diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)
El tema de la renta y el rentismo y su vinculación con la actividad petrolera nacional ha sido objeto de muchos debates y escritos en nuestro país; sin embargo en esta ocasión queremos hacer algunas precisiones al respecto y alertar sobre la trampa del rentismo a la que inexorablemente nos estamos precipitando
Dadas las peligrosas circunstancias domésticas y externas que hacen presentir el agotamiento del modelo rentista petrolero que ha sido pesado fardo para el desarrollo del país y, en gran medida, explica la crisis nacional expresada en términos de inflación, inseguridad personal, deterioro institucional  y del aparato productivo interno, confrontación social y un éxodo que no tiene parangón en nuestra historia, especialmente de jóvenes que no perciben un futuro cierto en su propia patria.
Para analizar estos temas es necesario hacer algunas precisiones, en relación a los criterios de la renta y el rentismo en el ámbito petrolero. 

Para algunos la renta representa el ingreso percibido por el dueño de un recurso por encima de su costo de oportunidad, en condiciones de competencia. También se habla de renta referida al ingreso que se deriva de la explotación y venta de un bien, bajo régimen de monopolio estatal; por lo que, en el caso venezolano es muy apropiado hablar de renta petrolera por el hecho de que la explotación y comercialización de los hidrocarburos se realiza en forma exclusiva por el Estado venezolano.

Hablamos entonces de rentismo cuando se promueven las condiciones para  beneficiar con la renta procedente de la gestión  del Estado a una colectividad, sin que en la misma se haya realizado ningún esfuerzo productivo para alcanzar ese beneficio. Debemos aclarar que no toda renta es mala, ya que el esfuerzo para generarla, si se orienta con criterios productivos puede actuar como un factor importante de desarrollo socio económico; pero el rentismo, con sus efectos perversos surge cuando a través de la distribución de la renta se promueve el clientelismo y el hábito de la captura de la renta por un conglomerado social, en desmedro de la cultura del emprendimiento,  del esfuerzo productivo y de la diversificación de la economía.

Frente a estos planteamientos economicistas, Arturo Uslar Pietri analizaba el tema del rentismo petrolero en el contexto amplio  de lo que él consideraba como la cultura del rentismo y del realismo mágico que, en su enfoque histórico y sociológico fue  herencia de la conquista y colonización española, extrapolada a toda Hispanoamérica; proceso en el que, al contrario de lo sucedido en la América del Norte, se sembró la idea de no asociar la generación de riqueza a un esfuerzo de trabajo productivo, sino a la búsqueda de un mítico "dorado", representado en la extracción rentista de los recursos mineros de las tierras conquistadas y colonizadas, y posteriormente,  impulsada por el empeño de lograr el poder político en las nuevas sociedades que se iban configurando luego del proceso independentista. 

 Lo preocupante es que, si bien es cierto que el país se ha beneficiado de la renta petrolera y del manejo rentista que ha hecho el Estado, como único propietario de la misma, los sucesivos gobiernos han aprovechado el rentismo como herramienta de clientelismo político, paternalismo y capitalismo de estado, lo que ha minado las posibilidades de un desarrollo orientado por una gestión productiva y competitiva como lo demandan los nuevos tiempos que estamos viviendo. 

Y la trampa del rentismo se configura por el hecho de que ese modelo, apalancado históricamente en los altibajos de la renta petrolera y que se ha exacerbado en la última década por los altos precios  petroleros y la visión estatista del desarrollo del actual gobierno, confronta difíciles posibilidades de subsistir debido al  debilitamiento de los precios de los hidrocarburos que ya empieza a evidenciarse como reflejo de la crisis económica global, por el sensible deterioro financiero y gerencial de Pdvsa que la limita para responder estratégicamente frente a esas realidades globales, y  sobre todo por los magros resultados del rentismo y  del modelo de capitalismo de Estado, en términos de las posibilidades de un crecimiento económico  sostenible del país.

Imposible mantener un modelo, cuyo sustento financiero  es la exportación básicamente de crudo,   cada vez mas limitada por la ineficiencia  de Pdvsa, y en cuyo componente sólo 1.200 mb/d se venden a precios del mercado petrolero internacional y el resto de alrededor de 300 mbd, se exporta  en base a contratos de dudosa seriedad comercial.

 Un modelo que suministra cerca de 700 mb/d para un creciente mercado interno con un subsidio cercano a los 1.500 millones de dólares anuales. Un modelo que ha provocado una notoria destrucción del aparato productivo privado del país, acentuando aun más la dependencia petrolera y de las importaciones para satisfacer  las necesidades internas. Todo lo anterior plantea la impostergable  necesidad de cambios para romper con las perversidades del rentismo, y evitar una crisis nacional de imponderables proporciones.  Tema que  abordaremos en nuestra próxima entrega.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director General-CELAUP-Universidad 
Metropolitana
www.unimet.edu.ve>celaup


Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica