diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
China: ¿Imperialismo del siglo XXI?
China emprendió un acelerado proceso de desarrollo y de modernización de su economía desde que, a raíz de la muerte de Mao y el fracaso de sus dramáticos experimentos de ingeniería social y de colectivismo socialista y totalitario.
Den Xiaoping -su sucesor-, impulsó cambios radicales hacia una economía abierta y de mercado que le ha permitido a ese gigante asiático un asombroso y sostenido proceso de crecimiento económico, por lo que se estima que ese país podría superar a la economía de los Estados Unidos en 2016. China es el mayor país exportador, el segundo productor manufacturero y la segunda economía a nivel mundial. Para el 2010 la clase media china se había incrementado a 157 millones de personas, superior a la de los Estados Unidos. Siendo además el mayor mercado mundial de automóviles y celulares, el segundo en bienes de lujo y en cuyo proceso económico se han generado más de 960 milmillonarios en dólares, con empresas privadas como la Huawei, la más importante en el área de informática y telecomunicaciones, con ingresos anuales superiores a los 29 mil millones de dólares.

En las últimas décadas la dinámica de la economía de China ha empezado a superar las barreras geográficas de ese país, mediante una estrategia, de conquista de mercados y áreas de inversión en otras latitudes, la cual se inició desde el 2000, basada en el otorgamiento gubernamental de importantes incentivos, incluyendo beneficios fiscales y créditos subsidiados a las corporaciones públicas y privadas, interesadas en invertir en el exterior en sectores como recursos naturales escasos en el país, desarrollo de infraestructura y de manufactura que involucre la exportación de tecnologías, así como inversión en proyectos de investigación y desarrollo y adquisiciones en ese campo que favorezcan el incremento de la competitividad global de la empresa china (Cepal 2010). 

China es ahora un importador de materias primas de bajo valor agregado y poco nivel tecnológico y un gran exportador de productos manufacturados de creciente nivel tecnológico. Según datos de la Unctad (2011), las empresas chinas continúan activamente adquiriendo todo tipo de industrias alrededor del mundo, a un ritmo que supera a las japonesas y a las de Alemania y Francia combinadas. Inversiones que van desde adquisición de grandes extensiones de renombrados viñedos en Francia para la fabricación de vino, hasta importantes participaciones en diversas áreas y actividades en América Latina, en donde más rápido han crecido las inversiones chinas, especialmente luego de que en 2007 el gobierno de ese país creara la Corporación de Inversiones de China, con un fondo inicial de 200.000 millones de dólares.

Para 2010 Perú era el principal destino de las inversiones chinas con un monto que para entonces superaba los 1.400 millones de dólares, especialmente en el sector de la minería, siendo además el segundo socio comercial de ese país. También países como Brasil, Argentina, Chile, México y Venezuela, están siendo objeto de importantes inversiones chinas, fundamentalmente en áreas como la comunicación, equipos de transporte, electrónica, petróleo y gas y minería.

En el caso de Venezuela, las relaciones con China están enmarcadas básicamente en acuerdos petroleros que han convertido a nuestro país en un gran deudor que por muchos años deberá cancelar al país asiático ese endeudamiento con suministro de petróleo, convirtiendo a China en el primer mercado de nuestros hidrocarburos. Mediante estos convenios y a través del llamado Fondo Conjunto Chino-Venezuela se canalizan aportes del Banco de Desarrollo Chino (CDB) y del Fonden, coordinados a través del Bandes para cerca de 200 proyectos mixtos de desarrollo, en áreas como la construcción, telecomunicaciones, salud, tecnología y agricultura, con inversiones realizadas que, para finales del año pasado llegaron a cerca de 24.000 millones de dólares.

Conviene resaltar que el más reciente de estos acuerdos de financiamiento con China por un monto de 20.600 millones de dólares prevé que el 40% de la línea de crédito sea ejecutado en yuanes lo que limita a nuestro país a aplicar esos recursos fundamentalmente para importaciones de China.

A la luz del dinámico proceso de desarrollo económico de China y de su agresiva estrategia de conquista de mercados externos con inversiones y financiamiento, para algunos estudiosos del tema, China podría empezar a considerarse como un ejemplo de imperialismo en las modalidades del siglo XXI; sin embargo, si tomamos como referencia la advertencia de Einstein, cuando hace más de siete décadas señalaba que los imperios del futuro serían los imperios del conocimiento, es decir los que dominen en ciencia y tecnología, vemos que China está bastante rezagada en esa materia, en comparación con Estados Unidos y otros países desarrollados.

 Además China deberá enfrentar la amenaza de una población cada vez más envejecida, a raíz de la política del hijo único, establecida desde 1970, lo que va a crear serias limitaciones de su fuerza laboral, que ya clama por mejores condiciones de trabajo, en un país en donde, por lo general, los trabajadores están sometidos a fuertes exigencias y abusos que contrastan abiertamente con las conquistas sindicales de las que se benefician sus pares del mundo occidental. Obviamente todas estas circunstancias van a afectar la competitividad y el ritmo del desarrollo de China, por lo que probablemente China nunca llegue a ser la potencia imperial que algunos visualizan.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup 
twitter: @caratula2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica