diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
El dilema chino
Doctrina y anti autonomía confrontan a China una situación difícil de entender
La autonomía está consagrada desde la creación de las primeras universidades del mundo. Es un principio y jerarquía que asegura a la institución universitaria la libertad de cátedra y la autoridad para organizar y planificar su propio desarrollo, con transparencia en la gestión, rendición de cuentas y responsabilidad social como normas obligantes por la naturaleza de servicio público que caracteriza a esos centros de educación superior. 

No puede concebirse una universidad encasillada en un modelo reduccionista de pensamiento único que atenta contra su naturaleza. La universidad, tal y como la define la Unesco, es un centro de pensamiento crítico y de poder intelectual que es requerido por la sociedad “para que la ayude a reflexionar, comprender y actuar.”

En la América Hispana la universidad nació con la autonomía consagrada por la monarquía española quien fundó las primeras universidades siguiendo los modelos autonómicos de Salamanca y Alcalá de Henares. El principio autonómico prevaleció durante la colonia y al consolidarse la independencia, cuando en 1827, Simón Bolívar como Presidente de la Gran Colombia reafirmó la autonomía y dotó de recursos propios a la que con el tiempo se convirtió en nuestra Universidad Central de Venezuela. Conviene señalar además que, a nivel mundial, los valores y principios de la autonomía universitaria siempre han estado vinculados  a gobiernos democráticos y son característicos de las más prestigiosas universidades del planeta.

Estas consideraciones introductorias son propicias, como referencia, para analizar la autonomía universitaria en China -país con el que Venezuela ha venido incrementando nexos y compromisos como política de Estado- y sus tendencias más recientes que parecieran plantear un dilema entre la autonomía o el blindaje ideológico, ya que en los últimos años se ha acentuado el empeño del gobierno de intervenir en la gestión académica de las universidades dictando pautas de orientación doctrinaria en la educación superior. Es así como, en una conferencia de Yuan Guiren, ministro de educación de ese país, con motivo del foro celebrado el pasado mes de enero sobre “Mejora del trabajo ideológico en universidades y colegios”, esta alta figura del gobierno chino planteó el mandato de mantener la integridad política y no permitir libros de texto que promuevan los valores occidentales, lo que para él facilitaría la infiltración ideológica por parte de “fuerzas enemigas de la cultura china”. Por ello conceptos como estado de derecho, sociedad civil y derechos humanos no deben incluirse en los debates ideológicos que se promuevan en las universidades del país. Igualmente se prohibe la crítica al liderazgo del partido comunista, al socialismo y al sistema de gobierno del país. Señaló además el ministro Guiren que a los maestros y profesores “nunca se les debe permitir expresar resentimientos personales o descontentos, ni inculcar ideas negativas a los estudiantes cuando estén impartiendo clases. 

Estas tendencias violatorias de la autonomía universitaria y de la libertad de cátedra se enmarcan dentro del empeño ideologizante que ha estado promoviendo Xin Jinping, actual presidente de China, desde que asumió el poder en 2012, quien además de imponer el control de Internet rechaza las ideas occidentales que proclaman el multipartidismo y la libertad de prensa, por lo que su gobierno ejerce un estricto control de los medios de comunicación y se han intensificado esfuerzos por hacer respetar la doctrina comunista. Ante las reacciones y resistencias que han surgido en las universidades y otros centros educativos frente estas medidas totalitarias, el gobierno ha procedido a la destitución y hasta encarcelamiento de profesores y maestros, sin permitir el más mínimo diálogo político. Se pretende así convertir a la universidad China en centros de alienación y difusión de la propaganda del partido comunista. 

Los criterios educativos del ministro Guiren y las políticas totalitarias e ideologizante que adelanta Xi Jinping hacen recordar las campañas de purificación ideológica de la nefasta Revolución Cultural impulsada por Mao, durante la década de 1966 a 1976, que además de generar el caos y la violencia en la sociedad china, tuvo desastrosas repercusiones en la comunidad académica e intelectual del país, cuando el partido comunista y sus “guardias rojos” comenzaron a apoderarse de todas las instituciones culturales y educativas para deslastrarlas de ideas burguesas, eliminando los exámenes en los estudios universitarios y reduciendo los mismos a tres años, con absoluto desprecio por toda técnica pedagógica. Con ese brutal experimento de ingeniería social, Mao destruyó, a lo largo de 10 años todo el sistema educativo chino.

No hay dudas que actualmente la educación universitaria china se debate entre el esfuerzo por lograr los niveles de excelencia y de ciencia y tecnología que requiere la apertura y la globalización de la economía que adelanta ese país y, en contraste, las recurrentes tendencias adoctrinantes y antiautonómicas que se pretenden imponer con el pretexto de un blindaje ideológico frente a Occidente, son tendencias confrontadas que le plantean a China un grave dilema difícil de entender. 

No quisiéramos pensar que, -dadas las estrechas relaciones del gobierno venezolano con el gigante asiático- las amenazas que se asoman sobre la autonomía de nuestras universidades puedan tener ribetes chinos.

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica