diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado
En el último informe Pisa (2013), elaborado por la Oecd y el cual evalúa el rendimiento de alumnos de 15 años, en áreas temáticas claves y, por tanto, su calidad educativa, los estudiantes de Singapur clasifican en el segundo lugar; entre sus pares, de los 34 países participantes y solo superados por los de Shangai; lo cual revela el esfuerzo que en el campo de la educación se está impulsando en este pequeño país, de apenas 707km2 - menor que el área del distrito metropolitano de Caracas -y en agosto del año pasado cumplió solo 48 años de su separación o casi expulsión de Malasia.
Recordemos que, a partir de entonces cuando Lee Kuan Yew, al frente del primer gobierno de Singapur y con el apoyo de su Partido de Acción del Pueblo (PAP), del cual fue fundador, promovió un ambicioso plan de desarrollo, a pesar de las serias reservas que planteó el Banco Mundial sobre el futuro del pequeño país, por la ausencia de recursos naturales, limitaciones de agua y lo reducido de su territorio. Dadas esas graves restricciones el desarrollo del país se fundamentó, desde sus inicios, en la promoción de la eficiencia de sus recursos humanos, el desarrollo de infraestructura y la creación de un sólido ambiente de seguridad y confianza para los inversionistas extranjeros. Fue así como Singapur se fue configurando aceleradamente como un importante centro manufacturero, apoyado en una activa capacidad logística para el desarrollo de un emporio de distribución comercial con visión global.

 Esa estrategia de desarrollo ha estado apalancada en la formación de recursos humanos claves para impulsar sectores estratégicos en las áreas de servicios financieros, turísticos, transporte, en logística y manufactura de alta tecnología. Todo ello en respuesta a los requerimientos de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, evidenciada en la promoción de empresas manufactureras intensivas en tecnología, como la electrónica, la mecánica, la química y la biomédica, para lo cual el gobierno ha impulsado un sistema educativo de excelencia que le ha valido reconocimiento mundial por su orientación a desarrollar, desde la escuela primaria, aptitudes, carácter y valores en los estudiantes para motivarlos a la investigación, la creatividad y el emprendimiento. Singapur cuenta con tres universidades públicas; la Nacional ubicada en el puesto 31 entre las mejores universidades a nivel mundial y otras tres universidades privadas, todas ellas de mucha calidad y completamente abiertas y globalizadas, con alianzas con universidades extranjeras como MIT, Chicago, Yale, la Universidad de Nueva York y Duke. Existe además un novedoso sistema de promoción de la ciencia y tecnología, mediante la Agencia de Ciencia, Tecnología e Investigación, adscrita al Ministerio de Comercio e Industria; y recientemente se incorporaron dos importantes complejos de instalaciones -el Fusionopolis y el Biopolis-, proyectados como residencias para atraer a los más relevantes 2.000 científicos nacionales y extranjeros para trabajar en proyectos científicos en diferentes campos, incluyendo biotecnología, genética, nanotecnología, ingeniería y ciencias físicas.  

 El modelo económico de Singapur se sustenta en un sistema de planificación con libre mercado y acuerdos de desarrollo concertados entre el Estado, los sectores productivos y el sector laboral. Un sistema que se ha mantenido con una visión de largo plazo, con metas específicas, apertura económica, absoluta transparencia y confiabilidad, condiciones fundamentadas en políticas de combate frontal contra la criminalidad, la delincuencia y la corrupción, por la que se castiga implacablemente a políticos, funcionarios y empresarios que incurren en hechos ilícitos.  El país ha convertido en el 4° sector financiero a nivel mundial, con más de 700 instituciones entre locales y extranjeras. Tiene el puerto con el mayor tráfico mundial en toneladas de carga, el tercer centro petroquímico del mundo y una de las mejores líneas aéreas del planeta. Singapur encabeza la lista del índice de desarrollo humano, de competitividad y de seguridad ciudadana. De un ingreso per cápita que para 1965 era de 540 US$ (la mitad del de Venezuela para la época), para finales del año pasado ese indicador se había elevado a 51.709 (Venezuela 12.767); con pronósticos del FMI que el mismo podría sobre pasar los 60.000 US $ para 2013. Con muy eficientes políticas sociales, el país ha logrado que su exitoso crecimiento se esté realizando con equidad social, lo que ha permitido la erradicación de la pobreza extrema y una excelente distribución del ingreso.

 El sistema de gobierno de Singapur está calificado como un régimen híbrido o parcialmente democrático, por la hegemonía que ha tenido el Partido Oficial (PAP), al frente del gobierno a lo largo de los 48 años de independencia, pero algunos estudiosos del tema estiman, que, al igual que sucedió en Taiwán, es muy probable que gracias a la bonanza económica y social, el país podría evolucionar hacia la plena democracia. Lo que sí es una realidad incuestionable es que el modelo económico y la eficiente gestión de gobierno que se ha impulsado en este pequeño país, al margen del populismo y del clientelismo, confirma, sin lugar a dudas, la tesis de Lao-Tse, seguida por el gran líder de esta ciudad-Estado, Lee Kuan Yew, cuando afirma que “la clave es enseñar a pescar y no regalar el pescado”.

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica