diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La economía solidaria, respuesta a los indignados
La crisis financiera que mantiene en vilo a la economía griega y la estabilidad monetaria de la Unión Europea sigue siendo noticia en los medios de comunicación global.
Especialmente por las continuas protestas, no sólo en Grecia sino en otros países de la región, cuyos pobladores sufren los embates de una situación derivada del mal manejo de esas economías y de la incapacidad de la dirigencia política para buscarle soluciones a ese caos que  básicamente  golpea a los ciudadanos menos favorecidos.

Pero la crisis no se circunscribe a las economías europeas, ya que  en gran medida está vinculada al colapso inmobiliario que generó la caída de Wall Street, en 2008 y que, según Joseph Stiglitz, significó para el fundamentalismo de mercado lo que la caída del Muro de Berlín fue para el comunismo; por lo que este hecho de impacto global, unido a la crisis anterior de los punto.com y a las debacles de grandes empresas iconos de la ciber economía, como Enron, en todas las cuales estuvo presente la manipulación anti-ética de los negocios,  refleja el agotamiento del modelo neoliberal.

Por ello,  la proliferación de manifestaciones de agrupaciones de la sociedad civil que empezaron cuando, con motivo de la conmemoración en Madrid de los 50 años del FMI, en octubre de 1995,  se generó en esa ciudad una protesta contra las tendencias excluyentes de la globalización contemporánea y la incapacidad de los organismos multilaterales para corregir esas fallas. Fue así como se iniciaron  los movimientos  "antiglobalización". Luego ocurriría  la masiva protesta  de Seattle, en noviembre de 1999, en la que más de 50 mil manifestantes provocaron  la suspensión de la tercera reunión mundial de la Organización Mundial de Comercio, con consignas de reclamos por los signos depredadores y las iniquidades derivadas de la forma como se ha estado promoviendo el comercio global.

Igual sucedió en Bangkok, en febrero de ese año, durante la Décima Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo; en Washington durante la Cumbre del Banco Mundial y el FMI, con la presencia de más de 30 mil personas; en Praga en 2000  que impidió otra cumbre similar; en Barcelona en 2001 que provocó la suspensión de la reunión anual del Banco Mundial; en Ginebra, a finales de julio de ese mismo año, cuando más de 150 mil manifestantes protestaron durante una  reunión del G8 que terminó con más de 200 heridos, varios detenidos y un muerto.

El llamado movimiento de "los indignados" se inició el pasado 15 de mayo en Madrid, propagándose rápidamente a otras ciudades de España y Portugal, con reclamos por  la incapacidad de la dirigencia política y empresarial para resolver problemas como el paro, el costo de la vida,  la corrupción y la poca participación ciudadana en los procesos democráticos. Este movimiento se ha expandido a más de 80 países y cerca de 950 ciudades, incluyendo importantes centros financieros como Nueva York, Londres, Frankfurt, París, Berlín, Amsterdam, Roma, Zurick, Hong-Kong, Tokio y Sidney.

Es de observar que estas manifestaciones son promovidas por redes sociales, sin ningún liderazgo individual y al margen del activismo político. Se trata de un reclamo global frente al agotamiento de un modelo económico incapaz de solventar los graves problemas que aquejan a la sociedad planetaria, con más de 2.000 millones de seres humanos sobreviviendo con apenas 2US$ diarios, una profunda y creciente disparidad de ingreso entre ricos y pobres y entre  países ricos y el resto. Un modelo que ha generado un frágil equilibrio ecológico degradando un importante porcentaje del ecosistema del planeta y que,  por su visión economicista y promotor del consumismo en la que está ausente  el componente ético, ha sido generador de hambre, pobreza, destrucción ambiental y persistente injusticia social.

Al movimiento de  los indignados hay que agregar la llamada "Primavera Árabe", impulsada fundamentalmente por jóvenes en contra  de las despóticas y corruptas dictaduras que en el Norte de África mantienen secuestrada la libertad y los derechos humanos; habiendo logrado estos movimientos el derrocamiento de esos regímenes en Egipto, Túnez y Libia; aunque quedan sobreviviendo a esa valiente resistencia civil regímenes como las sanguinarias autocracias de Siria e Irán.

Frente a estas realidades, no es posible permanecer indiferentes al reclamo global de los indignados y demás movimientos que han acrecentado sus protestas por  las nocivas consecuencias sociales, políticas y ambientales del modelo capitalista neoliberal que hasta ahora ha servido de sustento a la globalización. Pero no se trata del fracaso del capitalismo,  sino de su versión de fundamentalismo de mercado, ausente de la ética y de principios y valores  que garanticen el progreso con sentido humano y solidario.

Por  ello, se impone la necesidad de cambios para impulsar un nuevo paradigma de economía  social y solidaria que incorpore nuevas prácticas económicas, políticas y sociales capaces de responder a las crecientes demandas de los pueblos que reclaman por justicia social, por la equidad, por el fin de los privilegios, por una genuina democracia participativa, por gestiones transparentes en la gestión pública y en los negocios y por empoderamiento de quienes menos tienen para abrirle las posibilidades de ser artífices de su propio desarrollo.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Centro de Estudios Latinoamericanos Arturo Uslar Pietri
Celaup www.unimet.edu.ve>Celaup

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica