diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Economía preoperacional
Nuestra crisis global se nota en mil cosas: el ánimo de la gente, los hábitos de compra, los patrones del tráfico, el uso de los bancos…
Nuestra crisis global se nota en mil cosas: el ánimo de la gente, los hábitos de compra, los patrones del tráfico, el uso de los bancos… y el hecho de que hoy 21 de diciembre uno esté hablando de políticas monetarias.

Pero es que la sístole y diástole de los últimos días ha sido de infarto. Primero, una jugada con poquísimos precedentes históricos: la sorpresiva y sorprendente abolición de la moneda (la prohibición de uso de nuestro principal billete), completada luego con la improvisada y perentoria reversión de la medida. Los ciudadanos de a pie, maltratados ya de mil formas diferentes por el endemoniado 2016, han pasado cuarenta horas de cola en los bancos la última semana hábil del año: primero retiran, luego depositan, luego retiran...

Regresemos al momento en el cual se toma la decisión de eliminar en tres días el billete más alto de nuestro cono monetario, sin tener con qué sustituirlo. Uno, apenas viendo la experiencia cotidiana, sabía que no podía funcionar. La inflación se ha comido de tal manera el bolívar fuerte que hay que llevar cerros de billetes de 100 para pagar cualquier cosa: 15 billetes para un pan, por ejemplo. De esto hemos hablado ya, lo cual sirve al menos para documentar que el proceso ha sido progresivo y se han podido tomar medidas a tiempo.

La misma noche del domingo 11 de diciembre, cuando se abolió “el marroncito” (el billete de 100), los expertos aclararon que un 70% del circulante corría en esa denominación. La medida proscribía ese 70% para cubrirlo con el 30% restante, hasta que llegaran los primeros billetes del nuevo cono monetario. Desgraciadamente no bromeo. Pero ese obvio contratiempo matemático no fue apreciado por los jerarcas de la política económica venezolana.

Un conocidísimo y recordadísimo psicólogo evolucionista fue Jean Piaget, nacido en 1896. Uno de sus principales aportes fue identificar los períodos de desarrollo cognitivo de los niños: etapa sensorio motora, preoperacional, de operaciones concretas y de operaciones formales. La progresión ocurre al ir logrando capacidades, y ciertas actividades sirven para identificar en qué momento del desarrollo cognitivo se encuentran los niños. Por ejemplo, para estar en la etapa de operaciones concretas es fundamental haber logrado el concepto de conservación de masas. Se prueba con un ejercicio muy sencillo: tomas un vaso con agua con forma baja y ancha, y lo vacías en un vaso alto y delgado. Los niños que están en etapa preoperacional invariablemente dicen que el vaso alto tiene más agua que el bajo, mientras que en la fase de operaciones concretas (que se logra entre los siete y los doce años) ya saben que es la misma cantidad de agua, con forma diferente.

Pues bien: quienes creyeron que un 100% se podía cubrir con un 30% están en una etapa preoperacional del pensamiento. Economistas y matemáticos deberían tener un desarrollo cognitivo superior a un niño de 7 años, pero quienes participaron en la malhadada decisión no advirtieron nada. O no se atrevieron a desentonar, lo cual es un problema de orden ético y político, no cognitivo. Fin del cuento de navidad de 2016.

P.D. Este escrito de pascua ha sido demasiado técnico, y deberíamos leer algo más dulce, como lo de “El Rey que Gobernaba sobre Todas las Cosas”, ese personaje de El Principito de Saint-Exupéry, cuya misión era que todos le obedecieran, pero aun dice: “si ordeno a un general que vuele de flor en flor, cual si fuera mariposa, que escriba una tragedia o que de pronto mutara en ave marina y no lo hiciera, ¿quién estaría en falta, él o yo? “. Ese rey primero le ordena a El Principito que no bostece, y luego de que el niño no le hace caso, le ordena que bostece. Como aquí.

Fátima Dos Santos
@MFDosSantos


Otros artículos

Una habitación propia

Discriminaciones cruzadas

Razones para vivir

Dinero cobarde

Nuestra paranoia nacional es adaptativa

El Diablo está en los detalles

#mequedodemasiado

El venezolano del MIT

Locus de control

Dopamina y novedad

Karma económico

Las costuras de la cebolla

Economía popular

Poder y moral

Tulipanes

El dinero que te hace feliz

Formas de la desinversión

Información es poder

Dualismo platónico

Historia versus histeria

El Monte del Destino

Desiderata

Bájele dos

Trabajo y libertad

Autosustentabilidad, trueque y dinero

Recompensas

Aguinaldo venezolano

Diciembre y enero

Cosas de la ética

Caridad

Cómo podemos lidiar con la incertidumbre

Tótem y Tabú

Negación

Neuroquímica del estrés

Educar para la libertad

Negación

El plan de retiro

Economía polaca

El comportamiento de las minorías

¿Universidad?

La productividad venezolana

¡Se derrite!

Inercia inflacionaria

Querido Juan:

Razones para trabajar

Autocontrol

Inteligencia emocional

Resiliencia económica

Metas y perseverancia

Flexibilidad cognitiva

Creatividad aplicada

Adicción al dinero

La felicidad

Público, privado, íntimo

La vida sin consecuencias

…Y la ganancia justa

Y más precios justos

Nuestros puntos fuertes

Inseguridad en clave de mujer

Lidiar con el estrés económico

El luto por el cupo

Mistificación y maniqueísmo

Contra el miedo

Despolarización y despolitización

La vida privatizada

El problema de los detalles

El valor del dinero

Confianza

Postergación nacional

Procesamiento descendente

Maslow y Némirovsky

Identidad política

Indefensión aprendida

Esperanza aprendida

La Torre de David

Productividad a la criolla

Una navaja para Facebook

Sobre papas y tigres

Moradores de los limbos

Resiliencia económica

Paranoia nacional

Autocontrol

Ideología y entropía

Responsabilidad social personal

Sobre escribir

Lo que no hay

Llegó 2015

Psicología de las colas/I

Psicología de las colas /II

Psicología de las colas /III

Las Cumaraguas

Culpabilización de la víctima

Maslow endemoniado

Peces y pesca

Mujeres en Guerra

La vida privatizada

Lo que vale el dinero

Infarto aspiracional

Maniqueísmo y dialéctica

Dolarización encubierta

Cifritis

Productividad a la criolla

Displacer y conformismo

Incentivos que no incentivan

Igualdad de oportunidades...

Ser otro, aquí

Víctor Frankl y la fatalidad

La ciencia y la gente

Azúcar y dolarización

Foucault en La Candelaria

El tiempo

Esta selfie somos nosotros

Dopamina y novedad

Proyección

Ventajas del optimismo

Subsidiar la desinversión

Cebollines y Políticas Públicas

Agarrarse de la brocha

La banalidad del mal

Controlar la angustia

Locus de Control para el cambio

Espejismos de la identidad

Significado del trabajo

El duelo complejo

Punto de quiebre

Sustentabilidad personal

Contraintuitivo

La rabia escondida

Desempoderamiento

Aspiracionalidad y necesidad

Habituación

Trabajo y cola

Ventajas del optimismo

Tolerancia al riesgo

Ockham en Venezuela

Dinero como mercancía

Jumanji

Economía preoperacional

Revictimizados

Remotivarse

Círculos Viciosos