diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?
Todo el liderazgo nacional debe entender los retos planteados y la necesidad de realizarlos
Hablar del rentismo se ha convertido en el debate político nacional, casi que en un lenguaje común. Pero para hablar del agotamiento del modelo de desarrollo, afincado en el rentismo petrolero, es necesario hacer previamente ciertas precisiones. Por definición, podemos afirmar que en Venezuela el rentismo surge cuando, hace más de siete décadas, el ingreso derivado de la explotación y venta de los hidrocarburos bajo monopolio estatal pasa a ejercer una influencia determinante como recurso fiscal, sin que en la generación del mismo se haya realizado un esfuerzo productivo de la colectividad del país. A partir de entonces, a través de la distribución hegemónica de ese recurso por el Estado se ha alimentado el clientelismo y el hábito de la captura de esa renta por un conglomerado social, en desmedro de la cultura del emprendimiento, del esfuerzo productivo y de la diversificación de nuestra economía, configurándose un modelo económico con una acentuada y muy peligrosa dependencia petrolera. 

Frente a la grave coyuntura que se está viviendo en el país, es necesario entender la naturaleza de la crisis socioeconómica que se ha agravado por el agotamiento de ese modelo rentista petrolero, que no solo se expresa en la imposibilidad de mantenerlo por la drástica caída de los precios del petróleo, producto de cambios estructurales en el mercado y en la geopolítica energética global; sino igualmente por la perversa herencia que nos está dejando ese modelo agotado, expresada en la cultura del clientelismo político, del populismo y de un Estado paternalista, promotor del centralismo y del patrimonialismo gubernamental. Un Estado que, con visión totalitaria, se empeña en monopolizar -con un marcado sesgo excluyente- la construcción del destino del país y repartir a su antojo las dádivas del rentismo, desmejorando la cultura del trabajo y de la responsabilidad individual.

El agotamiento del modelo rentista petrolero y sus consecuencias no pueden evaluarse solo con criterio economicista, es necesario profundizar en la consideración de la crisis social y de valores generado en el desarrollo de ese modelo, especialmente en los últimos lustros. Son secuelas de ese aspecto de la crisis, el marcado deterioro institucional que está sufriendo el país, la violación de derechos humanos, la inseguridad personal y, sobre todo, la corrupción reflejo de la quiebra de principios éticos y morales y que se presenta como la más sombría amenaza a nuestra endeble democracia y a la estabilidad política del país, cuando en el último informe de Transparencia Internacional (2014), Venezuela se señala como el país con el más elevado índice de percepción de corrupción en América Latina y uno de los más corruptos a nivel mundial, cercano a Sudán, Corea del Norte y Somalia.

Lo que está planteado entonces no es solo resolver puntualmente algunas consecuencias del rentismo, tales como el absurdo e insostenible sistema cambiario causante de inflación y corrupción, o reforzar la lucha por el rescate de las instituciones y defensa de los derechos humanos, ni tampoco solo concentrar el debate político en próximos procesos electorales; el cambio requerido es de mayor profundidad. Para erradicar el agotado modelo de rentismo petrolero y sus perversas consecuencias se requiere, con prioridad, impulsar sin exclusiones un sólido acuerdo de gobernabilidad que permita poner en marcha, con una visión de largo plazo, un modelo autónomo de desarrollo integral para rescatar el país de las garras del centralismo y del populismo, a fin de construir las bases de una Venezuela de excelencia, con una economía diversificada, productiva y gerenciada con firmes principios éticos que nos permitan liberarnos del cáncer de la corrupción Se requiere fomentar igualmente los valores del capital social expresados en la práctica de la solidaridad, de la asociatividad, de la cultura cívica, de la excelencia y el emprendimiento, de la transparencia en la gestión pública y de la cultura de paz, como condiciones fundamentales para establecer instituciones que incentiven el progreso y promuevan la participación ciudadana. Solo así superaremos la cultura rentista y lograremos la confianza social para conformar el país productivo y solidario y el desarrollo humano inclusivo y sustentable. Un desarrollo que, como lo concibe el Papa Francisco, contribuya, sin populismo, a la construcción de un orden social eficiente en la reducción de la pobreza, que combata la corrupción, respete la propiedad privada y elimine los vicios del liberalismo económico.

Para responder a esa necesidad de cambio debemos entender que el recurso más valioso de nuestro país no es el petróleo, somos los venezolanos conscientes de ese reto y quienes debemos empeñarnos en superar la pesada herencia del rentismo para impulsar una nueva Venezuela capaz de insertarse, sin complejos, en las realidades globales de este nuevo siglo. Esas nuevas realidades en las que las verdaderas ventajas competitivas son el conocimiento y la información, lo que implica impulsar un modelo educativo orientado a la formación en valores y para el esfuerzo productivo, para la investigación y el desarrollo tecnológico y para el ejercicio de una genuina democracia participativa. Todo lo cual implica que la dirigencia política y todo el liderazgo nacional entiendan a cabalidad los retos planteados y la perentoria necesidad de realizarlos, con una visión compartida de una nueva forma de hacer política en la que los protagonistas de esos cambios deben actuar como genuinos estadistas, renunciando a los cálculos políticos inmediatistas y actuando solo en función del supremo interés del país. Es esa y no otra la respuesta inmediata frente al agotamiento del rentismo petrolero.

moreno@unimet.edu.ve 
Director General del Celaup
Universidad Metropolitana
www.unimet.edu.ve
@caratula2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica