diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Haiyan: la advertencia de la tierra
El derretimiento de los gélidos bloques polares sería catastrófico para las ciudades costeras
El fin del pasado año fue escenario de una serie de desastres ecológicos producto de torrenciales aguaceros que azotaron a varios países de Latinoamérica y de Europa y de fuertes olas de calor en Argentina y Australia. Pero el evento mas catastrófico fue el fenómeno ecológico identificado como el tifón 

Haiyan que durante el 8 y 9 de noviembre devastó las áreas costeras de Filipinas, con vientos de hasta 315 k/h, levantando olas de hasta 7 metros, lo que en poco tiempo transformó en escombros a muchas aldeas generando cerca de 5.600 personas fallecidas, más de 3 millones de desplazados y cerca de 10 millones de damnificados, con daños materiales que superan los 699 millones de dólares, incluyendo más de un millón de viviendas dañadas.

Por sus efectos Haiyan, recuerda el huracán Katrina que azotó, en agosto de 2005 al sur de los Estados Unidos, con vientos sostenidos de 280 k/h causando graves daños, especialmente en el estado de Louisiana, cuya principal ciudad, Nueva Orleans fue inundada en 85%, siendo el mayor desastre natural registrado hasta la fecha en ese país, con pérdidas materiales estimadas en más de $75 mil millones y un saldo de 1.836 pérdida de vidas humanas; y más recientemente el ciclón Nargis que en mayo de 2008 golpeó las costas del suroeste de Mianmar (Birmania) con más de 210 k/h, provocando inundaciones que llegaron a más de 30 kilómetros en tierra firme, lo que ocasiono más de 10 mil muertos, 41 mil desaparecidos, y grandes devastaciones en infraestructura y en el sector agrícola.

A estos dramas ecológicos debemos agregar algunas otras graves tragedias que en las últimas décadas han sido preocupantes señales de la crisis medioambiental que vive nuestro planeta, y ante las cuales, por sus mortales consecuencias, resaltan el terremoto y tsunami de Japón que, el 11 de marzo de 2011, y con una magnitud de 8.9° Richter, ocasionó más de 5 mil muertos y cientos de millones de pérdidas. 

Igualmente el terremoto de Haití en 2010, sismo de 6° Richter que ocasionó más de 310 muertes y un millón de desplazados; también el tercer terremoto más fuerte registrado en el planeta con 9.1° Richter, el cual se produjo en el océano Indico, como un fenómeno submarino provocando, en diciembre de 2004, graves inundaciones en Malasia, Sri Lanka, India y Tailandia, con un saldo de más de 20 mil muertes. Hay que agregar a estos fenómenos ambientales las olas de calor que se generaron en Europa en el verano de 2003 y que, solo en Francia causaron más de 10.000 muertes y en toda Europa cerca de 35.000, con desbastadores daños a la agricultura y sequías históricas en ríos de Italia, Francia y Alemania. 

En Venezuela no podemos olvidar el dramático deslave que afecto las costas del estado Vargas como consecuencia de continuas y torrenciales lluvias que, desde finales de noviembre de 1999 ocurrieron en esa zona, produciendo durante los días 15, 16 y 17 de diciembre grandes inundaciones que sesgaron más de 30 mil vidas humanas causando más de $3.500 millones en daños materiales, con la destrucción de cerca de 15 mil viviendas y miles de desaparecidos.

Ya es bien sabido que los desastres ecológicos que se han venido incrementando en las últimas décadas están estrechamente vinculados al calentamiento global con predicciones en diversos estudios que señalan que a este ritmo creciente, nuestra atmósfera podría sufrir un incremento adicional entre 1.8° C y 4°C a lo largo del presente siglo, dependiendo de la generación de volúmenes que crecen de los gases que producen el llamado efecto invernadero, constituidos en gran medida por el C02 derivado de la combustión de hidrocarburos, de la desforestación y de la descomposición de la biomasa. 

Todo ello, en gran medida producto del modelo economicista y poco amigable con el interés planetario en el que se sustenta la sociedad contemporánea. El riesgo de esta tendencia se hace critico para la existencia humana, si el incremento de la temperatura promedio global supera 2°C; y en estudios recientes del Banco Mundial se advierte que si persiste esa tendencia, para fines del presente siglo se podría alcanzar una temperatura atmosférica promedio de 4°C, más alta que la actual, lo que adicionalmente aceleraría el derretimiento de los gélidos bloques polares y sería catastrófico para cientos de ciudades costeras en todo el planeta. 

En el caso de Venezuela regiones como la Península de Paraguaná, las ciudades asentadas en las costas de nuestro litoral central, las islas de Margarita, Coche y Los Roques y el Delta del Orinoco desaparecerían bajo las aguas, por la sensible elevación del nivel del mar que se generaría

En otros estudios se refiere que, según varias teorías científicas, modelos matemáticos y registros geológicos, la humanidad se está dirigiendo inexorablemente hacia un “colapso planetario inminente”, como lo revelan los desastres ecológicos que son cada vez más frecuentes. Arne Mooers, experto en biodiversidad de la Simon Fraser University de Canadá y uno de los autores de estos estudios señala que “una vez iniciado el proceso de transformación no habrá vuelta atrás. 

Estamos en un 43% de una escala que, de alcanzar el 50% entraríamos irremediablemente en la etapa de los cambios irreversibles”.

Frente a este amenazante drama ecológico, se realizó a finales de noviembre en Varsovia, Polonia, una nueva conferencia de la ONU sobre el cambio climático con miras a emprender acciones más ambiciosas frente al calentamiento global. 

Lo deseable sería que los responsables atiendan oportunamente las advertencias de la tierra para que prive la sensatez y el interés planetario por encima de los sesgos excluyentes y ecocidas del capitalismo contemporáneo.

jmoreno@unimet.edu.ve

Director General del Celaup

www.unimet.edu.ve

@caratula2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica