diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela
En ese esfuerzo se han logrado avances en varias formas de bioenergías
El año 2015 se estrena con un escenario energético que refleja un cambio estructural en la geopolítica de la energía, cuyas consecuencias más inmediatas ya las estamos sintiendo los venezolanos a raíz del efecto que ese cambio está causando en el precio de los hidrocarburos, principal recurso en el que se apoya nuestra economía rentista.  Y es que esas nuevas circunstancias han provocado en los últimos seis meses del pasado año, una caída de los precios petroleros que, en el caso venezolano, ha significado un desplome, de casi  $100 el barril a menos de $52 para finales del año, con muy pocas probabilidades que se pueda lograr la meta de $60 el barril, establecida en el presupuesto que está empezando a ejecutarse.

Cuando se señala la naturaleza estructural del cambio en el mercado energético y por ende en la geopolítica de la energía, la afirmación se sustenta, entre otras causas, en el hecho de que, en los últimos seis años Estados Unidos -el cliente actual más importante de nuestro petróleo- se ha transformado en gran productor de petróleo y gas, superando a Rusia como el mayor  productor de gas natural y con estimaciones de rebasar a Arabia Saudita en los próximos tres años como el mayor productor de hidrocarburos. Igualmente, se estima que, al ritmo actual de producción, Estados Unidos, conjuntamente con Canadá se convertirán en los próximos 10 años en exportadores netos de petróleo y gas, por encima de las exportaciones del Oriente Medio.

En nuestro continente, además del notable salto de Estados Unidos como gran productor de petróleo y gas natural, Canadá tiene previsto, para los próximos 15 años, elevar a 5,8 millones de b/d su producción de hidrocarburos de las arenas petrolíferas de Fort Mc Murray  en Athabasca (Alberta), lo que representará un incremento de cuatro millones de b/d por encima de su producción actual. Brasil proyecta elevar su producción petrolera a más de tres millones de b/d. México abrió su desarrollo petrolero a la inversión extranjera para incrementar su producción en la explotación de reservas en áreas difíciles y que requieren considerables costos de inversión y complejas tecnologías. Argentina tiene proyectos para gas natural y producción de hidrocarburos de lutitas, y Colombia, con importantes aportes de técnicos petroleros venezolanos, va encaminada a llevar su producción a un millón de b/d.

En el otro lado del globo, China impulsa actualmente un plan de construcción de centrales nucleares y ha incorporado en su agenda política la lucha contra el cambio climático, por lo que se estima que en los próximos dos años, el gigante asiático habrá alcanzado el máximo nivel de consumo de carbón, incorporando tecnologías limpias para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. Este país igualmente se está convirtiendo en el mayor inversor, a nivel mundial, en el desarrollo de energía solar y eólica.

De lo anterior se concluye que las nuevas realidades que se están configurando en el mundo de la energía no solo son producto de los cambios trascendentales que hemos señalado en cuanto a las regiones productoras de petróleo y gas, sino igualmente están determinadas por el progresivo surgimiento de nuevas fuentes energéticas limpias y renovables, producto de la revolución tecnológica, incluyendo el empleo masivo de energía solar termoeléctrica, la energía eólica marina, la derivada del hidrógeno y los bioalcoholes. En el sector automotriz son relevantes los cambios para incrementar la eficiencia en el consumo energético e incorporar motores que se alimentan con energías limpias y no convencionales. En ese esfuerzo se han logrado significativos avances en varias formas de bioenergías, especialmente los bioalcoholes, incluyendo el etanol de maíz y el biodiesel usado especialmente en Europa como combustible para el transporte automotriz. También son notables las células de combustible con cero emisiones contaminantes o baterías recargables de níquel como combustible automotor de vehículos convencionales y la modalidad del vehículo eléctrico-híbrido como el Audi Duo III (1997), el Mercedes Benz S-400Blue Hybrid (2009), y más recientemente el Mirái de Toyota que se moviliza con pilas de hidrógeno recargable con autonomía de carga de 650 kilómetros y cuya combustión solo emite vapor de agua.

Frente a estos cambios en el ámbito energético y de la geopolítica de la energía a nivel mundial, suena lapidaria para Venezuela y su industria petrolera la sentencia de Thierry  Bross cuando afirma que “Si se aplican las teorías de Darwin sobre el origen de las especies a la industria petrolera y del gas, solo podrían sobrevivir las empresas del ramo que sean capaces de adaptarse al cambiante panorama del mercado de la energía”.* Y es que, en el caso de nuestra industria petrolera y, dadas las difíciles circunstancias financieras y operativas que la afectan, luce muy cuesta arriba que la misma pueda enfrentar exitosamente  esas nuevas realidades si no se impulsan, a muy corto plazo, profundas transformaciones para solventar sus graves debilidades. El cambio, como lo hemos reiterado, señala además el colapso del modelo rentista petrolero que ha imperado por muchas décadas en el país y frente a lo cual la dirigencia política, enfrascada en la diatriba politiquera y cortoplacista, no ha entendido aun las repercusiones de este drama nacional que ya está en pleno desarrollo.



*Thierry Bross, “After the US. Shale Gas Revolution”, Editions Technip, 2012

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica