diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Protesta y represión no ceden
Los jóvenes que miran su futuro incierto no resisten sus ganas y necesidad de protestar, por tanto muchos se trasladan para marchar y protestar en otras zonas
Protesta opositora y represión no ceden. Una y otra aumentan, la primera con sacrificios humanos de pérdidas de vidas, lesiones y perdida de libertad y la segunda cada vez mas cruel y cruenta. El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social reporta 2675 protestas, 157 saqueos y 108 muertes en estos últimos tres meses.


Hay que señalar que los saqueos no se observa que formen parte de la protesta opositora, al menos aquella orientada por los partidos políticos. Los casos de saqueos se caracterizan porque las acciones ocurren en zonas populares, o emprendidos por algunos pobladores que se trasladan a zonas comerciales a saquear. Los establecimientos comerciales e industriales hacen importantes inversiones en seguridad, especialmente en blindarse. En las situaciones de saqueos es visible la permisividad de las autoridades, ya que no intervienen y hasta se visibiliza en redes sociales a miembros de cuerpos oficiales participando de los saqueos, incluso utilizando vehículos institucionales, y no se conoce que los órganos que ejercen la disciplina en estas instituciones oficiales armadas hayan tomado medidas acordes con la gravedad de estas acciones. Los empresarios afectados y sus gremios coinciden en llamar la atención de esta omisión oficial en los saqueos.


Otra manifestación que se desliza en las protestas y las represiones, es la de vandalismo. Hay uno que surge en las protestas opositoras convocadas por la MUD, pero que se sale de su control. Hay otro de origen oscuro, de acciones sigilosas que aprovecha momentos de soledad, se recurre especialmente al incendio y luego recibe amplia difusión desde los medios públicos, acusando obviamente como responsables a quienes convocan la protesta opositora.


En cuanto a la represión se distingue que se ejerce por un lado hacia manifestantes evitando que sus marchas avancen hacia determinadas sedes de entes públicos vinculados con las demandas o reclamos, o disolviéndolos de tal o cual sitio público. Otra represión ya selectiva, ubicando a determinados personajes opositores, sea siguiéndolos, acosándolos, amenazando y hasta finalmente deteniéndolos. Todo esto envuelto en el marco de un despliegue de amenazas emitidas sea por el Presidente de la República y por otros connotados personeros del régimen, que se repiten en niveles más bajos sea por militares represores y civiles seguidores del régimen.


La protesta se expresa algo diferente en una misma ciudad. Hay zonas emblemáticas que son escenarios cotidianos de protestas, pero otras excepcionalmente lo hacen. Igual hay determinados poblados de mediano y pequeño tamaño en donde tradicionalmente no se manifestaba en contra del gobierno, a lo sumo las protestas se dirigían a pedir determinado servicio público, como aguas, arreglo de calles, viviendas, gas, electricidad. En los últimos tiempos se multiplican las protestas en esas zonas especialmente por alimentos y contra las arbitrariedades de acciones oficialistas dirigidas contra la delincuencia, como la polémica Operación de la Liberación del Pueblo -OLP-. Sin duda, no son protestas que fortalecen al gobierno en sus propósitos de ir a una ANC como la vía para salir de la crisis, como se anuncio desde un primer momento, y ahora con masiva y continua propaganda.


Por supuesto que tanta actividad de protesta y represión agrega parálisis al funcionamiento de la actividad productiva, en el entendido que ya la parálisis parcial se había venido manifestando como resultante de las políticas económicas que desestiman y ahuyentan el esfuerzo productivo. Cada día menos producción, y menos importaciones. La búsqueda de alimentos, medicinas y productos necesarios para el funcionamiento de hogares y de la actividad productiva, consume grandes energías de las personas. La protesta de estos tres meses no es de desempleados, claro que los hay, pero es de un variado espectro de personas, los hay desde aquellos que sacrifican en cada convocatoria el trabajo o sus actividades regulares, a otros que hacen sus arreglos para trabajar algo y también protestar, quienes están a tiempo parcial en la protesta van sólo algunos días, y hay quienes apoyan desde sus lugares de trabajo o residencia, con informaciones y logística. Por todo ello es un movimiento de masas de carácter nacional y multi clases sociales. Cualquier convocatoria debe tener presente que las personas han de invertir energías, tiempo y los limitados recursos para procurar lo necesario para vivir, pero no obstante se mantiene la presencia de masas en múltiples acciones de protestas en casi todo el país.


Cada día son más contadas las poblaciones o zonas en donde no se manifiesta la protesta. Los más remotos pequeños poblados andinos, llaneros, centro occidentales, orientales, ejercen su protesta. En algunas zonas las protestas son cotidianas, abiertas y sin temor; comunidades que se sienten seguras de sus vecinos. Pero hay otras, en donde las protestas conllevan riesgos por la vigilancia intra vecinal, se trata de los cooperantes como eufemísticamente les denominan altos personeros gubernamentales, lo que obliga a formas de protesta, que no se planifican ni se anuncian.


Hay poblaciones de mediano o pequeño tamaño en donde predomina el empleo público, sea por la existencia de grandes empresas estatales o porque predominan los empleados al servicio de la administración nacional, regional o municipal, sumando todo ello más trabajadores que los que tienen un empleo privado. Esto facilita un mayor nivel de control e intimidación sobre estos trabajadores. Recientes están los despidos del pasado año por firmar en la solicitud del referendo. Pero no obstante las precauciones destacadas, hay que recordar que en las elecciones de Diciembre 2015, los diputados ganadores fueron opositores en buena parte de esos mismos lugares. Hay posturas opositoras electorales pero que se inhibe de mostrarlas en protestas de calle.


Los jóvenes que miran su futuro incierto no resisten sus ganas y necesidad de protestar, por tanto muchos se trasladan para marchar y protestar en otras zonas. Aparte de que en ámbitos en donde vecinos comprometidos con el régimen son parte o se vinculan con las facciones civiles violentas o pertenecen a los cuerpos armados, y eso solo ha influido para estas diferentes formas de ejercer la protesta, pero no necesariamente modifica la inclinación, la preferencia y el ejercicio electoral, como el ocurrido en Diciembre 2015, y por las tendencias verificadas en algún otro evento electoral pendiente constitucionalmente. Para aquellos desde el Gobierno, quienes con sus bases comiciales de esta convocatoria a la ANC, nos retrocede a la sustitución de la elección directa y universal como ya se ejerció en 1999, y también en las reformas de 2007 y 2009, la población en general siente su compromiso con la protesta, aun en las más adversas condiciones de represión y sacrificio conocidas en la historia del siglo XX y XXI de la Venezuela moderna.


Héctor Lucena
@hl_lucena

Otros artículos

Improvisación en el proceso de cooperativización artificial

Trabajadores: de la fragmentación a la agregación

Política salarial e inflación

Parálisis productiva: causas y repercusiones

Desabastecimiento, empresarios y protesta popular

Modelo productivo y laboral incierto

Construcción democrática e intervenciones

Ciudadanía y debate público

Empresas recuperadas y estatizadas, distinción necesaria

Política económica y salarial

Patrimonio de los trabajadores: prestaciones sociales y cajas de ahorro

Convenio marco de la administración pública

Radicalismos y replanteos para una sociedad productiva viable

Tres facetas de la criminalización sindical

Negociaciones y conflictividad post estatizacion

Responsabilidades de la AN en la crisis de Sidor

Relaciones laborales con mayor rentismo

Pensionados, incertidumbres y oportunidades

Negociación colectiva y convivencia productiva

Tendencias autoritarias y conflictos laborales latentes

El control del trabajo en empresas privadas y públicas

Propuestas de empleo y de futuro para los jóvenes

Los trabajadores entre el discurso y la realidad

Antecedentes y fomento de la fragmentación sindical

Ética en una organización social

¿El fin de la tercerización?

Tercerización: sectorial y laboral

La política laboral en gremios empresariales y sindicales

Aportes de los trabajadores a los ingresos públicos

Crisis de la sociedad salarial: desigualdad y sometimiento

Elecciones sindicales en Sidor

Paro petrolero 2002: lesiones y lecciones

Anuncios laborales e inconsistencias

Valoración del trabajo y expectativas de los jóvenes

Formación para el ejercicio de la representación

“La verdad es la primera víctima de la guerra”

Debates necesarios en el mundo laboral

Juventud, trabajo y capacitación

Relaciones de trabajo como disciplina, profesión y ejercicio

Violencia en el trabajo y riesgos psicosociales

Lo laboral en la crisis política de 2002

Formación en acción sindical y derechos humanos

Otra propuesta para la gestión de las empresas básicas

Gobiernos y el Día Internacional del Trabajador

La identidad en el trabajo

La memoria en las organizaciones laborales

Gestionando gente en tiempos de crisis

La desatencion del proceso y la organizacion del trabajo

Examen internacional de las políticas sociales y laborales

Los trabajadores: entre socialismo y capitalismo

De la desindustrialización a la reindustrialización

Estado garante, neutralidad y parcialización

Agenda sociolaboral para la crisis

Alianzas para la formación de los trabajadores

Política salarial sin brújula

Qué es una empresa eficiente

Inflación desatada sin política salarial ni negociación colectiva

Asalariados necesitan ajustes anuales

El salario ni es “social” ni “básico”, es el valor de la fuerza de trabajo

Incertidumbre en el personal que labora en transnacionales

El aspecto laboral en el conflicto fronterizo

Idas y vueltas en las relaciones de trabajo binacionales

Modelo de productividad regresivo

Paros productivos sin convocatorias sindicales

La carrera formativa para un sindicalismo autónomo y profesional

Política laboral salarial en contra del buen ejercicio de carrera

Espejismos en aumentos salariales

Asalariados empobrecidos

Del control obrero al control de los trabajadores

Se extiende parálisis productiva

El trabajador dependiente, pero libre en la sociedad

¿Qué nos plantea el escenario que abre el 6D?

Opciones: diálogo y negociación, ajustes o confrontación

Emergencia económica y descenso social

El 6D: ¿un nuevo ciclo de resultados electorales?

Relaciones laborales e inflación

Cuando no se dialoga con la mayorías

La culpa es del modelo, ¿cuál?

Políticas Públicas y relaciones de trabajo

Minería del oro, “sindicatos” y violencia

Feriados sorpresivos: el no trabajo como solución

Dilema entre tiempo de trabajo y sobrevivencia

Gestión errática del capital productivo y empobrecimiento

Inflación: sus victimas y sus responsables

Salarios mínimos para populismo barato

Las oportunidades perdidas

¿Qué se puede hacer?

Empresa parada, empresa tomada

Empresas tomadas y subsidiadas

Calidad de vida: del pico al foso

Del neoliberalismo al estatismo

Convivencia y reinstitucionalización para la productividad

Conflictos como expresión del déficit democrático

El cierre de una transnacional

La desvalorización del trabajo

Trabajo obligatorio ignora voluntad del trabajador

Diversas conflictividades de los trabajadores

Aumentos salariales e incertidumbre

Más salarios, pero no menos pobreza

La libertad del trabajador público

El modelo inadecuado

Obstáculos a la organización del trabajo

La reconstrucción del tejido productivo

Relación entre empleo, economía y política

Venezuela y la región: excepcionalismo al revés

Desmontaje de las relaciones laborales

Contrato: negociación y compromisos

El no ejercicio electoral: camino a la incertidumbre

Revisión salarial desinstitucionalizada

El diálogo porque hay fracaso y frustración

Víctimas de la intolerancia en ambientes laborales

Empresas básicas: propietarios y desinformación

Vacaciones sin vacacionar

Medios de pago y protestas

Salarios y bonificaciones para estar peor

Evolución de la pérdida del trabajo

Inflación, rendición de cuentas y metadata

El no reconocimiento como fuente de conflicto laboral

Implosión en el autoritarismo

Una constitución a la medida del régimen

Ola de saqueos en Carabobo

La revolución bolivariana y sus ciclos económicos

Seguridad Social: Tercera edad y pensiones

De paralización parcial a huelga nacional

Protesta y represión no ceden

Las huelgas no son solo laborales