diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Revictimizados
En El Onoto, además de hambre pareja y apagones diarios, hay una altísima proliferación de ingenieros
El regreso de las vacaciones colectivas de navidad, amén de abrazos y deseos de un improbable 2017 lleno de paz y éxitos, incluye largas sesiones de echadera de cuentos. Así he podido enterarme de que en El Onoto, además de hambre pareja y apagones diarios, hay una altísima proliferación de ingenieros… desempleados o trabajando como mototaxistas o peones. Son jóvenes graduados en la UNEFA gracias a la política de masificación de la educación universitaria del actual gobierno (o del pretérito, ni eso está claro), que nos convirtió en el quinto país del mundo con mayor matrícula universitaria per cápita (superando a Estados Unidos, Francia, Japón…) según una noticia fuertemente promocionada por el sistema público de información de Venezuela en 2014, y aparentemente basada en estudios de la Unesco.

Bueno… yo no he ido a El Onoto, pueblo privilegiado que se desplaza a tracción de ingeniero. Pero conozco mi experiencia en la UCV, donde el semestre pasado recibimos a los bachilleres seleccionados según la nueva modalidad de la OPSU. Resumámosla en un caso y cinco escenas:

a) Escena 1: María (nombre ficticio) aparenta 17 o 18 años. En la primera clase entra con su hija de seis meses y me pregunta si puede llevarla durante dos semanas, pues no tiene quién la cuide. Si es temporal, no tengo problema. Sigamos adelante.
b) Escena 2: De las siguientes seis clases, María falta a dos, llega una hora tarde (con la niña) a las otras dos y en dos clases llega a tiempo. Vive en El Junquito y se levanta a las cuatro, pero aún no ha cogido el ritmo. Promete ponerse al día, pero aplaza la primera evaluación con 02 sobre 20. No ha leído nada.
c) Escena 3: Cuarta semana. María hace obvios esfuerzos por llegar a tiempo. En cuanto paso asistencia, se duerme en el escritorio hasta que algún compañero la despierta al terminar la clase. Aplaza el parcial de la semana 6. Tiene claras deficiencias en las operaciones matemáticas básicas.
d) Escena 4: Semana 10. Surge una discusión sobre la crisis penitenciaria. María (que faltó toda la semana 9) nos cuenta que su tío está secuestrado en Tocorón, porque el pran no reconoce la boleta de excarcelación cursada hace más de un mes por los tribunales. Su mamá y ella se turnan para llevarle la comida e intentar sacarlo. En la semana 11 se produce la toma del penal y María desaparece. Ha aplazado los tres parciales. Le toca ir a reparación.
e) Escena 5: La reparación empezó a las siete de la mañana. Cuarenta minutos después María abre la puerta del salón. Me mira, intenta dar un paso para entrar, suspira, deja caer la puerta y se va. No la vi más.

Mediante un discurso hábil y cizañero, la educación superior en Venezuela se presentó como un premio, en lugar de ser vista como una oportunidad y una alternativa.
A muchísimos jóvenes, preparados o no para ello, se les entregó el acceso físico a la universidad, con la fantasía de un inmediato bienestar y ascenso social. La verdad es que jóvenes mal preparados y que apenas malviven en lo cotidiano (embarazo adolescente, pobreza, hambre, pésimos servicios públicos, terribles dramas familiares) no pueden enfrentar los retos de una verdadera educación superior, y quienes obtienen títulos de escaso soporte no logran insertarse en un trabajo que los reconozca.

La educación superior es una quimera y un fraude y María, más que reivindicada, ha sido revictimizada por este sistema. ¿Cómo le hacemos saber que este fracaso sólo en parte es responsabilidad suya?.

Fátima Dos Santos
@MFDosSantos


Otros artículos

Una habitación propia

Discriminaciones cruzadas

Razones para vivir

Dinero cobarde

Nuestra paranoia nacional es adaptativa

El Diablo está en los detalles

#mequedodemasiado

El venezolano del MIT

Locus de control

Dopamina y novedad

Karma económico

Las costuras de la cebolla

Economía popular

Poder y moral

Tulipanes

El dinero que te hace feliz

Formas de la desinversión

Información es poder

Dualismo platónico

Historia versus histeria

El Monte del Destino

Desiderata

Bájele dos

Trabajo y libertad

Autosustentabilidad, trueque y dinero

Recompensas

Aguinaldo venezolano

Diciembre y enero

Cosas de la ética

Caridad

Cómo podemos lidiar con la incertidumbre

Tótem y Tabú

Negación

Neuroquímica del estrés

Educar para la libertad

Negación

El plan de retiro

Economía polaca

El comportamiento de las minorías

¿Universidad?

La productividad venezolana

¡Se derrite!

Inercia inflacionaria

Querido Juan:

Razones para trabajar

Autocontrol

Inteligencia emocional

Resiliencia económica

Metas y perseverancia

Flexibilidad cognitiva

Creatividad aplicada

Adicción al dinero

La felicidad

Público, privado, íntimo

La vida sin consecuencias

…Y la ganancia justa

Y más precios justos

Nuestros puntos fuertes

Inseguridad en clave de mujer

Lidiar con el estrés económico

El luto por el cupo

Mistificación y maniqueísmo

Contra el miedo

Despolarización y despolitización

La vida privatizada

El problema de los detalles

El valor del dinero

Confianza

Postergación nacional

Procesamiento descendente

Maslow y Némirovsky

Identidad política

Indefensión aprendida

Esperanza aprendida

La Torre de David

Productividad a la criolla

Una navaja para Facebook

Sobre papas y tigres

Moradores de los limbos

Resiliencia económica

Paranoia nacional

Autocontrol

Ideología y entropía

Responsabilidad social personal

Sobre escribir

Lo que no hay

Llegó 2015

Psicología de las colas/I

Psicología de las colas /II

Psicología de las colas /III

Las Cumaraguas

Culpabilización de la víctima

Maslow endemoniado

Peces y pesca

Mujeres en Guerra

La vida privatizada

Lo que vale el dinero

Infarto aspiracional

Maniqueísmo y dialéctica

Dolarización encubierta

Cifritis

Productividad a la criolla

Displacer y conformismo

Incentivos que no incentivan

Igualdad de oportunidades...

Ser otro, aquí

Víctor Frankl y la fatalidad

La ciencia y la gente

Azúcar y dolarización

Foucault en La Candelaria

El tiempo

Esta selfie somos nosotros

Dopamina y novedad

Proyección

Ventajas del optimismo

Subsidiar la desinversión

Cebollines y Políticas Públicas

Agarrarse de la brocha

La banalidad del mal

Controlar la angustia

Locus de Control para el cambio

Espejismos de la identidad

Significado del trabajo

El duelo complejo

Punto de quiebre

Sustentabilidad personal

Contraintuitivo

La rabia escondida

Desempoderamiento

Aspiracionalidad y necesidad

Habituación

Trabajo y cola

Ventajas del optimismo

Tolerancia al riesgo

Ockham en Venezuela

Dinero como mercancía

Jumanji

Economía preoperacional

Revictimizados

Remotivarse

Círculos Viciosos