diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
China: primavera árabe con paciencia asiática
La Primavera Árabe señaló el camino de la libertad para varios países del Norte de África y Oriente Medio desde el año pasado, con intentos aún no resueltos en otros.
Así aconteció en Túnez donde se depuso al dictador Ben Ali; en Libia con la destitución y muerte de Gaddafi; en Egipto con la caída de Mubarak; en Yemen con la destitución de Saleh; y está pendiente en Siria la evolución final que dará al traste con el régimen del sanguinario Bashar Al Assad, quien mantiene una férrea represión a los movimientos de resistencia, causando ya más de 8.000 asesinatos.

Frente a esta ola de lucha contra los autoritarismos, comienza a plantearse la posibilidad de que esa tendencia libertaria puede acelerar los cambios políticos que muy tímidamente se asoman en China y que en 1989, tuvieron su manifestación emblemática en las protestas juveniles de la histórica Plaza de Tianamen, fuertemente reprimidas, con saldo que se estima entre 400 a 800 muertos, y más recientemente en el movimiento campesino de Wukan que, en diciembre del año pasado, provocó la destitución del gobierno local presidido por corruptos jerarcas comunistas, para lograr a principios de este mes de marzo, elegir libremente a las autoridades de ese pequeño municipio del sur del país, en lo que han sido las primeras elecciones democráticas de China.

No hay duda que en China se están sucediendo importantes cambios, especialmente en el ámbito económico y social, desde que Deng Xiaoping, con su famosa consigna de que "no importa el color del gato, sino que cace ratones", inició, hace cuatro décadas, el proceso de apertura de ese gigante asiático hacia la economía de mercado, en un esfuerzo por sacar a esa sociedad de la crisis económica y social, heredada de los fallidos experimentos de ingeniería social ensayados por Mao Zedong. Los cambios impulsados inicialmente por Zhao Siyang como primer ministro y liderados por Den Xiaoping se han continuado en China con una visión pragmática por sus sucesores Jian Zeming, quien abogaba por una "economía socialista de mercado", y posteriormente y hasta el presente por Hu Jintao, quien ha logrado convertir a la economía china en la cuarta más poderosa del mundo.

Conviene observar que las reformas que se han venido adelantando en China, luego de la época maoísta, parecen reflejar principios de la milenaria filosofía de Confusio que pregona que el trabajo y el estudio son los pilares fundamentales del progreso. Por ello China aparece como un valioso ejemplo de cómo con profundas transformaciones en la educación y el empeño de toda la sociedad para lograr esos cambios, se puede asegurar un proceso sostenido de desarrollo y competir exitosamente en los mercados globales.

Cabe destacar que China tiene varias de sus universidades colocadas entre las primeras en el ranking de esas instituciones a nivel mundial y se ha incentivado, sin complejos, el desarrollo de universidades privadas que, ya para 2002 representaban el 40% de las universidades del país, entre ellas la Universidad Xian Fany'i, con metas de convertirse en la "Harvard del Oriente".

El país ha mantenido un continuo crecimiento económico desde que se iniciaron las reformas y ya para 2000 había logrado incrementar su PIB a 8.9 billones de yuanes (más de un billón de dólares), cuando el mismo para 1952 apenas alcanzaba la cifra de 67 mil 900 millones de yuanes. En la actualidad China es el mayor productor mundial de acero, carbón, cemento, cereales, carne y algodón y ocupa el segundo mayor destino para la inversión externa directa.

China, debe sin embargo, enfrentar el reto de asegurar la continuidad de su progreso pero con mayor libertad, profundización de las reformas sociales, y transparencia para combatir la elevada corrupción que caracteriza a ese país. Su dirigencia política debe administrar con sensatez los cambios que se avizoran en la ocasión del XVIII Congreso del Partido Comunista, a celebrarse el próximo mes de octubre; en el que está planteado igualmente el relevo de Hu Jintao y del primer ministro Wen Jiabao, frente a la aspiración de poder de una nueva generación de dirigentes que, obviamente, no estuvieron involucrados en los inicios de las reformas impulsadas con la visión de Deng Xiaoping y sus seguidores, por lo que se comenta que este encuentro va a representar el más significativo cambio en el liderazgo político de ese país, desde el acontecido a raíz de la muerte de Mao Zedong en 1976.

Las contradicciones internas comienzan a surgir con los intentos de retomar la retórica maoísta que han sido repelidos por el primer ministro Wen, advirtiendo que esta corriente podría retrotraer al país a los dramáticos tiempos de la Revolución Cultural. Sin embargo, todo parece indicar que el nuevo liderazgo va a estar en manos del actual vicepresidente Xi Jinping, pupilo de Jian Zeming, lo que seguramente será garantía de la profundización de las reformas, cuya tendencia apunta a convertir a China, en las próximas décadas en la primera economía a nivel global y probablemente a que ese país, con paciencia asiática, logre incorporarse a la institucionalidad democrática.

Es de esperar que esos cambios no tomen demasiado tiempo, para que pueda lograr su libertad. El poeta y premio Nobel Liu Xiaobo, quien desde 2009 purga condena de 11 años en Beijing, "por subversivo", solo por haber hecho público un manifiesto exigiendo para su país elecciones libres, división de poderes y respeto a los derechos humanos.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del CELAUP
www.unimet.edu.ve > celaup

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica