diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I
La reconocida consultora británica Quac-quarelli Symonds (QS) presentó recientemente la evaluación para 2011-2012 de las universidades latinoamericanas y de las mejores universidades a escala mundial (QS World Ranking Universities 2011-2012).
El análisis de esta jerarquización de universidades se fundamenta no sólo en la calidad académica de las instituciones, sino igualmente en su capacidad para responder a las nuevas realidades, generadas por la sociedad de la información y el conocimiento que se está configurando en el proceso de la globalización contemporánea. 

En la clasificación, que agrupa a las 250 universidades más reconocidas de América Latina, se destaca el liderazgo de Brasil con la Universidad de Sao Paulo como la mejor de la región y la Universidad Estatal de Campinas, como tercera en la lista, posicionándose la Pontificia Universidad Católica de Chile en el segundo lugar. 

De las universidades venezolanas, la Universidad Central de Venezuela (UCV) aparece en el puesto 33, la Simón Bolívar en el 35, la Universidad de los Andes en el 65, y de las privadas, solo la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y la Universidad Metropolitana destacan en los lugares 81 y 91, respectivamente.

El tema preocupante surge cuando observamos que en la evaluación mundial (QS) que incluye a 300 universidades del planeta, solo seis latinoamericanas son clasificadas, pero a los niveles bajos de ese ranking: Universidad de Sao Paulo (169), Autónoma de México (169), Campiña de Brasil (235), Católica de Chile (250), la de Chile (262) y la de Buenos Aires (270). 

Ese ranking demuestra el rezago que tiene Latinoamérica en su sistema de educación superior y el avance importante que han logrado países que hace seis décadas estaban sumidos en la miseria como Corea del Sur que tiene tres de sus universidades entre las 100 primeras del mundo, la Seúl National University, en el puesto 42, el Advance Institute of Science & Technologie (90) y la Pohang University (98); igualmente el caso de Singapur, con la Universidad Nacional en el nivel 28 y la Nanyang Technology University, en el lugar 58. 

Cabe destacar que estos dos son países han alcanzado relevantes niveles de desarrollo, colocándose entre las potencias mundiales en ciencia y tecnología, lo que corrobora la estrecha vinculación entre la educación superior de excelencia y el desarrollo económico. 

Singapur, con una extensión menor que el Distrito Metropolitano de Caracas y una población de apenas 5 millones de habitantes, es el cuarto centro financiero mas importante del mundo y tiene un PIB per capita de 52.000 US $, el 9° mas elevado del planeta y cuatro veces mayor que el de Venezuela. Con una educación de excelencia y globalizada y un gran impulso a la ciencia y tecnología, Singapur ha sabido responder con sus universidades a la demanda de las nuevas realidades mundiales y ha pasado del tercer mundo al primero en apenas cuatro décadas. 

Igualmente Corea del Sur tiene uno de los sistemas educativos más innovadores, igualitarios y de calidad a escala planetaria, y mientras que en 2008 este país registró más de 80 mil patentes, en Latinoamérica el país que más registró inventos fue Brasil con sólo 582. Al igual que Singapur las universidades coreanas del Sur también están insertándose en la postmodernidad, por ello, esa nación ocupa actualmente el lugar 31 entre los países de mayor PIB per capita y el número 12 en el grupo de los 20 países de mayor desarrollo humano.

Todas estas evidencias demuestran la importancia de una educación superior de calidad y de los cambios hacia la postmodernidad que deben realizar las universidades para impulsar un desarrollo sostenido e inclusivo en sus países. 

La universidad postmoderna debe realizar transformaciones hacia lo que expertos denominan como la universidad de tercera generación, con un modelo didáctico constructivista y cambios de orientación que acentúen la investigación aplicada, las alianzas con los sectores productivos y la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento institucional, con propósitos de promover el conocimiento, el emprendimiento y la incubación de empresas, igualmente como fuentes de generación de ingresos propios; y también para incorporarse activamente y con visión global en el contexto de la sociedad de la información y el conocimiento, asumiendo una gestión institucional eficiente, pero con criterios de servicio público y promoviendo el compromiso cívico y la responsabilidad social, sustentados en una pedagogía de valores y cultura de paz.

La universidad latinoamericana está lejos de alcanzar aún este modelo de la universidad del siglo XXI y, en gran medida, ello se corresponde con el pobre nivel de desarrollo de la región. 

En el caso venezolano, se ha hecho un esfuerzo populista de masificación de la educación superior, con criterios ideologizantes y sin las adecuadas políticas para asegurar una educación de calidad.

Por ello, el gran reto que tiene el país es impulsar los cambios requeridos para que las universidades, en pleno ejercicio de su autonomía, logren esa educación de excelencia y abierta a los contactos globales, que es imprescindible para romper con las perversidades de la cultura rentista y populista e impulsar un desarrollo productivo, con sentido solidario y sostenible frente a las demandas de la postmodernidad.


Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica