diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social
En la antesala de un proceso eleccionario para renovar las autoridades de las alcaldías y concejos municipales del país, cuyos períodos ya están vencidos, y ante la idea que en paralelo ha venido imponiendo el Gobierno para configurar las estructuras comunales, conviene hacer algunas reflexiones sobre el papel que corresponde a estos gobiernos locales y sobre la necesidad de educar para la libre y eficiente participación ciudadana, mediante el fomento del capital social.
No hay dudas que frente a tendencias centralistas de gobiernos totalitarios, la promoción y el fortalecimiento de los gobiernos locales es la forma más adecuada para preservar la gobernabilidad democrática y romper con la pasividad ciudadana que tiende a prevalecer en nuestras sociedades latinoamericanas tradicionalmente estatistas y con poca confianza en la democracia y sus instituciones. Por ello es necesario entender la relevancia de fomentar en nuestra cultura política la importancia de la delegación de poderes desde el centro hacia las comunidades regionales y locales, como la forma adecuada de asegurar una genuina democracia participativa en la que los ciudadanos tengan posibilidad de involucrarse directamente en la búsqueda de soluciones propias para mejorar su calidad de vida. Pero ese proceso de descentralización para ser sostenible debe acompañarse de una apropiada asignación de recursos para financiar las actividades y programas a transferir a esos gobiernos, regionales y locales, lo que a su vez obliga a definir un régimen de responsabilidad fiscal por parte de esas comunidades, a fin de asegurar la eficiencia, efectividad y transparencia en la gestión pública de las mismas. 

El tema de la transparencia en la gestión de los gobiernos regionales y locales y la capacidad para resolver los problemas de las comunidades, está vinculado a la disponibilidad de informar de manera oportuna a los ciudadanos sobre las actividades gubernamentales, atendiendo adecuadamente las demandas de los mismos, ya que solo en aquellas comunidades en las que las autoridades locales responden eficientemente a la demanda de los vecinos, se puede fomentar el interés de los mismos en la participación comunitaria, en apoyo a las mejoras en esas comunidades y como agentes con poder contralor y de vigilancia y evaluación para asegurar el manejo honesto de los recursos, todo ello fomentando, al margen de las preferencias políticas, la comunicación y la participación activa de los líderes comunitarios y de las organizaciones no gubernamentales de las comunidades. 

La participación ciudadana debe promoverse como importante estrategia para construir ciudadanía, educando a las personas para el reconocimiento de sus derechos y de sus obligaciones, no solo respecto al entorno comunal, sino igualmente como integrantes de la comunidad democrática del país. Para ello es necesario entender la importancia del fomento del capital social que debe ser tarea no solo de los gobiernos locales, sino igualmente del sistema educativo del país en su compromiso de formar ciudadanos con cultura cívica y responsabilidad social, como agentes genuinos de una auténtica democracia. 

No debemos olvidar que para lograr comunidades ordenadas, dignas, con cultura de paz y que por consiguiente se beneficien de una elevada calidad de vida, se requiere desarrollar en las mismas los sentimientos de pertinencia o de capital social de apego que aseguren que los derechos y obligaciones surjan en forma espontánea de la propia organización comunitaria y de sus instituciones locales; lo cual se logra además fomentando otros valores constitutivos del capital social como son la participación, el compromiso social, la solidaridad y los principios éticos y el sentido comunitario, indispensables para generar la confianza, reciprocidad e inclusión social, factores claves para asegurar el éxito en una comunidad en la búsqueda de una mejor calidad de vida. 

Finalmente es importante recalcar la necesidad de que las autoridades de los gobiernos locales sean escogidas democráticamente por sus propias comunidades, a través de procedimientos electorales libres y secretos, sin injerencias externas ni manipulaciones del poder central que puedan entorpecer el espíritu de esa actividad comunitaria en desmedro de los intereses de la misma. No olvidar que la genuina democracia es la democracia participativa pero sin injerencias ni condicionamientos externos, que son vicios de las llamadas democracias pactadas y tuteladas en las que privan solo intereses de cogollos partidistas o de gobiernos autoritarios que, por su naturaleza, tienden a ser regímenes centralistas que descartan la participación comunitaria independiente, ya que la misma es contraria a los vicios del clientelismo y de la demagogia política que son rémoras del desarrollo y males endémicos de las instituciones de la democracia. 

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
www.unimet.edu.ve
Twitter: caratula2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica