diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Los indignados de Harvard
Harvard es la más antigua universidad de los Estados Unidos; fundada en 1638 se ha mantenido en el tope de las mejores universidades del planeta, albergando 44 premios Nobel en su personal académico.
Por sus aulas han pasado presidentes de los Estados Unidos como Theodoro Roosevelt, Franklin Roosevelt, John Kennedy y Barack Obama, al igual que Vicente Fox y Felipe Calderón de México y Álvaro Uribe de Colombia, y a través de su intensa labor académica y de investigación, ha ejercido importante influencia en la economía y en la vida política de los Estados Unidos.

En estos últimos meses el apacible clima académico de esta prestigiosa casa de estudios se ha visto sacudido por varios eventos vinculados al movimiento de los indignados que, en su versión norteamericana se conoce como los occupy Wall Street, cuyas primeras protestas públicas comenzaron en Manhattan, el pasado mes de septiembre y luego se extendieron por otras importantes ciudades, incluyendo Boston y Cambridge que es el asiento del Campus de Harvard, en donde más de 350 miembros de este movimiento, entre docentes, egresados y otros integrantes de la comunidad universitaria se han apostado desde noviembre en los accesos de la misma con protestas criticando el papel de la universidad y de algunos de sus egresados en la crisis financiera que afecta sensiblemente la economía de los Estados Unidos y Europa.

Los indignados de Harvard señalan que muchos de los ejecutivos graduados en esa emblemática universidad, estaban trabajando en los bancos que provocaron la crisis con el manejo poco ético del sistema de créditos hipotecarios. Pero a estas protestas públicas se ha unido otra más directa y más académica, con poca resonancia en los medios.

Se trata de la carta que un grupo de estudiantes de esa universidad le dirigieron el 2 de noviembre a su profesor Gregory Mankiw, retirándose del curso introductorio a la economía (Economía 10) que dicta este reconocido economista, ex asesor del presidente George W. Bush y autor de diferentes publicaciones de uso frecuente en las escuelas de economía.

Los estudiantes manifiestan su indignación por la forma como este académico orienta sus clases señaladas como de pensamiento único neoclásico que es, según ellos, la visión reducida de la economía que en gran parte alimenta a los egresados de Harvard para dirigir grandes empresas y orientar a los gobiernos en materia económica y financiera.

Los alumnos de Mankiw, señalan que su visión limitada de la enseñanza de la economía preserva los problemas y las ineficiencias del sistema económico actual con las injusticias que tanto daño están causando a la sociedad contemporánea; por ello le reclaman la omisión de un análisis crítico de los beneficios y deficiencias de los diferentes modelos económicos y exponen que no hay justificación para presentar las teorías económicas de Adam Smith como fundamentales y superiores, por ejemplo, a las teorías keynesianas.
Los alumnos de Mankiw le recuerdan a su tutor, que si Harvard falla en equipar sus estudiantes con un entendimiento amplio y crítico de la economía, sus acciones pueden ser perjudiciales para el sistema financiero global, lo cual se ha podido comprobar con la crisis, económica y financiera de los últimos cinco años, y concluyen su misiva anunciando que se están incorporando a los movimientos de protesta que señalan, entre otras razones de su inconformidad, la corporativización de la educación superior; por lo que anuncian su apoyo a dichos movimientos como intento para cambiar el discurso sobre las injusticias económicas que prevalecen en la sociedad norteamericana.

Anteriormente, frente a los preocupantes problemas que aquejan a la sociedad contemporánea derivados del sesgo excluyente de la globalización y el modelo economicista que la acompaña, en Harvard se han producido otras protestas, destacándose la de Amitai Etzioni, considerado el más importante sociólogo contemporáneo, quien en un extenso y crítico artículo, publicado en The Washington Post, en agosto de 2002, a raíz de la crisis de Enron, hizo graves señalamientos a las escuelas de negocios, incluyendo la de Harvard por el poco empeño que ponían en la enseñanza de la ética a quienes se estaban formando en las mismas para escalar posiciones de magnates corporativos y de agentes bursátiles; pues como quedó en evidencia en el fraude millonario que causó la quiebra de esa importante empresa de energía, el mismo fue promovido y amparado por sus altos ejecutivos, muchos de los cuales ostentaban postgrado en gerencia de esas prestigiosas escuelas de negocios de los Estados Unidos.

En esas escuelas la enseñanza gerencial se concentraba en la dotación de herramientas para optimizar la rentabilidad de los negocios y la ganancia personal, pero sin darle la importancia adecuada al desarrollo de los principios morales y éticos imprescindibles para asegurar una gestión honesta de los mismos.

A casi una década del manifiesto moralista de Etzioni, los indignados de Harvard, se unen para reclamar una economía con rostro humano y una visión de la economía y de los negocios que, frente a la aguda crisis financiera global, ponga por encima de lo crematístico los supremos intereses de los seres humanos; por ello además de estar a favor de una economía crítica demandan hacer de Harvard una "universidad socialmente responsable".

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica