diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Amuay, meritocracia y miserias del populismo
Los imperios del futuro serán los imperios del conocimiento señalaba proféticamente Albert Einstein hace más de seis décadas, mucho antes de que surgieran las nuevas realidades que, en todos los ámbitos del saber humano identifican la llamada Sociedad de la Información y el Conocimiento, como característica fundamental de la más profunda y dinámica revolución científica y tecnológica de todos los tiempos, al ritmo de la cual se está configurando la globalización contemporánea y la marcha de la humanidad hacia la postmodernidad.
En ese indetenible proceso los países industrializados continúan avanzando, a pasos agigantados y con sistemas democráticos y de economía de mercado que, si bien requieren ajustes importantes para incorporarle un mayor sentido humano a la marcha del progreso, han demostrado su eficiencia para impulsar el desarrollo en el marco de las condicionantes globales. 

Igualmente, cabe destacar el caso de países como Finlandia, Corea del Sur, Singapur, Israel, Japón y China, que de naciones subdesarrolladas han dado el salto hacia el progreso en menos de seis décadas, porque su liderazgo ha sabido entender oportunamente las señales de los nuevos tiempos, deslastrándose del populismo y de complejos tercermundistas y emprendiendo profundas reformas en el ámbito educativo para lograr una educación de excelencia, e importantes esfuerzos para impulsar la ciencia y la tecnología como palancas fundamentales del progreso, en un entorno de sociedades que en la gestión pública y en el ámbito empresarial, privilegian la meritocracia por encima del clientelismo y del populismo.

Las valiosas experiencias referidas contrastan con la historia del desarrollo económico de América Latina, caracterizado por erráticos intentos en la búsqueda de modelos para enfrentar los complejos problemas políticos y económicos de la región. Esos esfuerzos revelan movimientos pendulares entre estrategias económicas, muchas veces de signos opuestos, que en igual sentido y quizás con mayor intensidad han estado también presentes en el proceso político de la gran mayoría de los países de la zona, cuyas instituciones han oscilado tradicionalmente entre los extremos de regímenes autoritarios y de gobiernos participativos, representados por frágiles y nominales sistemas democráticos. 

En esos  ensayos pendulares de la accidentada historia del desarrollo económico latinoamericano, han  surgido  frecuentes episodios de la demagogia política y económica que identifican al populismo, con sus sesgos de socialismo real, caudillismo, expansión del intervencionismo estatal y sustentado en una gerencia pública altamente politizada, burocratizada, ineficiente y poco transparente, y en la que son menospreciados los principios éticos, el valor de la excelencia y la meritocracia.

Las autocracias, otros sistemas autoritarios y, en general, los regímenes populistas y clientelares son enemigos de esos principios del buen actuar y del buen gobierno, por ello naufragan en la mediocridad y la corrupción, que han sido pesados fardos para el desarrollo de nuestros pueblos. 

Esas ideologías y  sistemas políticos no comparten los criterios de excelencia con la excusa de que es un concepto oligárquico o elitesco, que obviamente choca con sus posturas populistas y mediocres; igualmente, rechazan la meritocracia a la que tildan de discriminatoria porque selecciona con base en méritos personales como la inteligencia, la formación y experiencia profesional, las habilidades, el talento y el espíritu competitivo o de superación; mientras que para ellos la selección y el ascenso se fundamenta en el sectarismo ideológico, en el compadrazgo, en el nepotismo y en la obediencia, sin reservas, a los dictámenes del caudillo de turno.

Mientras el populismo, el clientelismo y la mediocridad todavía son rémoras al desarrollo de varios de los países de América Latina, incluyendo el nuestro, Israel con la consigna de "no podemos permitirnos el lujo de ser mediocres" y  con solo 2% de la población mundial ha recibido en personas de esa nacionalidad o descendientes de ellos 29% de los premios Nobel otorgados hasta 2010;  Corea del Sur, con una educación de excelencia y una gestión pública meritocrática ha logrado, en contraste con la pobreza de Corea del Norte, víctima de  un férreo régimen militarista-marxista, notorios avances, ocupando el lugar 31 entre los países de mayor PIB per cápita y el puesto 12 entre las naciones de mayor desarrollo humano.

Las miserias del populismo y su rechazo a la excelencia y la meritocracia nos acaban de demostrar su dramático fracaso, expresado en el fatal accidente de Amuay, el más grave de la historia de nuestra industria petrolera,  que se agrega a las secuelas de otros recurrentes accidentes que ha venido acumulando Pdvsa,  desde que a partir de 2002 se cambiaron su misión y visión fundacionales como corporación energética de excelencia y la política meritocrática que orientaba la gestión de sus recursos humanos, con énfasis en el compromiso corporativo, llegando a ubicarse como la tercera empresa petrolera mundial, para transformarla, a partir de entonces, en una agencia gubernamental altamente burocratizada, politizada e ineficiente en la que la gestión del capital humano solo responde a los patrones de militancia socialista y revolucionaria de sus integrantes, con las consecuencias referidas y otras graves fallas que mantienen en alto riesgo su viabilidad como importante corporación petrolera.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director general del Celaup
www.unimet.edu.ve  > celaup
twitter: @morleo

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica