diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La caridad en la verdad y la razón de los indignados
A tres años de la notable encíclica del Papa Benedicto XVI, sobre el desarrollo integral Caritas in veritate, fechada el 29 de junio de 2009, aún persiste la crisis económica que sufren especialmente Estados Unidos y varios países europeos, en relación con la cual no se visualizan soluciones adecuadas y que den especial atención a los grupos más golpeados por estos problemas ya recurrentes del economicismo contemporáneo.
Es por ello que el extendido movimiento de los llamados "indignados" que se inició en España, en mayo de 2011, ha vuelto este año a expresarse, con multitudinarias manifestaciones, tanto en Madrid como en otras importantes localidades españolas con mensajes que clamaban por la gratuidad de la educación y de la salud pública, por el derecho a una vivienda digna y un puesto de trabajo con justas remuneraciones y, además, pedían que no se aplicaran mas fondos públicos para rescatar los bancos. En Londres, los indignados se expresaron con protestas en el distrito financiero de City. 

Estas manifestaciones se repitieron en Grecia, frente a las drásticas medidas que las autoridades de ese país han estado imponiendo. También en Alemania se han realizado violentos reclamos criticando los abusos de los bancos y en contra de los programas de austeridad indiscriminada que está aplicando el gobierno.

En Portugal la razón de lucha la han centrado en contra del deterioro de la calidad de vida, generados por las políticas de austeridad impuestas por los gobiernos europeos en los distintos países en crisis en esa zona. 

En Francia las protestas han tenido una orientación de mayor acento político bajo las consignas de "votar no basta". Los indignados irlandeses han manifestado con el mensaje crítico de "no somos propiedad de los políticos y banqueros" y reclamando "por una democracia real y participativa" que garantice a todos "vivienda, trabajo, cultura, sanidad, educación gratuita y participación política". En Roma los indignados se agruparon bajo la consigna de "Olimpíadas de los derechos", con el lema de "resolvamos el desastre". 

Otros movimientos similares colmaron de noticias los medios el pasado mes de mayo en Europa Central y Oriental, en plazas emblemáticas de ciudades como Viena, Budapest, Bratislava, Bucarest, Belgrado y Sofía. Detroit y Nueva York también se hicieron eco de estas protestas de los inconformes con el actual estado de cosas, clamando más justicia social, distribución equitativa de la riqueza y una nueva ética política. Todo ello uniéndose a las protestas generalizadas contra la corrupción, el desempleo, las faltas de perspectivas, la precariedad social y la manera sesgada como los gobiernos han venido enfrentando la crisis, sin dar apropiadas consideraciones a los grupos sociales más pobres y más afectados por tal situación.

Frente a ese drama que, a su manera han venido denunciando los indignados y cuyas raíces están en un proceso globalizador y un modelo de economía planetaria poco sensibles a la ética y a las reales necesidades humanas, Benedicto XVI responde en su profunda Encíclica con un clamor por el cambio que incorpore el sentido ético y humano a este proceso y plantea la necesidad de construir la nueva sociedad fundamentada en la libertad y la justicia, con un desarrollo que no debe apoyarse en privilegios o posiciones de poder; señalando que el objetivo exclusivo del beneficio cuando es obtenido mal y sin el bien común como el fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza.

Igualmente el jerarca de la iglesia señala algunas distorsiones del desarrollo que, en gran medida, son causa de la crisis actual, tales como la actividad financiera especulativa y la explotación irracional de los recursos de nuestro planeta; y critica las distorsiones de la economía de mercado y su sentido economicista. Por ello, el Papa afirma que si se quiere que el desarrollo sea auténticamente humano, "debe dar espacio al principio de la gratuidad" y ordenar "la lógica del mercado en función de la consecución del bien común, como responsabilidad, sobre todo de la comunidad política". 

Esa condición para el Papa implica que la economía sea solidaria e incorpore la ética para su correcto funcionamiento. Benedicto XVI advierte, además, sobre los daños del asistencialismo paternalista, anteponiendo al mismo como su antídoto más eficaz, el principio de subsidiaridad que provee ayuda para los más necesitados, sin promover el clientelismo y la dependencia. Señalamiento que nos parece muy oportuno, dada la nefasta experiencia que en nuestra región hemos sufrido con regímenes populistas y clientelares que devienen en sistemas autoritarios y violatorios de los derechos humanos. 

Las anteriores son sólo algunas consideraciones fundamentales incluidas hace ya tres años en la referida Encíclica papal, coincidentes con el clamor del movimiento de los indignados que, en su propio lenguaje, han venido incrementando sus protestas y reclamos ante las medidas poco humanas como se pretenden resolver los graves problemas que aquejan a la sociedad. Por ello, el Papa invoca "una nueva síntesis humanista", por lo que podríamos concluir afirmando que para evitar que se profundice y globalice esa crisis, es menester impulsar un nuevo humanismo, para humanizar la globalización contemporánea. Desafortunadamente en la reciente cumbre del G-20 estos temas apenas fueron considerados tangencialmente; e igual sucedió con el tema medio ambiental en la Cumbre Río + 20.

jmoreno@unimet.edu.ve

Director General del Celaup

www.unimet.edu.ve > celaup

twitter: @morleo

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica