diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
China: voces de una generación silenciosa /I
Frente a los notables logros económicos de China y, en la antesala del XVIII Congreso del Partido Comunista de ese país, su liderazgo político y gubernamental, que encabezan Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao, han rechazado los amagos de pequeños grupos dentro de esa institución que amenazan con la vieja retórica maoísta y la vuelta a los nefastos tiempos de la Revolución Cultural.
Por ello y para entender mejor ese rechazo conviene revisar algunos testimonios de actores y testigos de esos años de revolución marxista, que refieren las acciones del Partido Comunista de la época y las penurias que le tocó vivir a la sociedad china de esos tiempos de Mao. 

Temas que están muy bien documentados en el interesante libro China witness-Voices from a silent generation, cuya autora, Zinran, es una periodista y escritora nacida en Beijing en 1958, quien recoge en su voluminosa obra interesantes entrevistas con testigos, la mayoría octogenarios, quienes vivieron el período conocido en Occidente como "los tiempos de la China Roja" y refieren el caos político que sufrió la sociedad china durante el régimen maoísta.

Son voces de una generación silenciosa, testigos octogenarios y nonagenarios que narran los terribles hechos y violaciones de derechos humanos promovidos por la llamada Revolución Cultural de Mao, como persecuciones políticas, hambrunas, confesiones forzadas a personas sobre sucesos en los que no habían incurrido, castigos por crímenes no cometidos y otras atrocidades que generaron una atmósfera de terror en esos tiempos.


Entre muchas otras, se presenta la historia de Lin Xiangbei, de 89 años, quien pasó dos décadas como prisionero político, a pesar de haber sido desde los 19 años miembro del Partido Comunista; pero dentro de las frecuentes purgas internas fue señalado como contrarrevolucionario por sus propios camaradas. O la referencia de la maestra Sun y su esposo, ex prisioneros de la granja y prisión de Shihezi, la más grande del país, concebida por Mao en 1950, para recluir a los considerados contrarrevolucionarios y en la que se hacinaron más de 200.000 prisioneros del derrotado Partido Nacionalista y cerca de 300.000 convictos sometidos a trabajos forzados por no compartir el autoritarismo comunista.


Según estos ancianos testigos, en ese lúgubre campo de castigos, la simple posesión de un radiorreceptor calificaba a su dueño como un agente secreto, con todas las consecuencias de ese señalamiento; y la mínima demostración de cultura y desarrollo intelectual era equivalente a ser calificado como reaccionario y contrarrevolucionario.


Mr. You, de 78 años, pionero de la exploración petrolera del país e igualmente víctima de la Revolución Cultural de Mao por sus vinculaciones con colegas rusos, refiere que hasta 1980 las parejas que eran miembros del Partido Comunista requerían autorización del mismo para cortejarse y comprometerse en matrimonio; y nadie corría el riesgo de manifestar opinión propia, pues en esos tiempos solo prevalecía el pensamiento de Mao, cuya imagen debía presidir todo acto público o social.


Muy relevantes, por su nivel intelectual, son los interesantes relatos de la general Phoebe de 78 años, profesora de idiomas y también de padres académicos universitarios, quien se incorporó al brazo armado del partido comunista en 1949 y llegó a dirigir el Instituto de Lenguas Extranjeras hasta su jubilación. Ella cuenta cómo en los tiempos de la Revolución Cultural los profesores universitarios eran tratados como animales, sufriendo los frecuentes ataques y humillaciones de los guardias rojos; y describe las precarias condiciones de vida a que eran sometidos los intelectuales en esos años de barbarie, bajo el impulso de una revolución cultural que esta general china calificaba de ridícula y consideraba como uno de los más grandes errores y crímenes de Mao; todo ello a un costo de más de 50 millones de vidas, que califica a Mao como el mayor genocida del siglo pasado, superando con creces a las tiranías de Stalin y Hitler.


Para Phoebe las reformas de la década del 80 contribuyeron a rescatar la clase académica y la intelectualidad china, casi destruidas en los tiempos de Mao; pero señala su preocupación por lo que ella denomina la explosión de materialismo que caracteriza a la China actual; y por los grandes contrastes en los niveles de desarrollo entre el este y el oeste del país y entre las ciudades y el campo, lo que pueden ser factores de posibles conflictos y mayores presiones para la democratización del país.


El Gobierno venezolano ha estado auspiciando significativas relaciones económicas con China, con compromisos petroleros y endeudamientos que nos obligan por más de una década con esa potencia; por ello resulta interesante estar atentos al desenvolvimiento de ese país y especialmente a sus eventuales cambios políticos que ojalá no lo retrotraigan a los fracasados ensayos del autoritarismo comunista que sumiera al gigante asiático en la miseria y la esquizofrenia social.

jmoreno@unimet.edu.ve

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica