diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Petróleo: la trampa del rentismo /II
Ante la trampa del rentismo petrolero en la que se está adentrando inexorablemente el país en la antesala de un inédito proceso electoral, conviene insistir en las señales que evidencian esta afirmación para poder entender la naturaleza de las propuestas para enfrentar este sombrío panorama que se avecina, a fin de evitar las graves consecuencias que pudieran derivarse si permanecemos indiferentes.
Como sabemos, el tradicional modelo rentista petrolero que ha signado el desarrollo venezolano se soporta fundamentalmente en la renta derivada de las exportaciones de hidrocarburos, las cuales están condicionadas por la capacidad productiva de Pdvsa y por las realidades del mercado energético internacional, que define las condiciones en términos de demanda y precios.

En las actuales circunstancias, y ante una marcada tendencia hacia la baja de los precios y la incapacidad de Pdvsa para enfrentar esa realidad con incrementos de producción, debido a su deterioro operativo y elevado endeudamiento, no hay dudas de que el país va a confrontar el colapso de este modelo, cuyas consecuencias se van a reflejar en fuertes restricciones para el mantenimiento de los programas (misiones) sociales que, con clara intención clientelar y populista y una gestión poco transparente, se han venido impulsando bajo el absurdo criterio de responsabilizar a Pdvsa de los mismos, lo que ha generado que, para una producción petrolera propia de 2.200 mbd, esta empresa tenga que mantener una burocracia cercana a 100 mil trabajadores, cuando en los años 90, con una producción superior a 3.5 mbd la nómina no superaba los 40 mil trabajadores.

A esta coyuntura se agrega la profunda dependencia monoexportadora de hidrocarburos de nuestro país, acentuada por el empeño de implantar un modelo de capitalismo de estado, destructor de la economía privada nacional que ha acrecentado la dependencia de los mercados internacionales para satisfacer las necesidades de la demanda interna, al extremo de que en la actualidad estamos importando a costos crecientes 70% de lo que comemos; todo lo cual contribuye a la profundización de la crisis, en términos de inflación, inoperativos controles de precios, desabastecimiento, caída del consumo interno y la posibilidad de una nueva devaluación con las consecuencias sociales reconocidas.

Frente a este ciclo perverso del rentismo populista lucen absurdos los razonamientos de quienes, afectos a este modelo, lo sustentan en un ilusorio desarrollo del país financiado por recursos petroleros que, según ellos podrían aprovecharse durante los próximos 200 años, ignorando la dinámica de cambios impuesta por la revolución tecnológica y las presiones ambientalistas que señalan a los hidrocarburos como la principal fuente generadora del llamado efecto invernadero, y reclaman por la búsqueda de fuentes limpias de energía que, en un mediano plazo podrían ser sustitutivas del petróleo.

Para desmontar la trampa del rentismo se requiere impulsar una estrategia energética integral con una propuesta consensuada de reorientación de nuestro desarrollo, fundamentada en la promoción de la cultura de la competitividad y el emprendimiento para reemplazar el hábito de la búsqueda de la renta y del rentismo populista como objetivos del crecimiento económico, lo que supone impulsar un modelo de economía social y ecológica de mercado basado en un gran esfuerzo educativo para acrecentar los valores del capital social y formar los ciudadanos con principios éticos y mentalidad creativa, emprendedora y competitiva que asegure ese cambio, en un entorno democrático y de igualdad de oportunidades para todos.

Se requiere reintegrar a Pdvsa a sus objetivos fundacionales para recuperar su capacidad productiva, y profundizar la nacionalización petrolera con un gran proyecto de industrialización interna de nuestros hidrocarburos, para darle mayor valor agregado a las exportaciones derivadas de esta industria y dinamizar la demanda de empresas locales de ingeniería y servicios vinculados a estos desarrollos.

El cambio propuesto exige de un acuerdo nacional y de largo plazo para impulsar la diversificación de nuestra economía apalancada en el uso inteligente y transparente del recurso petrolero, con amplia participación de la inversión privada nacional e internacional y con clara conciencia del posible reemplazo de los hidrocarburos como fuente energética fundamental debido a las presiones ambientalistas, a razones geopolíticas y, especialmente, por importantes avances científicos que se están impulsando en el ámbito energético global.

Insistimos en que la discusión del tema debe incorporarse en el debate electoral que se avecina, entendiendo que para romper con la trampa del rentismo es fundamental un cambio de mentalidad del venezolano, a todos los niveles tal y como lo pregonaba Arturo Uslar Pietri cuando nos decía que "Venezuela requiere grandes reformas, requiere grandes cambios de mentalidad, requiere salir de ese fácil entreguismo a la riqueza petrolera, al reparto de la renta y comenzar a ser un país productivo".

jmoreno@unimet.edu.ve

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica