diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
USA: hacia la independencia energética
La dirigencia nacional no parece captar la grave amenaza que se cierne para el futuro del país
Las cambiantes realidades globales de este siglo XXI se expresan en diferentes campos de la actividad y creatividad humana. Sin embargo, el área de la energía es uno de esos campos en donde con mayor intensidad, se están generando transformaciones de profundo impacto, tanto en el ámbito económico como en el contexto de la geopolítica global. Si el carbón y el vapor fueron las energías que impulsaron el comienzo del desarrollo industrial y el surgimiento del imperio británico, como líder de esos cambios que se generaron durante los siglos XVIII y XIX, la incorporación del petróleo y más recientemente el gas y la energía nuclear han consolidado ese desarrollo como soporte de la economía moderna, bajo el impulso fundamental de Estados Unidos. Ahora en lo que podríamos considerar como el inicio de la post modernidad, con el surgimiento del gas y petróleo de esquistos promovido fundamentalmente por ese país, se empieza a configurar un nuevo orden energético que seguramente va a tener, a corto y mediano plazo, profundas repercusiones en la geopolítica, con importantes impactos en países tradicionalmente petroleros y rentistas de los hidrocarburos.

Hace cinco años la producción combinada de petróleo y gas natural de Estados Unidos no alcanzaba 20 millones de b/d, Rusia superaba esa cifra y Arabia Saudita era el mayor productor mundial de crudo (9.8 MMB/D). En la actualidad la producción total de Estados Unidos alcanza 25 millones de b/d y se estima que para 2017 sobrepasará a Arabia Saudita como el mayor productor mundial de petróleo y alcanzara la autosuficiencia energética en las próximas dos décadas. Igualmente se pronostica que, según las tendencias actuales para el año 2025, Estados Unidos y Canadá se habrán transformado en exportadores netos de petróleo y gas natural por encima de las exportaciones del Oriente Medio.

En la actualidad, Estados Unidos ya supera a Rusia como el mayor productor mundial de gas natural, incrementando en, solo una década, la producción de ese recurso energético de 2% a 37%. En algunos estudios se destaca adicionalmente que, gracias al incremento que, desde 2005 se viene logrando en la producción petrolera de Estados Unidos, ese país le ha agregado 3 millones de b/d a las reservas mundiales de petróleo, lo que es superior a la producción actual de Venezuela. Esos notables avances en el ámbito energético de Estados Unidos se sustentan en importantes innovaciones tecnológicas incorporadas en la producción de petróleo y gas, las cuales incluyen las técnicas de perforación horizontal y la denominada fracturación hidráulica o fracking, lo que ha permitido el aprovechamiento de reservas de hidrocarburos en formaciones de esquistos (shale o roca madre) y otras formaciones rocosas impermeables, antes imposibles de explotar por las técnicas de producción tradicionales. Para los ambientalistas este auge petrolero de Estados Unidos conspira contra el esfuerzo planteado para lograr energías limpias y renovables en la lucha contra la contaminación ambiental y el calentamiento global. Sin embargo, hay que señalar que el incremento de la producción de gas natural logrado en ese país reduce el consumo de carbón que es una fuente mucho más contaminante. Por otra parte, el esfuerzo para alcanzar la independencia en el consumo de hidrocarburos no ha desviado la atención en Estados Unidos por la generación de fuentes energéticas no contaminantes, sector en el cual este país se estima que tiene más de una década de ventaja en su desarrollo, en comparación con los logros alcanzados en otros países.

Estas nuevas realidades energéticas que se están configurando van a tener profundas implicaciones geopolíticas y en la dinámica del desarrollo de la economía global y de las relaciones entre las grandes potencias y los países productores y exportadores de petróleo como el nuestro. Como se señala en un reciente artículo de Foreign Affairs, el incremento continuo de la producción de petróleo y gas de Estados Unidos va a ejercer una presión hacia la baja de los precios de estos hidrocarburos -y es lo que ya está ocurriendo- y contribuirá a reducir la influencia geopolítica que por décadas venían ejerciendo algunos suministradores de energía, la mayoría de los cuales han sido países carentes de economías diversificadas y fundamentalmente rentistas del petróleo, como es el caso de Rusia y los país de la Opep, entre los cuales Venezuela destaca como uno de los más rentistas.

Frente a este escenario energético que aceleradamente se está configurando y, tomando en consideración que Estados Unidos ha sido el cliente más seguro y confiable de nuestro petróleo, no caben dudas de que la eventual pérdida de ese mercado, unido a la tendencia hacia la disminución de los precios -solo limitados por los costos del petróleo de esquistos- puede agravar sensiblemente y a corto plazo la crítica situación económica que vive el país. Lo insólito es que este tema crucial se mantenga al margen de la agenda de la dirigencia nacional, la cual, con una miope visión, no parece captar la grave amenaza que se cierne para el futuro del país sino emprendemos una inteligente estrategia petrolera y energética y rompemos con el modelo rentista para impulsar la impostergable diversificación de nuestra economía como única vía de asegurar un futuro estable y de progreso para Venezuela.

jmoreno@unimet.edu.ve

Director General del Celaup

Universidad Metropolitana

www.unimet.edu.ve > celaup

twtter: caratula 2009

Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica