diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Dos acuerdos para volver a unirnos / II
Venezuela requiere, como lo indicamos en el artículo anterior, un esfuerzo de unidad nacional para enfrentar, con proyectos consensuados, retos que son fundamentales para lograr la gobernabilidad democrática del país y el avance en su proceso de desarrollo, en el entorno de las nuevas realidades globales.
Ya hemos dicho que uno de esos acuerdos para volver a unirnos, debe ser el de la alianza para impulsar una reforma integral de nuestro sistema educativo, a todos sus niveles, para dotar al país de una educación incluyente y de calidad, como estrategia fundamental frente a la demanda de los nuevos tiempos que se están conformando, al ritmo del desarrollo de la sociedad de la información y el conocimiento.

Pero el otro gran acuerdo que convoca a la unidad de todos los venezolanos está referido a la profundización de la nacionalización petrolera, para hacer de los hidrocarburos una eficiente herramienta de desarrollo diversificado, incluyente y sostenible de nuestra economía y contribuir a romper con la cultura del rentismo, exponenciada en el país por el manejo estatista, clientelar y populista de la producción petrolera y, especialmente, de los ingresos derivados de las exportaciones de este recurso, con un mínimo valor agregado nacional. 

Para entender la consigna de profundización de la nacionalización petrolera, es necesario recordar que con la Ley Orgánica promulgada en agosto de 1975, en un ambiente de gran acuerdo nacional, lo que se logró fue la estatización de la industria y el comercio de los hidrocarburos, como monopolio estatal que ha contribuido al fomento de una economía cuasi monoexportadora. 

En su desarrollo se ha puesto poco énfasis en el proceso de industrialización de este recurso y en promover las externalidades que la explotación y desarrollo -aguas abajo- puedan generar para incentivar la creación de empresas de procesos petroquímicos y químicos y empresas de bienes y  servicios,  en apoyo a estos posibles desarrollos industriales.

Este debe ser el verdadero sentido de la nacionalización petrolera y de su profundización, como gran proyecto de concertación nacional para fortalecer el sector industrial interno y a nuestras empresas de bienes y servicios petroleros, y para  incorporarle un importante valor agregado a las exportaciones de hidrocarburos y derivados. 
Todo ello entendiendo que la cadena de valor de esta industria comienza antes de la producción con el suministro de bienes y servicios y que es imprescindible la formación del capital humano, la investigación y el desarrollo tecnológico en el sector con una activa participación de nuestras universidades. 

En estos aspectos el exitoso caso de Noruega puede ser una valiosa referencia. Conviene referir que, luego de la mal llamada nacionalización, el mayor porcentaje de valor agregado de nuestras exportaciones petroleras se logró en 1985, cuando la composición de las mismas tuvo 38% de refinados, para  descender progresivamente a los niveles de los últimos años, en los cuales no solamente estamos exportando menos, sino además con un valor agregado que no llega al 25% de productos.

La profundización de la nacionalización petrolera, en los términos que hemos señalado, sería un gran aporte a la revitalización de la economía nacional y para lograr que la industria petrolera contribuya activamente, con visión productiva a hacer del petróleo una verdadera herramienta del progreso del país.  

Pero la  profundización de la  nacionalización petrolera significa igualmente gerenciar a Pdvsa con una visión profesional, al margen del clientelismo político y con un sentido comercial y participativo, promoviendo, sin complejos chauvinistas, la inversión privada y el ahorro interno, mediante fondos de pensiones que puedan ser una fuente complementaria de financiamiento,  por vía de participación accionaria, de los nuevos proyectos que requieren con urgencia esa industria para lograr niveles adecuados de producción, refinación y desarrollos aguas abajo,  indispensables para que el país deje de ser un mero exportador de crudo, como en la práctica lo ha sido desde que se estatizó el petróleo. 

Las difíciles circunstancias financieras de Pdvsa, la crisis eléctrica estructural que vive el país y los cambios que se avizoran en el panorama energético, con precios petroleros hacia la baja, como producto de la crisis económica global, son determinantes que obligan a enfocar, con sensatez y con la visión de un gran acuerdo nacional,  la estrategia propuesta de profundizar la nacionalización petrolera. Solo así ese recurso, hasta ahora estatizado, dejará de ser un instrumento de rentismo populista y de clientelismo político para convertirse en una verdadera herramienta del desarrollo nacional. 

Solo así los venezolanos dejaremos de ser rentistas del petróleo para convertirnos en ciudadanos proactivos. 
Cuando lo logremos, entonces sí podremos decir con propiedad, que hemos nacionalizado el petróleo para que sea de todos los venezolanos y para sembrarlo en actividades productivas que contribuyan a la diversificación de nuestra economía y a un proceso inclusivo y sostenible del desarrollo del país.      

Director general del Celaup, Universidad Metropolitana
www.unimet.edu.ve/celaup

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica