diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel
Pero las razones del éxito del proceso de reunificación de Alemania podríamos decir que se inician con los esfuerzos de racionalización económica
El pasado jueves 3 de octubre se cumplieron 23 años de la reunificación de Alemania, a raíz de la integración de la República Democrática Alemana con la República Federal de Alemania, como producto de un intenso proceso de negociaciones que concluyeron con el histórico tratado mediante el cual se garantizaba la independencia de la Alemania reunificada, incorporada posteriormente como miembro de la Comunidad Europea, ahora Unión Europea, e igualmente como miembro activo de la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan). Ese proceso evidenció un gran contraste entre dos modelos económicos y políticos: el modelo comunista de la llamada República Democrática Alemana (RDA), sumida entonces en una grave crisis económica, con un PIB per cápita y productividad laboral cercanos a la mitad de los de la República Federal de Alemania (RFA), en la que se había establecido un modelo de economía social de mercado. El nivel de desempleo de la RDA era el doble de la RFA y los salarios apenas alcanzaban a la mitad de lo que devengaban los trabajadores en la RFA. Además, hasta la caída del Muro de Berlín, en la RDA, cautiva de un gobierno comunista con su sistema de planificación centralizada, se había reducido el número de empresas privadas de 23% del sector industrial en 1950 a sólo 4% diez años más tarde, lo cual había ocasionado que para 1989 el PIB sólo equivalía a 31% del PIB de la RFA; todo ello, a pesar de que antes de la guerra, la región oriental era más desarrollada, con un PIB per capita que para entonces superaba en más de 27% al de Alemania Federal.
Correspondió al Canciller Helmut Kohl coordinar el proceso de reunificación de las dos Alemanias, a raíz del cual se generó inicialmente un impacto desacelerador del dinámico crecimiento que se tenía para entonces en la Alemania Federal, debido al apoyo que tuvo que dársele a la endeble economía de Alemania del Este. Sin embargo la Alemania integrada reinició muy pronto su firme progreso económico, alcanzando en la actualidad y frente a la crisis financiera global, una sólida posición que para algunos analistas representa un nuevo milagro económico.

Pero las razones del éxito del proceso de reunificación de Alemania podríamos decir que se inician con los esfuerzos de racionalización económica impulsados por los demócrata cristianos Konrad Adenauer y Ludwig Erhard, a partir de la reconstrucción de la Alemania Federal, luego de la Segunda Guerra Mundial, quienes entre 1949 y 1961 promovieron la integración de la sociedad de ese país y el modelo de economía social de mercado, como política fundamental de gobierno continuada, con algunas variantes, por los sucesivos cancilleres y ministros de economía, incluyendo a Helmut Kohl, quien además de liderizar el proceso de reunificación incorporó el tema ecológico, la reducción del intervencionismo estatal y el desmontaje de regulaciones. En las últimas dos décadas, y luego de concretarse la reunificación de las dos Alemanias, al asumir el gobierno Gerhard Schröder se tuvo que recurrir a un mayor control de la economía y a una reforma laboral para incrementar la eficiencia y productividad y enfrentar los altos costos de la reunificación.

En 2005 Angela Merkel ganó en apretadas elecciones el mandato como Canciller convirtiéndose en la primera Jefe del Gobierno de su país oriunda de la extinta Alemania del Este y a quien le tocó enfrentar, mediante hábiles coaliciones gubernamentales, durante los dos períodos de gobierno que ha ejercido, políticas alternativas frente a la crisis de la economía global, con una mayor participación del Estado en el sector financiero, pero siempre preservando los principios fundamentales de la economía social de mercado que promueven las bases de la competencia perfecta y de humanización de la economía, todo ello a través del esfuerzo concertado del Estado, el sector privado y la sociedad en general. El nuevo e importante triunfo de la Merkel, al frente de su partido la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Socialcristiana de Baviera, que en las recientes elecciones alcanzó la cifra histórica de 41.6% de los votos, representa un reconocimiento de la sociedad alemana a quien por ocho difíciles años ha logrado conducir exitosamente la economía y sociedad de ese país. Y las cifras no mienten: hoy en día Alemania es la economía más poderosa y estable de Europa y una de las más prósperas a nivel mundial, con un superávit fiscal para finales de 2012 de 0,2% del PIB, un índice de desempleo de sólo 5,3% de la población activa, un superávit en su balanza comercial de cerca de 100.000 millones de euros, cifras que contrastan abiertamente con sus vecinos europeos sumidos en la crisis económica. La Alemania de la Merkel se mantiene entre los 10 primeros países con elevado desarrollo humano y como el segundo exportador a nivel mundial después de China. Por cierto, no olvidemos que los carros que vamos a importar de China se mueven con motores fabricados en Alemania.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
www.unimet.edu.ve > celaup
twitter: caratula2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica