diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Fe y Alegría: 60 años de solidaridad
Para finales de 2013 tenía registrado cerca de un millón seiscientos mil participantes
Decía Mahatma Gandhi que “… la verdadera economía es la economía de la justicia… el fin a ser logrado debe ser la felicidad humana combinada con el completo crecimiento mental y moral”, y más recientemente el Papa Francisco, en una carta dirigida al Foro Económico Mundial reunido en Davos (Suiza) durante el pasado mes de enero, al plantearle a los líderes de la economía global la necesidad de impulsar el desarrollo con “una visión trascendente de la persona”, les señalaba que “… la comunidad económica internacional puede contar con muchos hombres y mujeres de gran honestidad e integridad personal, cuya labor se inspira y guía por nobles ideales de justicia, generosidad y atención por el autentico desarrollo de la familia humana…”. No hay dudas de que estos sólidos principios humanistas fueron guías de acción que animaron al sacerdote jesuita y educador chileno, José María Velez para fundar, en marzo de 1965, el movimiento Fe y Alegría, convertido en sus seis décadas de fructífera labor en un claro ejemplo de solidaridad y de Capital Social en acción al servicio de los más necesitados.

Fe y Alegría comenzó su solidaria labor educadora y de promoción social en un pobre barrio caraqueño, el entonces sector 18 de octubre, lo que ahora es la populosa parroquia del 23 de enero. Y fue Abraham Reyes, humilde albañil de la zona, quien cedió parte de su vivienda familiar construida con sus ahorros de 7 años para que el Padre Velez instalara la semilla de la primera escuela de Fe y Alegría con 70 niños de esa localidad quienes, desde el comienzo y siguiendo la filosofía educativa del fundador, recibieron una educación integral de calidad. Bajo el lema de “la mejor educación para los más pobres”, el fundador y el equipo de la comunidad que lo apoyó impulsaron este movimiento solidario, empeñados - como lo ha sido hasta ahora - en hacer de la educación un instrumento de crecimiento integral y social para sembrar en el joven educando los valores de la generosidad, la solidaridad y la responsabilidad personal y social; en aras de formarlo fortaleciendo su carácter y capacidad de trabajo y emprendimiento.

Hoy en día Fe y Alegría impulsa sus actividades con cobertura internacional como un movimiento de educación popular, actividades de carácter integral y focalizado fundamentalmente hacia sectores empobrecidos y excluidos, para apoyarlos en su desarrollo personal y promover la participación social de los mismos. Sus promotores son - como los quería el Padre Velez  - pedagogos de la educación de la Fe y pedagogos de la alegría, todos ellos convencidos de que la falta de educación es la principal causa de marginalidad social.

En la actualidad, Fe y Alegría opera activamente cinco programas fundamentales: 1) Educación escolar formal, que es el sector programático más conocido y más importante de la organización además de ser quien le dio su origen; 2) Educación formal semipresencial y radiofónica; es un programa iniciado en 1975, a raíz de la creación del Instituto Radiofónico Fe y Alegría; 3) Educación alternativa y no formal que incluye centros infantiles, alfabetización, educación especial, refuerzo escolar, capacitación laboral y empleo, entre otros programas de capacitaciones; 4) Formación docente, programa clave de la organización para formar a los formadores en los principios y valores del capital social que es la columna vertebral de Fe y Alegría; 5) Servicios asistenciales y desarrollo comunitario, que reafirman el compromiso de la organización con las comunidades donde opera con actividades asistenciales en el área de la salud, nutrición y otros proyectos de desarrollo social.

Para finales de 2013, Fe y Alegría tenía registrado en sus diversos programas a nivel internacional, cerca de un millón seiscientos mil participantes, en más de 1.100 escuelas, 53 emisoras de radio, 700 centros de educación a distancia y 880 de educación alternativa y servicios. En la organización, que opera bajo la coordinación general de la Campaña de Jesús, con directores nacionales en cada país, laboran cerca de 40 mil personas, en 19 países de Latinoamérica. Entre ellos destaca Venezuela-país fundador-, en donde el programa funciona en 7 zonas con 171 oficinas   locales, 29 centros del Instituto Radiofónico y 6 Institutos Universitarios de Educación Superior; y Perú en donde Fe y Alegría opera desde 1965 y al presente tiene 7 Institutos Superiores Tecnológicos con 268 talleres, 161 escuelas y en total se atienden más de 90 mil niños peruanos. Fe y Alegría se ha extendido también en España (1985), en Italia (2001), y más recientemente en Shad (2007) para el África Subsahariana, en donde ya funcionan 28 centros que tienen registrados más de 8 mil participantes de los diversos programas, siendo esta iniciativa  el proyecto póstumo del Padre Velez, ese apostal de la educación y de la solidaridad, quién falleció en 1985 cuando ya contemplaba la idea de extender su obra al continente africano. 

Las seis décadas de Fe y Alegría, cumplidas en este mes de marzo, son un vivo ejemplo de un esfuerzo solidario de educación integral y de calidad,  y de promoción social, que se ha convertido en un dinámico movimiento internacional de lucha contra la pobreza y exclusión social. Una iniciativa de origen venezolano, con proyección global que ratifica el alto valor de la solidaridad como herramienta para asegurar la dimensión humana del desarrollo y confirma el señalamiento que hacía el Papa Francisco sobre los muchos hombres y mujeres de buena voluntad que, a nivel mundial pueden contribuir a ese importante objetivo de justicia social.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del CELAUP
Universidad Metropolitana
www.unimet.edu.ve > celaup
Twitter: caratula 2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica