diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
China: socialismo asiático o dragón capitalista
Desde hace cuatro décadas China rompió con los resabios de la economía comunista y los nefastos experimentos de ingeniería social impulsados por Mao Zedong.
Durante su régimen, hegemónico y genocida, al ritmo de la radicalización ideológica, apoyada al final por el ejército y las milicias rojas en un ambiente de anarquía política y de lucha por el poder, se realizó la detención y ejecución de más de 400 mil personas, incluyendo intelectuales, académicos y pequeños y medianos comerciantes, para totalizar durante todo su período dictatorial un genocidio estimado en más de 55 millones de seres humanos.

A partir de la muerte de Mao en 1976, tras intensos conflictos políticos y sociales, a finales de 1978 se iniciaron cambios fundamentales en la orientación económica de ese país bajo un nuevo liderazgo propiciado inicialmente por Zhao Siyang como primer ministro, seguido por Den Xiaoping, Jiang Zeming y, más recientemente, por Hu Jintao. Este último, en octubre de 2010, presentó ante el Décimo Séptimo Comité Central del partido comunista el nuevo Plan de desarrollo para el periodo 2011-2015. En el se profundizan las reformas orientadas hacia la modernización de la economía del gigante asiático.

En ese Plan, que constituye el doceavo Plan Quinquenal Chino, se plantea expandir la apertura de la nación e impulsar una economía abierta fundamentada en el perfeccionamiento de la economía de mercado, así como reforzar la competitividad en el sector industrial apuntalada en una educación de excelencia a todos los niveles del sistema educativo, en el desarrollo científico, tecnológico y en la innovación. El Plan también prevé que el sector privado alcance un mayor desarrollo hasta que logre, inclusive, llegar a representar la mayor parte de la economía del país. Ello se fundamenta en el apoyo que en el Plan se le asegura a la inversión privada, aunque puntualizando la necesidad del compromiso social de las empresas. Importante énfasis se hace además en mejorar la calidad de la inversión extranjera, en un desarrollo amigable con el medio ambiente y en la promoción de la cultura de la conservación ecológica. Frente a los sonados casos de corrupción - frecuentes en ese régimen- se señala la necesidad de intensificar los esfuerzos para combatir esa lacra y asegurar la transparencia en la gestión gubernamental.

China, como se refleja en los documentos de la referida magna reunión de su cúpula política, ha sabido aprovechar el papel fundamental del mercado en la asignación de recursos con logros muy relevantes en la productividad social, un notable mejoramiento de la calidad de vida de su población y, sobre todo, un marcado incremento de su influencia internacional. Durante los primeros 25 años de las reformas, la economía china creció a una tasa promedio de 9.7%, habiendo alcanzado en 2007 un incremento del PIB de 11.4%. Para 2008 China ya poseía las mayores reservas de divisas del mundo, el 60% en bonos de los Estados Unidos, convirtiéndose así en el primer financista del déficit externo del país norteamericano.

Actualmente China ocupa el primer lugar como polo de atracción de la inversión extranjera y es el primer objetivo de las grandes corporaciones internacionales. Su tasa de inflación de 2012 fue de apenas el 2.6%, con un crecimiento del PIB de 7.8%, y el incremento en sus divisas extranjeras de 130.000 millones de dólares. En el país se han generado notables ejemplos de concentración de riqueza; ello lo demuestra el hecho de que para el 2012 ya había más de 960 jóvenes empresarios mil millonarios en dólares.

Ante los resultados referidos, conviene observar que el discurso socialista chino se refleja básicamente en la férrea hegemonía política que mantiene el partido comunista en el gobierno. Aunque impulsa importantes reformas sociales, el sistema sigue presentando un acentuado autoritarismo, serias limitaciones a la libertad de expresión y frecuentes violaciones a los derechos humanos. No obstante, el modelo de desarrollo que se ha venido aplicando en lo económico durante las últimas cuatro décadas se puede catalogar como una forma de acentuado capitalismo -dragón capitalista o capitalismo salvaje- pues su productividad y competitividad internacional se han fundamentado básicamente en la masiva utilización de una mano de obra con salarios de miseria (por debajo del equivalente a los 100 dólares mensuales), sin reconocimiento de horas extras ni beneficios adicionales, como las existentes en las modernas economías occidentales. Por lo tanto, podríamos concluir que el modelo chino es socialista en lo político, pero en lo económico es un fiel reflejo del muy criticado capitalismo salvaje que se ha superado en países avanzados.

La gran interrogante que surge es si China podría mantener su asombroso crecimiento y competitividad internacional si adoptara un modelo democrático, en el que su fuerza laboral pueda lograr los niveles remunerativos y los beneficios legales de los que gozan los países más avanzados.

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica