diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana
El 3 de octubre de 1990 culminó el proceso de reunificación de las dos Alemanias y con ello se hizo efectiva la desaparición de la llamada República Democrática Alemana (RDA) que había estado por 40 años bajo el yugo comunista impuesto por la Unión Soviética.
Como es sabido, al final de la Segunda Guerra Mundial y, luego de la derrota de la Alemania Nazi, las potencias vencedoras (USA, el Reino Unido y la Unión Soviética) acordaron en las conferencias de Yalta, celebrada en febrero de 1945, la división de Alemania en zonas de ocupación. 

En marzo de 1948 las potencias occidentales fundaron en las zonas por ellas ocupadas la República de Alemania Occidental. Simultáneamente, en la Alemania Oriental ocupada por los rusos, surgió la República Democrática Alemana. 

Establecida oficialmente con ese nombre el 7 de octubre de 1949, la nueva nación surgió bajo el control del partido comunista soviético, a través del partido único que se conformó en la RDA, como Partido Socialista Unificado.

Bajo el gobierno hegemónico de ese partido y el tutelaje soviético, se impuso una economía estatizada y centralmente planificada, con un férreo control de los ciudadanos que, ante el deterioro político y económico generado por ese sistema dictatorial, comenzaron a huir hacia la Alemania Occidental. 

Esto provocó que el régimen edificara, a mediados de 1.961 el oprobioso Muro de Berlín, de 155 kms de largo y 3.6 mts de alto, con 300 torres de vigilancia y sensores eléctricos, cuando ya cerca de 36 mil alemanes orientales habían huido al Oeste.

La construcción de esa barrera incrementó el deseo de escapar y durante la permanencia del Muro mas de 75.000 personas fueron arrestadas tratando de huir hacia el Oeste, 200 fueron heridos y más de 1000 asesinados. Al final, más de 40.000 personas pudieron evadir los controles y huir hacia la libertad.

La profunda crisis económica en la que cayó la Unión Soviética en 1985, provocó la necesidad de cambios políticos y la reestructuración de la economía de la URSS. 

Dichas reformas, conocidas como la Perestroika, impactaron igualmente al régimen socialista de la RDA y produjeron el colapso del Muro el 9 de noviembre de 1989.

El desmembramiento de las estructuras y militancia del partido socialista (que perdió el poder en las elecciones celebradas el 18 de marzo de 1990), resultó en el triunfo de los democristianos. Estos lograron formar una coalición no socialista, con el fin de impulsar la integración de las dos Alemanias, lo que se inició el 1° de julio de 1990 y culminó en octubre de ese año con la disolución de la Alemania Socialista y la unificación, bajo el antiguo nombre de República Federal Alemana.

La caída del Muro de Berlín fue igualmente el preludio para que, dos años después colapsara la Unión Soviética y con ello el sistema comunista, y lograran su soberanía y libertad los países de Europa del Este, que habían estado bajo la llamada "cortina de hierro" impuesta desde Moscú.

Además de las violaciones de derechos humanos provocada como estilo de gobierno por la dictadura de la Alemania Socialista, las consecuencias de ese régimen que por más de 40 años imperó en la Alemania Oriental, fueron igualmente nefastas en términos económicos y políticos.

La evolución de la postguerra marcó un significativo contraste entre las Alemanias divididas: la Oriental, bajo el sistema comunista de planificación centralizada, sólo mostraba al final de ese régimen un PIB equivalente al 31% del que ostentaba Alemania Occidental, cuyo desarrollo se impulsó bajo la 
Economía Social de Mercado. 

Todo ello a pesar de que, antes de la guerra, la región oriental era mucho más desarrollada, con un ingreso per capita 27% superior al que tenía entonces la zona Occidental.

Igualmente la productividad laboral y el PIB per capita de la RDA habían caído a la mitad de las cifras de la Alemania Occidental. La corrupción no estuvo ausente en el proceso de desaparición de la Alemania Socialista, ya que con el colapso de las estructuras del partido gobernante, los jerarcas del agónico régimen se apropiaron ilícitamente de buena parte del tesoro de ese país, incluyendo el oro de las reservas y otros bienes por un monto que se estima superó la cifra de 12 mil millones de euros, muchos de ellos colocados en cuentas secretas en otros países, y que actualmente se encuentran en procesos de reclamación por el Gobierno de Angela Merkel.

Como diría la reconocida historiadora Inés Quintero, lo anterior no es cuento, es historia. Es una dramática historia que nos revela que no hay muro ni físico ni ideológico capaz de vencer las ansias de democracia y libertad de los pueblos y que, si el socialismo real que se intentó implantar por la fuerza en décadas pasadas resultó en un estruendoso colapso político y económico, es absurdo insistir en que esas obsoletas recetas fracasadas puedan ser formulas para impulsar el desarrollo en la sociedad postmoderna que se está configurando y en la que es cada vez mayor el reclamo por la profundización de la democracia, el rechazo al caudilismo mesiánico de viejo y nuevo cuño y por sistemas de desarrollo inclusivos y que aseguren el respeto a los derechos humanos.

jmoreno@unimet.edu.ve

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica