diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas
El tema de la renta y el rentismo y su vinculación con la actividad petrolera nacional ha sido objeto de muchos debates y escritos.
Sin embargo, conviene hacer algunas precisiones al respecto y alertar sobre  esta trampa económica  a la que inexorablemente nos estamos precipitando, dadas las peligrosas circunstancias domésticas y externas  que hacen presentir el agotamiento de ese modelo, que ha sido pesado fardo para el desarrollo del país y, en gran medida, explica la crisis nacional, expresada en términos de inflación, inseguridad personal, deterioro institucional  y del aparato productivo interno, confrontación social y un éxodo que no tiene parangón en nuestra historia, especialmente de jóvenes que no vislumbran un futuro cierto en su propia patria.

Para algunos la renta representa el ingreso percibido por el dueño de un recurso por encima de su costo de oportunidad, en condiciones de competencia. También se habla de renta referida al ingreso que se deriva de la explotación y venta de un bien, bajo régimen de monopolio estatal; por lo que, en el caso venezolano, es muy apropiado hablar de renta petrolera por el hecho de que la explotación y comercialización de los hidrocarburos se realiza en forma exclusiva por el Estado venezolano. 

Hablamos entonces de rentismo cuando se promueven las condiciones para  beneficiar con la renta, procedente de la gestión  petrolera del Estado, a una colectividad sin que en la misma se haya realizado ningún esfuerzo productivo para alcanzar ese beneficio. Debemos aclarar que no toda renta es mala, ya que el esfuerzo para generarla, si se orienta con criterios productivos, puede actuar como un factor importante de desarrollo socioeconómico; pero  sus efectos perversos surgen cuando, a través de la distribución de esos ingresos públicos, se promueve el clientelismo y el hábito de la captura de la renta por un conglomerado social, en desmedro de la cultura del emprendimiento,  del esfuerzo productivo y la diversificación de la economía.

Tal como lo señala Coppedge, no existe en la región latinoamericana ningún país que tenga características tan profundas de economía rentista, de paternalismo estatal y de clientelismo como las que históricamente han estado presentes en Venezuela, especialmente desde que el petróleo surgió como factor determinante del proceso económico nacional. 

Es por ello que nuestro país encarna el modelo emblemático de una cultura del subdesarrollo, con todas las connotaciones de rentismo, realismo mágico y clientelismo, reforzadas por el peso determinante que ha tenido la economía petrolera gerenciada por el Estado.

Las ineficiencias de las economías rentistas petroleras, como la de Venezuela y las de los otros países de la Opep, que administran esa riqueza con los mismos criterios de renta y capitalismo de Estado, contrastan dramáticamente con otras economías, con un importante componente petrolero, pero con un desarrollo diversificado y en las cuales el recurso de los hidrocarburos se ha manejado exitosamente, con visión  de economía de mercado, porque su explotación no responde a los criterios rentistas y de monopolio estatal prevalecientes en los países de la Opep. 

En efecto, mientras que el ingreso petrolero genera en  Venezuela un PIB per cápita de cerca de $ 13.000, los habitantes del estado petrolero de Texas, por ejemplo, con una población similar a la nuestra, gozan de una economía de mercado diversificada, en la que el petróleo representa solo 5% del PIB, pero genera un PIB per cápita más de 3,5  veces superior al modelo rentista de nuestro país, es decir, cerca de $46.000, el más elevado de EEUU. En las valoraciones del Índice de Desarrollo Humano, que mide la calidad del desarrollo, en términos sociales, Venezuela -con un IDH de 0,697- también se muestra en desventaja con el estado de Texas, cuyo IDH es de 0,914.

Frente a las realidades descritas, el  reto que se plantea para el desarrollo  del país frente a  la excesiva dependencia petrolera y por la cultura rentista, estriba en la promoción de  un esfuerzo concertado y de largo plazo, a fin de lograr  un nuevo paradigma de desarrollo que, apuntalado inicialmente en los ingresos petroleros, impulse la diversificación de nuestra economía sobre la base del esfuerzo para incrementar la productividad y la competitividad en los mercados globales,  de los sectores productivos en los que Venezuela pueda desarrollar verdaderas ventajas comerciales, en los términos definidos por la nueva economía. Se trata de un magno proyecto que debe incorporarse dentro de un Acuerdo Nacional de Gobernabilidad y Desarrollo Incluyente, como plataforma para relanzar al país hacia el progreso sostenido, en el que todos debemos empeñarnos.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
www.unimet.edu.ve

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica