diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán
La crisis financiera que sacude la economía mundial y que es reflejo del agotamiento del modelo economicista neoliberal está alcanzando en las últimas semanas mayor resonancia en el ámbito de la economía de los países integrantes de la Unión Europea, debido a la forma cómo la dirigencia política griega, encabezada por el Primer Ministro Giorgos Papandreu, ha manejado el problema específico de ese país.
Más preocupado por su destino político que por el colapso al borde del cual se encuentran la economía y las instituciones financieras de Grecia. Crisis que, de no manejarse adecuadamente, puede generar graves consecuencias para el euro y la mayoría de las economías de los países de la Unión Europea.

Conviene resaltar el papel protagónico que ha desempeñado en el Grupo de los 20 (G20) en la búsqueda de soluciones a esa crisis la Canciller alemana Angela Merkel, no sólo por el temple de sus actuaciones, sino fundamentalmente por la solidez de la economía del país que representa. Una economía heredera del llamado "Milagro Económico Alemán" de la postguerra y que, desde entonces, se ha regido por el paradigma de economía social de mercado que fue impulsado por Konrad Adenauer, primer canciller de la Alemania derrotada y dividida, y su ministro de economía Ludwig Erhard, con el objetivo fundamental de la reconstrucción económica de la Alemania Occidental y el establecimiento de un marco político e institucional para evitar el autoritarismo, el estatismo y el centralismo. También para facilitar el funcionamiento del mercado en un marco ético, acompañado de una activa política social impulsada por el Estado. Por ello, la frase emblemática con la que se identificó ese modelo en sus comienzos se resume en el postulado: "Tanta competencia como sea posible, tanta planificación como sea necesaria". Se trata de un paradigma de desarrollo que ha experimentado varios ajustes a lo largo de su exitoso desempeño y que se entiende, no como una política económica ni como un modelo puramente económico, sino como un orden económico y político integral en el que el ser humano se ubica como el eje y fin del desarrollo y de la actividad económica. Un orden que en más de seis décadas de estarse implantando, con sucesivas coaliciones de partidos, ha colocado a la República Federal Alemana como la tercera potencia económica mundial después de Estados Unidos y Japón, habiendo superado con éxito la pesada carga de la reunificación, desde 1990, a pesar de los problemas heredados de la endeble economía de la Alemania del Este que, desde el fin de la guerra, había estado bajo la férula comunista.
Desde el inicio del paradigma de Economía Social de Mercado (ESM) se enfatizó en la importancia del mercado como rechazo a la nefasta experiencia del Nacional-Socialismo de Hitler que sumió al país en un control absoluto de la economía, con un estado dictatorial y un régimen interventor y dominante. Por ello, los padres de la nueva economía le asignaron al Estado el papel de preservar un ambiente de libre competencia, pero evitando tendencias monopólicas u oligopólicas. Seleccionaron el término "social" y no "socialista" para diferenciar el nuevo sistema de aquellos en que el Estado se reservaba el derecho de dirigir la economía o intervenir libremente en ella.
A través de la ESM, Alemania ha manejado exitosamente su estrategia de inserción en la Unión Europea e incorporado el componente medio ambiental como política fundamental de ese gobierno, por lo que ahora se habla de Economía Social y Ecológica de Mercado.
Los relevantes logros actuales de la economía alemana y la forma como se ha comportado frente a la crisis financiera que afecta la mayoría de los países europeos, permiten señalar que ese país está viviendo un nuevo milagro económico que se evidencia por el hecho de que mientras las economías europeas, y las más avanzadas como la de Estados Unidos y Japón, enfrentan graves problemas de crecimiento y notables niveles de desempleo, la economía alemana tiene un sólido crecimiento y ha logrado reducir el desempleo de 8,5% en 2007 a 6,9 % el año pasado. Se ha mantenido como el segundo exportador, a escala mundial después de China y con un superávit de cuenta corriente de 5,3% del PIB.

Steven Rattner, en un artículo en Foreign Affairs de julio-agosto 2011, destaca que el esfuerzo concertado entre el Estado y el sector privado, política esencial del modelo ESM, ha sido factor determinante del logro de este nuevo milagro económico alemán, en el que no sólo el poderoso sector automotriz (Daimler-Benz, BMW, Porsche, Audi y Volkswagen), sino igualmente las numerosas y altamente eficientes pequeñas y medianas empresas manufactureras, han cumplido un papel protagónico.

Para analizar estos temas, el Centro de Estudios Latinoamericanos Arturo Uslar Pietri (Celaup) de la Universidad Metropolitana, está ofreciendo un curso internacional de Economía Social y Ecológica de Mercado, con la participación de importantes académicos alemanes, chilenos y venezolanos, el cual comenzará el 12 de este mes en las instalaciones del Celaup.

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica