diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
¿Qué pasaba en Pdvsa?
Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no se dieran cuenta de lo que estaba ocurriendo
Supongo que algunos de ustedes leyeron una nota mía después que la Fifa expulsó a Esquivel de por vida del fútbol por corrupto.

Entonces escribí que no era posible que quienes fueron sus compañeros directivos en la FVF no percibieran su grosero enriquecimiento. Algo parecido ocurría con Pdvsa. Resultaba inconcebible que habiendo tanta corrupción y graves manejos irregulares, sin ningún control, en el más alto nivel de la industria petrolera no se dieran cuenta de lo que estaba ocurriendo, conocidas las regulares y contundentes denuncias que estaba haciendo el Fiscal Tarek William Saab. Fue entonces cuando escribí el comentario “¿Qué pasa en Pdvsa?”.

¿Por qué ese absoluto silencio? Fue cuando a su presidente, Nelson Martínez, se le ocurrió visitar al Fiscal para estimular la investigación, etc., etc., pero Tarek no dijo nada de esa visita, que debió parecerle sospechosa y, en cambio, apenas salió del despacho del Fiscal, NM tuiteó para que lo reseñaran los medios, como en efecto sucedió.

Las denuncias llegaron hasta Citgo, con el agravante de que cuatro de sus cinco directivos habían adquirido la nacionalidad estadounidense, y hubo indicios de espionaje y de transferencia de información confidencial a las autoridades petroleras de ese país.

El balance de la acción de la Fiscalía hasta ahora no puede ser más alarmante en tanto refleja el grado de corrupción en las instalaciones y operaciones de la Faja del Orinoco, de varias de sus empresas subsidiarias. Por la medida chiquita, se trata de 48 mil contratos con irregularidades por 35 mil millones de dólares (pueden multiplicarlo hasta por 100.000). Esa etapa termina con la detención de dos expresidentes de Pdvsa y exministros: Eulogio del Pino y Nelson Martínez, pero hay otros 73 presos, de ellos varios de alto nivel, como los 5 de Citgo, y aún están por definirse los resultados de dos nuevas investigaciones, que no sabemos cuánto nos deparará.

Cuando hace poco menos de diez meses (el 20-1-2017) el presidente Maduro designó una nueva directiva de Pdvsa, lo hizo “para ir a un proceso de recuperación, profunda, combatir la corrupción en distintos niveles y sanear la corrupción incubada en Pdvsa”.

Evidentemente, se equivocó en la escogencia de esos directivos. Como diría la calle, puso a zamuro cuidando carne.

Por ahora se puede concluir que lo más grave de todo lo conocido es cómo operan mafias en la Faja petrolífera del Orinoco, capaces de corromper a tantos gerentes que se enriquecieron, penetraron la estructura de ese sector de la industria petrolera y causaron enormes daños materiales a la nación venezolana.

Igualmente hay que concluir en que sí es posible combatir a fondo la corrupción; con un Fiscal como Tarek William Saab, con el irrestricto apoyo del presidente Nicolás Maduro, no deben existir intocables, civiles o militares, y que estas investigaciones se adentrarán en otras áreas de la economía y la administración pública, y llegarán hasta ciertos niveles del sector privado corresponsables de muchos de los hechos denunciados y de los que, suponemos, faltan por denunciar.

Es de suponer que el país, su inmensa mayoría que tanto le indigna conocer de tanta corrupción impune, estará apoyándola y estará consciente de que al fin es posible enfrentarla decididamente. Caiga quien caiga.

Eleazar Díaz Rangel
@edrangel