diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega
Ha pasado de no tener reservas a ser uno de los mayores exportadores de petróleo y gas
Noruega se inició  en el mundo del petróleo hace apenas 4 décadas, sin embargo parece que este país -al contrario de Venezuela- si se hizo eco del mensaje de Uslar Pietri y su reiterada predica de: “sembrar el petróleo”, es decir de impulsar el desarrollo de ese recurso natural agotable propiciando una economía productiva y diversificada. Por ello desde los inicios, el desarrollo petrolero noruego se apoyo en instituciones inclusivas que han facilitado la explotación de ese recurso incentivando el progreso integral del país. Para lograr esos objetivos el gobierno creó en 1972 la empresa Statoil, compañía estatal con una participación de cerca del 50% y ese control se reformuló en 1985 con la creación de los “Intereses Financieros Directos del Estado” (Sdfi), como instrumentos para participar como accionista en el sector. Este sistema se abrió al sector privado en el 2000, al cotizar dichos fondos en las bolsas de Oslo y Nueva York. El país ha logrado una economía diversificada y promovida eficientemente  por el Estado, pero con una notable participación del sector privado, alcanzando una equitativa distribución -no rentista- de los beneficios económicos y comerciales derivados de la industria de los hidrocarburos para toda la sociedad noruega. Por eso en Noruega no hay pobreza y el país tiene una sólida y muy extendida clase media.

La eficiencia y visión de futuro como se ha conducido el desarrollo petrolero noruego se evidencia por el hecho de que, en solo cuatro décadas el  país ha pasado de no tener reservas probadas de hidrocarburos ni ninguna experiencia petrolera, a ser en la actualidad uno de los mayores exportadores de petróleo y gas y de los más importantes proveedores de productos y servicios tecnológicos de punta para la industria energética global, gracias a que desde el comienzo se promovió el desarrollo de empresas de bienes de capital, en apoyo a la actividad petrolera y se incentivo la investigación y el desarrollo tecnológico para lograr una tecnología petrolera autónoma, asegurar la competitividad internacional y promover ventajosas alianzas estratégicas. Todo ello gestionado bajo un modelo de responsabilidad compartida entre los entes políticos y los organismos técnicos y reguladores del sector para apoyar y coordinar la labor de las empresas operadoras, incluyendo Statoil y otras 40 empresas que tienen actividad petrolera y compiten con la estatal para evitar distorsiones monopólicas. También Noruega es un ejemplo de cómo impulsar el desarrollo de otras fuentes energéticas renovables, tales como la hidroelectricidad que ha colocado a ese país en el sexto lugar, como productor de ese recurso. Para compensar el agotamiento de las reservas de petróleo se ha incrementado sustancialmente la producción de gas natural y en la actualidad el país cubre el 20% de la demanda de ese recurso  en Europa y se ubica en el segundo lugar como exportador mundial de gas natural después de Rusia.

La visión de futuro que ha privado en Noruega, desde los inicios de su desarrollo petrolero se evidencia en la decisión gubernamental de invertir, a partir de 1990, una parte sustancial de los ingresos petroleros en lo que se configuro como el Fondo Petrolero Intergubernamental que opera como fondo de estabilización macroeconómica, para asegurar el equilibrio presupuestario y el financiamiento futuro de las nuevas generaciones de noruegos. Para 2014 las reservas acumuladas de dicho Fondo superaban los 820 mil millones de dólares, gigantesca reserva para ese pequeño país de apenas 5 millones de habitantes. El Fondo ha impulsado importantes inversiones en corporaciones privadas a nivel mundial y en deuda nacional de otros países.

Los indicadores no dejan lugar a dudas sobre exitoso manejo petrolero de Noruega como pilar del desarrollo de ese país: El PIB es superior a 512 mil millones de dólares, por encima del de Venezuela (438,3 MM); el PIB per cápita. es más de 85 mil dólares, el segundo más elevado a nivel mundial, (Venezuela 9 mil dólares); la inflación es 2.1% y la de Venezuela supera el 65%, provocando la acentuada destrucción de la clase media y el incremento de la pobreza. Noruega ocupa el primer lugar mundial en el Índice de Desarrollo Humano y se ubica entre los 5 países más transparentes por la ausencia de corrupción, mientras que Venezuela se señala como el país más corrupto de Latinoamérica y uno de los más corruptos en el mundo. En los indicadores de Capital Social, tales como la confianza, asociatividad, conciencia cívica, principios éticos y cultura participativa, Noruega igualmente destaca entre los 10 países con estos elevados valores que son factores claves del desarrollo, mientras que Venezuela se ubica en el puesto 153, entre las naciones de más pobre capital social. En Noruega más de 70% de la población adulta son miembros de una ONG y más de 50% hacen trabajo voluntario.

El modelo noruego nos enseña 3 lecciones fundamentales de un manejo inteligente del petróleo como factor de desarrollo: 1 La “siembra del petróleo” como estrategia con visión de futuro para impulsar la prosperidad compartida y sostenible; 2 La gestión racional, meritocrática y transparente del proceso de desarrollo; y 3 La promoción de instituciones inclusivas que incentivan el progreso con equidad social, con la activa participación de los ciudadanos en un sistema de plena democracia. Son lecciones que en Venezuela tenemos que asumir para superar la grave crisis que nos ha generado el populismo estatista y el rentismo  petrolero.

jmoreno@unimet.edu.ve
Director general del Celaup
Universidad Metropolitana
www.unimet.edu.ve  / Celaup

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica