diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La diáspora inducida
En investigación y docencia, de la Simón Bolívar, han emigrado más de 300 académicos
La revolución científica y tecnológica más profunda de la historia humana. Frente a estos retos surgen ejemplos de países que, en menos de seis décadas han logrado superar la pobreza y alcanzar elevados niveles de desarrollo porque han asumido estrategias apropiadas, promoviendo la excelencia educativa y la inversión en capital humano como las verdaderas ventajas comparativas para aprovechar las nuevas realidades de la modernidad.

Corea del Sur y Singapur son casos emblemáticos de la anterior afirmación. Para impulsar el desarrollo, luego de la crisis producto de la Guerra de Corea, el primero de estos países promovió una política educativa y de ciencia y tecnología calificada como de las más innovadoras, igualitaria y de calidad del planeta, acompañada con un exitoso programa para incentivar el retorno del personal calificado y becas a estudiantes meritorios para cursar estudios profesionales y de posgrado en prestigiosas universidades del mundo. Singapur, con una educación de excelencia y globalizada y un notable impulso a la ciencia y la tecnología, ha pasado del tercer al primer mundo en menos de cinco décadas. En este país operan campus de prestigiosas universidades de los Estados Unidos y Europa y se han creado dos centros científicos y tecnológicos -el Fusionopolis y el Biopolis- proyectados para atraer más de dos mil científicos nacionales y extranjeros para impulsar la ciencia y tecnología en los diversos campos del conocimiento.

En Latinoamérica, Ecuador con su nueva política educativa se asoma como un ejemplo embrionario de la moderna versión del desarrollo. Bajo el lema de pasar de la exportación de materia prima a la exportación de conocimientos, el gobierno está impulsando relevantes cambios que, en el ámbito de la educación superior, se sustentan básicamente en mejorar la profesión del docente y del investigador, promover la excelencia en el sistema, un programa de becas para estudios de maestría, doctorado y posdoctorado en prestigiosas universidades del planeta, y el programa Prometeo para fortalecer la investigación, la docencia y la transferencia de conocimientos en temas especializados, a través de la vinculación de investigadores extranjeros y ecuatorianos residentes en el exterior para impulsar proyectos con universidades y escuelas politécnica, con fines de mejorar el nivel científico y tecnológico del país como palanca del desarrollo nacional. Otros países de la región como Brasil, Colombia, Chile, Argentina, El Salvador y Costa Rica adelantan programas similares.

Cuando se aprecian estas notables iniciativas de países empeñado en fortalecer su capital humano como estrategia para impulsar su desarrollo se hace difícil entender la razón de la crisis que se está generando en Venezuela con la preocupante fuga de talentos acentuada, especialmente en los últimos tres lustros. Se trata de una diáspora de valioso capital humano que, en gran medida, responde al sensible deterioro de la calidad de vida que aqueja a la colectividad nacional -especialmente la inseguridad personal- y a la crisis de nuestro sistema educativo provocada por restricciones de financiamiento y el sesgo populista que privilegia la oferta masiva en desmedro de la calidad de la educación. Razón por la cual podríamos aventurarnos a afirmar que se trata de una diáspora inducida de talento, cuyos objetivos son incomprensibles.

En una reciente publicación de Fundacelac y Talven(1), el aporte del profesor Iván de la Vega de la USB, señala que en las últimas décadas Venezuela se ha convertido en un país de emigrantes con tendencia acentuada, en forma exponencial, en los últimos 15 años, con el agravante que en esa diáspora se incluye un notable grupo de venezolanos de muy buena formación técnica y universitaria. En áreas como la docencia y la investigación, en el caso de la Simón Bolívar han emigrado más de 300 académicos. Y es notoria la emigración en el campo de la medicina, en donde hasta 80% de promociones de jóvenes médicos, debido a grave deterioro de los servicios de salud y a las pobres remuneraciones, han salido a otros países en búsqueda de mejores condiciones de trabajo y de calidad de vida. De la Vega señala que para 2013, más de un millón doscientos mil venezolanos -4,28% de la población- habían dejado el país, algunos con estudios de doctorado y otros estudios especializados, lo que representa una grave pérdida de capital intelectual que se está constituyendo en una seria amenaza para el futuro del país. Solo en Estados Unidos, según cifras extraoficiales se estima que para la fecha señalada más de 500 mil venezolanos estaban viviendo en ese país; las cifras de los migrados a Colombia ya era superior a 34 mil, a Canadá más de 30 mil, a Panamá más de 24 mil; y a diversos países europeos una cifra superior a 521 mil.

Frente a las contrastantes realidades expuestas tenemos que insistir que, así como se hace impostergable que la dirigencia nacional tome conciencia de la necesidad de dar oportuna y adecuada respuesta frente al agotamiento del rentismo petrolero, igualmente se hace perentorio revertir las condiciones que están provocando la diáspora de talento que amenaza con hipotecar el destino del país. Se trata de un cambio histórico que no admite dilaciones y requiere romper con ideologías trasnochadas y complejos tercermundistas.

(1) Diáspora de talento,  migración y educación en Venezuela: análisis y propuestas, Editores Rubén Darío Peralta, Cristina Lares Vollmer y Francisco Kerdel Vegas, nov. 2014.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del CELAUP
Universidad Metropolitana
www.unimet.edu.ve > celaup
Twitter: caratula 2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica