diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Propósitos y limitaciones del año nuevo
Indudablemente la economía del país se encuentra en uno de los momentos más complejos de la historia contemporánea.
A pesar del alto precio del petróleo, el saldo facturado y cobrado por concepto de exportaciones de crudo no es tan elevado, a las luces de que aproximadamente 30% de la producción se utiliza en el mercado interno, más de 15% para amortizar el Fondo Chino y entre 10% y 15% está comprometido en convenios cuyos cobros por parte de Pdvsa se realizan a muy largo plazo y en algunos casos no se recibe dinero.

Por otra parte, se tiene una deuda externa que supera los 100.000 millones de dólares y un circulante monetario que a la tasa de cambio oficial representa 165.000 millones de dólares.

Otra situación que no debemos dejar de lado es que la cantidad de reservas internacionales que maneja el BCV está en sus mínimos históricos. Para enero de 1983 e igual mes de 1989, el circulante monetario (M2) tenía un respaldo en divisas equivalente a 30% de su total, en la actualidad, alcanza alrededor de 20%.

En palabras sencillas, la situación económica a la cual el Gobierno ha llevado al país es por demás sombría y es claro que el panorama se hace extremadamente complejo a la hora de ponerse metas, pues los escenarios económicos son múltiples.

Es posible que se tomen algunas medidas de ajuste, pero igualmente podría pasar que se posterguen las decisiones generando así desabastecimiento, desconfianza y reducción en muchas actividades económicas.

¿Se puede planificar en esas circunstancias?

Sin duda, la proyección de nuestra condición financiera es altamente compleja en condiciones como la actual, pues resulta sobremanera difícil estimar elementos tales como precios, ingresos, intereses, valor de nuestros activos, etc.
En situaciones de tal confusión, la disciplina administrativa nos ofrece una herramienta de gran valía en condiciones como las que vivimos, que se denomina "Planificación por escenarios".

Nuestra recomendación, amigo lector, es que prepare o elabore al menos tres posibles escenarios del comportamiento futuro de nuestra economía y con ellos proyecte cuáles pueden ser los efectos directos sobre sus finanzas personales, teniendo claras las acciones a seguir en cualquiera de los tres casos, fijando tácticas y patrones de comportamiento particulares en cada caso, pero también metas generales que funcionen en cualquiera de los posibles contextos.

¿Cuáles serían los posibles escenarios?

Consideramos que en un futuro más o menos cercano el Gobierno deberá decantar por la toma de un conjunto de medidas económicas que tiendan a la búsqueda de la estabilidad macroeconómica del país. Sin embargo, la intensidad o dureza de las medidas y su alcance podría ser muy diferente en cada caso. Queremos esbozar al menos tres posibles conjuntos de condiciones y dar luces sobre los posibles efectos en su economía personal, en varios aspectos.
1 Mínimas medidas. Un primer escenario es el de correr la arruga, es decir, intentar mantener dentro de lo posible la paridad cambiaria y la estructura de precios, intereses y en general las condiciones actuales de la economía del país. Este escenario es por demás muy poco sustentable, pues la presión ejercida por la cantidad de dinero que hay en la calle podría crear niveles muy severos de desabastecimiento y acaparamiento de bienes.

Es claro que la inversión y la actividad económica se verán afectadas por la poca sostenibilidad de las condiciones. Se observarán aumentos de precio en varios rubros, pero la escasez podría persistir aun con los aumentos.
Habrá pocas oportunidades para nuevos negocios y, si bien la inflación oficial no será tan alta, habrá escasez y muchos bienes deberán ser adquiridos a sobreprecio por mecanismos informales o semi-formales.

Si esto ocurre, lo aconsejable es que adelante sus compras, adquiera activos que no pierdan valor y mantenga deudas que cuesten menos que la inflación.

2 Medidas a medias. El escenario más probable es que en algún momento, no muy lejano, si es que se aclaran una serie de problemas de carácter político, se tomen decisiones económicas, quizás similares a las establecidas a comienzos del año 2010, cuando el Gobierno devaluó el signo monetario en 100%, fijando una tasa un tanto más baja para las importaciones de alimentos de primera necesidad y de medicamentos. 

Esas medidas significaron el incremento de muchos precios, pero de alguna forma bajaron los niveles de escasez y permitieron en cierto plazo la recuperación de la actividad económica. De alguna forma, si en principio impactaron negativamente, luego se dio cierta recomposición.

En ese caso, usted debe contar con mayores niveles de inflación y con impactos en los precios de algunos servicios públicos, pero por otra parte, la actividad económica podrá proseguir en forma moderada, aún con numerosos obstáculos y desequilibrios. Si ocurre esto, considere la posibilidad de unos meses de dificultades y trate de organizar sus gastos.

3 Medidas económicas radicales. En este escenario, muy poco probable considerando las posiciones políticas de quienes en la actualidad manejan el Estado, las decisiones irían dirigidas a atacar los desequilibrios de raíz y corregirlos. Implicaría una severa devaluación y posiblemente la eliminación del control de cambios, el incremento significativo en los precios de los servicios públicos, entre otras acciones.
 
Ante un contexto como el descrito, el impacto inicial sería una caída en los niveles de actividad con una inflación significativa en el corto plazo, pero habría tendencia a la estabilización a posteriori. La actividad se iría recuperando y, de mantenerse la disciplina fiscal, los niveles de crecimiento serían importantes en el mediano y largo plazo. Es decir, los sacrificios temporales serían recompensados con una economía sana y con baja inflación. En este escenario, nuestra recomendación es que organice muy bien sus finanzas y que se discipline pues inicialmente el impacto sería muy duro.

Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos