diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Propósitos y limitaciones del año nuevo / I
En estos primeros días del año es costumbre hablar de propósitos y planes a cumplir durante el nuevo año, ponerse metas, establecer prioridades, organizar las finanzas, ahorrar, invertir, etc.
Y si bien, es absolutamente necesario fijar objetivos claros y adoptar decisiones en el tema de finanzas personales, es evidente que existe un conjunto de obstáculos que debemos conocer y que son de hecho los que nos limitan en el camino a la prosperidad. 

Hoy queremos mencionarlos para que usted querido lector los conozca y empiece a actuar en forma inteligente y defenderse de los estorbos que le detienen en su camino a la seguridad financiera.

Nuestra sugerencia es romper dentro de sus posibilidades, con los impedimentos que le detienen, para eso, el primer paso es conocer dichos impedimentos y comenzar a combatirlos en forma decidida. ¿Cuáles son?

Usted mismo y sus opiniones preconcebidas

A veces, sin percatarnos, podemos convertirnos en nuestros peores enemigos, eso quiere decir que nuestros propios prejuicios sobre lo que necesitamos o requerimos pueden ser una inmensa traba a nuestra prosperidad.

El considerar necesidades a lujos es un caso claro de cómo podemos traicionarnos. En realidad, muchos de los gastos en que incurrimos no se dan por necesidad, más bien se trata de lujos, por ejemplo, el disponer de un vehículo para asistir a nuestro lugar de trabajo, más que una necesidad, es un lujo. 

Observe que la gran mayoría de quienes trabajan en nuestras ciudades, asisten a sus destinos diarios en transporte colectivo. Eso no quiere decir que usted deba vender su carro o dejar de darse ese lujo, quiere decir que de ahora en adelante, su deber es apreciarlo y buscar la forma de reducir los costos de ese lujo, posiblemente pensando en tener un vehículo cuyo mantenimiento y costo de tenencia sea más económico.

Su rutina y costumbres

El hacer las cosas por tradición, comprar en lugares sin comparar precios simplemente porque es costumbre. Almorzar en establecimientos de comida y no llevar alimentos preparados por usted, seguir inscrito en clubes o asociaciones que no utilice, pagar por servicios que no aproveche plenamente. 

Son claros caminos a tener menos, y evidentemente detienen cualquier propósito en positivo. Es así como un paso importante es obviamente entender cuáles de sus costumbres y rutinas son los que le frenan en la consecución de sus metas.

Su entorno

Nuestros compañeros de trabajo, vecinos, amigos, no necesariamente representan el modelo a seguir en lo que respecta a nuestras decisiones y estilos de vida. Es muy común que las personas actúen comprando vehículos, objetos costosos o seleccionando destinos para sus vacaciones, no por gusto personal sino más bien por seguir las costumbres de las personas con las cuales se convive de una u otra forma.

Nuestra recomendación es que comience por conocerse y deje de vivir por y para los demás. Es claro que hay gente que adquiere bienes que no necesita, a precios que no puede pagar, con dinero que no tiene, solamente para lucirse ante personas a las cuales en realidad detesta. Amigo lector, aléjese de esas conductas.

La publicidad y las necesidades creadas

Vivimos en un mundo en donde los medios publicitarios se han encargado de crear un sinnúmero de necesidades que en realidad son por demás irrelevantes. 

Pero dado que somos influenciables, tendemos a asumir esas necesidades como reales, sin percatarnos que podríamos vivir perfectamente sin que el prescindir de ellas afecte realmente nuestra calidad de vida. Luego, a la hora de asumir cualquier gasto o adquirir un producto, haga una evaluación de costo beneficio, cuánto pagamos y qué recibimos y la gran pregunta ¿La satisfacción que nos dará lo que adquirimos, supera el valor del desembolso que haremos?

Las políticas públicas

Las malas decisiones de los estados o inclusive, de las administraciones descentralizadas, pueden afectar severamente sus finanzas y ser claros obstáculos a su prosperidad. Es por eso, que en lugares en donde la inestabilidad macroeconómica y los continuos ajustes económicos y devaluaciones, sean un lugar común, usted debe ser prevenirlos y manejarlos con inteligencia.

El saber advertir y defenderse de una devaluación, de una recesión, de una crisis o colapso financiero o de la constante inflación. Deben formar parte de su cultura financiera, ser escéptico ante las manipulaciones y desmentidos de las autoridades y fundamentar sus decisiones en análisis económicos y experiencias de crisis anteriores, debe ser para usted una regla de oro.

Otra pauta es la de no pensar en moneda local pues por la historia nos dice que ha perdido valor en forma constante y sostenida durante los últimos treinta años. 

Medir sus acciones financieras, en términos de poder adquisitivo, de una divisa fuerte o en gramos de metales preciosos, es probablemente su mejor forma de proceder y de aclarar sus decisiones. 

Por ejemplo carece de sentido tener un rendimiento menor a la inflación, es así como es preferible hacer sus cálculos en función del poder adquisitivo real tanto de su inversión como de los resultados de ésta.

Otro efecto de las políticas públicas populistas, es el mayor riesgo financiero que estas generan, en finanzas, si usted toma riesgos mayores, debe hacerlo a cambio de beneficios mayores, el no hacerlo es abandonar el sentido común y apostar a perder. 

Es así como sus decisiones financieras deben hacerse no en función del beneficio únicamente sino también del riesgo que representan.

Si esta semana hablamos de la forma de adelantarse a los obstáculos a sus metas y de cómo picarles adelante, la semana entrante estaremos presentando algunos mecanismos para organizar sus propósitos financieros para este año que comienza. 

Pero no lo olvide, antes de fijar objetivos, comience por conocer cuáles son sus obstáculos y pique adelante neutralizándolos.


Otros artículos

¿Cómo invertir su dinero en la educación de los hijos?

¿Cómo será el 2013?

¿Cuándo adquirir un bien a crédito?

¿Cuánto dinero (del de hoy) se gana Ud. con el negocio?

¿Qué hacer ante una devaluación?

¿Se acabó la regaladera o ahí les viene el paquetazo?

¿Somos tan diferentes?

¿Somos tan diferentes? /II

¿Somos tan diferentes? /III

¿Somos tan diferentes?/IV

¿Somos tan diferentes? /V

¿Y ahora qué hago?

Analice si su idea es posible

Análisis financiero de nuevos negocios /I

Arrópese hasta donde le llegue la cobija

Buscando el valor en los negocios

Chistes soviéticos

Claves para comprender el efecto financiero de la LOT

Cochino dinero

¿Cómo le afectan las reservas internacionales?

Cómo navegar en la tormenta perfecta

¿Cómo saber si su idea es realmente una oportunidad?

Devaluar es robar

Divisas fuertes y monedas débiles

Educación financiera para sus hijos

El 2012 y usted

El boicot, un derecho del consumidor

El gigantesco costo de la inseguridad

El ineludible fantasma de los impuestos

El laberinto de la asimetría en la información

El ocaso del padre rico

El Síndrome de Estocolmo en las finanzas personales

El socialismo le empobrece /I

El socialismo le empobrece /II

En busca de oportunidades

Encuentre alternativas para un futuro exitoso

Entendiendo el fenómeno de la escasez

Equilibrio entre vacaciones, entretenimiento y diversión

Finanzas personales y valores

Genere valor optimizando su negocio /I

Genere valor optimizando su negocio /II

Genere valor optimizando su negocio /III

Gobiernos ruinosos

Impida que sus hijos sean docentes o investigadores

Incumplimiento de pagos de fondos en divisas

La deuda como herramienta financiera

La educación ¿inversión o gasto?

La emisión monetaria y su bolsillo

La Nueva Política Económica del gobierno comunista

Las finanzas del emprendedor

Lo que no debe dejar de hacer antes de empezar un negocio

Los bienes durables como protección del patrimonio

Los peligrosos dogmas de la autoayuda

Los peores servicios del mundo

Los propósitos para el año nuevo

Maniobrando en emergencia

Más allá del emprendimiento

Menos Misses y más Mises

Mercadeo, conocimientos y finanzas, llave hacia buenos negocios

Ni con ellas, ni sin ellas

Ni limosnas, ni propinas, ni buhoneros

No dejes que los "vivos" se apoderen de la sociedad

No me defiendas, compadre

Ocho consejos prácticos para identificar a un charlatán

Ocho sugerencias para bajar sus gastos recurrentes

¿Pensar como individuo o colectivo?

¿Por qué no se imparte educación financiera?

Preguntas y actitudes que pueden conducir al éxito

Prepárese para el costoso regreso a clases

Propósitos y limitaciones del año nuevo

Propósitos y limitaciones del año nuevo / I

Propuesta con humor a nuestros representantes

Religión y finanzas personales

Seis recomendaciones para fijarse metas

Siete consejos prácticos para organizar sus finanzas

Sobreviviendo entre las distorsiones

Sobrevivir a ajustes económicos y políticos

Sus finanzas después del 7-O

Una encuesta para mis amigos