diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La historia como testigo: el velasquismo peruano /II
Velasco Alvarado impulsó políticas de corte estatista con funestos resultados y consecuencias en el Perú
En América Latina resaltan casos históricos, testigos de cómo la torpeza política y la mala gestión de gobierno, aunado al déficit de cultura democrática, han facilitado la incursión de regímenes autoritarios que han derrocado gobiernos democráticos para instaurar dictaduras, en algunos casos de signo derechista y en otros, con abierta connotación socialista y marxista. Son regímenes que han sembrado la violencia, la persecución política y, en general, la destrucción de las instituciones democráticas, tal y como sucedió en Italia con Mussolini y su gobierno Fascista, aunque en este último ejemplo, como señalamos en el artículo anterior, el régimen tenía una impronta de derecha con estilo represivo y militarista típico de los sistemas marxistas.

En los años setenta del siglo pasado, irrumpió en el escenario político el General Juan Velasco Alvarado, un castrense con ideología socialista-marxista, quién desde la Jefatura del Comando Conjunto de la Fuerza Armada Peruana, lideró en octubre de 1968 el golpe de estado que derrocó el gobierno democrático de Fernando Belaunde, para establecer una dictadura militar. Ese golpe fue provocado por la crisis política y económica que se vivía en el Perú a finales del gobierno de Belaunde y por el rechazo de los militares ante un eventual triunfo del líder del APRA, Haya de la Torre en las elecciones que se avecinaban.

Velasco Alvarado impulsó políticas de corte estatista con funestos resultados y consecuencias que aún pesan en el Perú como rémoras en el desarrollo del país. Tal y como lo hizo Mussolini, el nuevo régimen proscribió los partidos políticos y restringió la libertad de expresión confiscando medios y controlando las telecomunicaciones, incluyendo la expropiación de la compañía telefónica. Se desarrollo un proceso de estatizaciones y nacionalizaciones, se expropiaron los yacimientos petroleros, las actividades de producción del hierro y el acero. Se adelantó una reforma agraria con la consigna de eliminar la “oligarquía terrateniente” y, a través de lo cual no solo se afectaron latifundios sino igualmente importantes complejos agroindustriales que luego fueron convertidos en cooperativas agrarias cuyo manejo ineficiente resultó en un notable fracaso. Con la creación del Ministerio de Pesquería se estatizó esa actividad y se dedicó solo a la producción para el consumo humano, afectando la industria de la harina y el aceite de pescado que era una notable fuente de divisas para el país. El gobierno asumió control de la importación de alimentos con la creación del Ministerio de Alimentación y, mediante la Ley General de Industrias promovió una llamada Comunidad Industrial para que los trabajadores debían involucrarse en la participación de las utilidades y en la administración de cada empresa. El sesgo militarista lo marcó Velasco Alvarado, al igual que lo hizo Il Duce en el Fascismo, realizando cuantiosas inversiones en el equipamiento de las Fuerzas Armadas que llegaron a tener uno de los ejércitos mejor equipados de la región, fundamentalmente con armas soviéticas, lo que reflejaba -para variar- su orientación antinorteamericana. La revolución se apoyó igualmente en una organización civil y política mediante la creación del llamado Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social.

El gobierno generó un explosivo crecimiento de la burocracia pública, incrementando las empresas del Estado de 18 hasta 170 con un ineficiente sistema de gestión de las mismas, salpicado por frecuentes casos de corrupción y grandes pérdidas económicas. Con su visión populista el régimen aplicó subsidios indiscriminados, mantuvo una errada política cambiaria con una moneda sobrevaluada y otros errores propios del populismo que, al final, provocaron una crisis económica, con pérdida total de las reservas del Banco Central, a lo cual se unió la grave crisis de salud del presidente y la presión de los grupos radicales del régimen para acentuar las políticas marxistas, lo que provocó protestas populares, con la participación del APRA, que fueron reprimidas con saldos de muertes y numerosos heridos. Se suspendieron las garantías, pero a la grave crisis económica y política se le sumaron escándalos de corrupción, todo lo cual provocó el colapso del régimen cuando, el 29 de agosto de 1975, otro general, Francisco Morales, para entonces Presidente del Consejo de Ministros destituyó a Velasco Alvarado e instauró un nuevo régimen autoritario, que sin embargo condujo a un proceso constituyente que facilitó la transición pacifica para el regreso a la democracia con las elecciones que en 1980 llevó -nuevamente- a la presidencia a Fernando Belaunde Terry.

Los dos testigos históricos que hemos expuesto en estos últimos artículos revelan que los regímenes totalitarios y militaristas, independientemente del signo ideológico que los sustente, siempre terminan en graves fracasos, dejando a las sociedades que los sufren graves secuelas que han afectado sensiblemente sus procesos de desarrollo. A pesar de ello, de tiempo en tiempo surgen otros caudillos iluminados y movimientos que, ciegos frente a esas experiencias históricas, intentan repetir esos modelos, mimetizándose al etiquetar a sus adversarios con remoquetes de los sistemas que practican y que tratan, de una forma u otra, de ocultar. Afortunadamente, con los avances de la sociedad de la información y el conocimiento, las posibilidades de volver a esas fracasadas experiencias del pasado se han minimizado, aunque no extinguido por completo, hasta tanto el nuevo liderazgo político no adquiera plena conciencia de que solo educando para la ciudadanía y ejerciendo a plenitud un sano y transparente ejercicio de participación civil es posible proteger la institucionalidad democrática, frente a las latentes amenazas del autoritarismo y del populismo.

José Ignacio Moreno León 
jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
Universidad Metropolitana
http://www.unimet.edu.ve/celaup
@caratula2000
Facebook.com/celaup





Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica