diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Brasil: el milagro del vecino
Con políticas sociales no clientelares...ha sacado de la pobreza cerca de 40 millones de personas.
Brasil, la gigantesca nación vecina de nuestro país ha logrado, durante las últimas tres décadas, un exitoso proceso de desarrollo con inclusión social, en paralelo con el fortalecimiento institucional y la estabilidad democrática que luce milagroso por el notable contraste con épocas anteriores, en las que eran frecuentes los golpes de Estado, dictaduras militares, renuncias y muertes de presidentes y dramáticos procesos inflacionarios. El país comienza a estabilizarse cuando, a partir del abandono del poder por Collor de Mello, asume el cargo su vicepresidente Itamar Franco y designa ministro de Hacienda a Fernando Henrique Cardoso, para enfrentar una inflación de 2.000% anual una de las más elevadas del mundo, para lo cual puso en práctica el reconocido "Plan Real" y la privatización de ineficientes empresas públicas con exitosos resultados que se tradujeron en el control inflacionario y el inicio de un proceso de crecimiento económico estable y progresista, lo cual le permitió a Cardoso ser electo y reelecto como Presidente de la República, durante los períodos de 1994 al 2002, asegurando los cimientos de lo que se podría considerar como el milagro económico de ese país, profundizado con los dos períodos sucesivos de gobierno de Luiz Inácio "Lula" da Silva y la actual administración de su sucesora, desde 2010, Dilma Rousseff.

Convertido en la mayor economía de América Latina, Brasil se ubica entre las 10 más grandes del mundo y se pronostica que, de mantenerse la tendencia en su desarrollo económico, Brasil puede ser la cuarta potencia económica del planeta para el 2030, luego de China, los Estados Unidos y la India, por ello está clasificado dentro de los países emergentes con alto potencial de desarrollo, constituyendo junto con Rusia, India y China el denominado grupo BRIC. Su poderoso desarrollo industrial se refleja en el hecho de que el 74% de los bienes exportados son manufacturados y semi manufacturados y el sector representa cerca del 31% del PIB. En el campo aeroespacial Brasil tiene presencia, a través de su Centro de Lanzamiento de Vehículos Espaciales Ligeros y participación en la construcción de la Estación Espacial Internacional, en acuerdos con la NASA.

Los gobiernos de Lula y Rousseff han hecho además importantes esfuerzos para reducir las desigualdades en la distribución del ingreso -una de las más notorias de la región- y para incrementar la renta per cápita, que está por debajo de la media mundial; al igual que el índice de desarrollo humano, inferior al de muchos de los países del área. Con políticas sociales no clientelares, ni populistas, el país ha logrado sacar de la pobreza, en los últimos 8 años, cerca de 40 millones de personas, ahora integradas a la clase media, con pleno acceso a los servicios de salud, educación, créditos y empleos estables.

Lula incrementó las políticas sociales de Cardoso con subsidios y créditos focalizados de masivas ayudas a familias pobres; y, a pesar de las reservas que inicialmente generó su trayectoria izquierdista y sindical, logró ganarse la confianza de la clase empresarial y de todo el país, a través de su política de concertación que le aseguró su reelección por los exitosos resultados, en términos de crecimiento económico sostenido con inclusión social y sin inflación. Sin embargo, sus dos períodos gubernamentales estuvieron salpicados por notorios escándalos de corrupción que el Presidente no supo conjurar oportunamente. Dilma Rousseff, también de extracción izquierdista pero de clase media y con estudios de postgrado en economía, ha continuado los programas de Lula y la política de responsabilidad fiscal establecida por Cardoso, con quien, al contrario de Lula, mantiene muy buenas relaciones.

Su objetivo prioritario es consolidar un modelo balanceado de desarrollo económico para asegurar una democracia inclusiva y sostenible; para lo cual promueve una inteligente relación entre el Estado y el mercado, convencida -según sus palabras- de que el mercado debe facilitar la innovación y el incremento de la productividad, pero el Estado debe asegurar la estabilidad económica y la distribución equitativa del ingreso.

Durante su primer año de gobierno se han incrementado los incentivos financieros a la inversión privada con sentido social y se ha logrado aumentar sensiblemente la capacidad de producción y productividad del país, en paralelo con las políticas de garantía del salario mínimo; todo lo cual apunta a una importante expansión de la clase media y a continuar el esfuerzo por sacar de la pobreza a grandes grupos históricamente excluidos del desarrollo. En contraste con Lula, Dilma Rousseff ha sido intolerante frente a los hechos de corrupción, habiendo destituido por esa causa a cinco de sus ministros y a otros importantes colaboradores.

Por sus logros en las últimas tres décadas, Brasil es un modelo exitoso de desarrollo concertado, con inclusión social y sin los resabios populistas de viejas y fracasadas teorías izquierdistas. Un modelo que debe ser referencia para quienes aspiran a sacar a nuestros pueblos del subdesarrollo, la pobreza y la inestabilidad institucional.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
www.unimet.edu.ve

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica