mientras más preguntas o detalles se indaguen y averigüen, menos riesgo habrá de que lo estafen, aun en los negocios que no son estafas, el irse a los detalles, por más infantiles que parezca, podría evitar muchísimos riesgos.

8- Es mejor quedar como  grosero que como estúpido: Sí amigo, es preferible hacer preguntas y muchas, y si su contraparte que le está ofreciendo el gran negocio se molesta u ofende, mejor,  insista e insista, aunque a pesar de eso quede mal ante los demás. Lo peor que le puede pasar es que no lo estafen.


Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos