diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica
El país registra anualmente 5 veces más patentes que el conjunto de los países latinos
No podemos permitirnos el lujo de ser mediocres. Esta expresión o lema del académico Dan Ben-David, investigador de la Universidad de Tel Aviv, del Centro de Política Económica de Londres y de la Oficina Nacional de Política Económica de Cambridge, MA, explica en gran medida los destacados avances científicos y tecnológicos del Estado de Israel. En efecto, este pequeño país, constituido hace menos de 7 décadas, en una superficie casi desértica y menos de la de nuestro estado Anzoátegui y con una población actual de solo 8.2 millones de habitantes, ocupa el cuarto lugar mundial en producción científica per cápita y su participación en la actividad científica mundial es 10 veces superior a su participación en la población del planeta.

Las razones de los grandes avances de Israel en la sociedad de la información y el conocimiento que se está configurando en este siglo, se encuentran en la concepción misma que del Estado Judío tuvieron sus fundadores, quienes no solo impulsaron el proyecto de esa nación en tierras de Israel, como sede de ese pueblo milenario, sino igualmente se empeñaron en construir un país moderno soportado por un sistema educativo de excelencia, con destacado apoyo al desarrollo científico y tecnológico y a la cultura del emprendimiento, lo que le ha permitido a ese estado alcanzar un dinámico desarrollo que lo coloca como el primer país en investigación científica, en emprendimiento, en inversión en investigación y desarrollo con 4,5% del PIB -por encima de USA (2,7) y Alemania (2,4)- y como segundo en la capacidad de innovación. Estos avances de Israel están ligados a la calidad de sus universidades, a sus científicos e investigadores, a la activa participación de las empresas y del gobierno y a la eficiente política de incentivos que se aplica para lograr esos objetivos. Hay que destacar que, con solo 2% de la población mundial, investigadores y científicos de origen judío o descendientes de ellos han recibido 29% de los premios Nobel otorgados a la fecha, especialmente en física, química, medicina y economía.

Este país tiene 140 investigadores por cada 100 mil habitantes lo que representa el número más elevado a nivel mundial, por encima de Estados Unidos (83), Japón (70) y Alemania (70). El país registra anualmente 5 veces más patentes que el conjunto de todos los países latinoamericanos y se coloca como el segundo país del mundo en empresas cotizadas en Nasdaq, luego de Estados Unidos y mas que toda Europa, India, China y Japón combinados.

Tres de las más importantes universidades israelí se ubican entre las 200 más prestigiosas del mundo, entre los cuales se encuentra la Universidad Hebrea de Jerusalén (109) en la que precisamente se adelanta, a través de su empresa Yissum y con el sector privado y convenios con socios internacionales como las universidades de Stanford, Cornell, Berkeley, Harvard y MIT, un notable programa de apoyo a la innovación y la transferencia tecnológica. La referida empresa opera como la compañía de transferencia tecnológica y de comercialización de las innovaciones generadas en esa universidad, se encarga de administrar los incentivos y tramitar el registro de las patentes de profesores y la política de distribución de las ganancias de la comercialización de esas innovaciones, de las cuales 40% se le reconoce al investigador, 20% al laboratorio o dependencia en donde se ha realizado la innovación y lo restante se aporta a la universidad. Es así como se ha logrado por los académicos investigadores y sus estudiantes avanzados, en más de 5 décadas de existencia de este programa, el registro de más de 8000 aplicaciones de patentes tecnológicas, más de 700 convenios de licencias y las ventas anuales por la comercialización de los productos y patentes generados por este programa llegan a 2 mil millones de dólares.

Con esa visión de promover el emprendimiento, la innovación y la transferencia tecnológica, Israel ha logrado un extraordinario desarrollo económico fundamentado en la economía del conocimiento: el país ha sostenido un crecimiento promedio cercano al 3% ínter anual, para 2014 su PIB per cápita fue superior a 37 mil dólares más del doble que el nuestro, el país se ubica en el puesto 19 entre las naciones de mayor desarrollo humano (Venezuela 67). Todo ello a pesar de tener que confrontar un conflictivo entorno bajo frecuentes amenazas de movimientos fundamentalistas de hacerlo desaparecer como Estado Nación.

La comunidad judía y, en especial el liderazgo del estado de Israel, supo entender desde el comienzo, el alcance del profético señalamiento del físico judío Albert Einstein -premio Nobel, considerado el científico más relevante del siglo XX, y cofundador de la Universidad Hebrea de Jerusalén- cuando, visualizando el nacimiento de la sociedad de la información y el conocimiento, señaló, hace cerca de 7 décadas que: “Todos los imperios del mundo van a ser imperios del conocimiento y solamente serán exitosos los pueblos que entiendan como generar conocimiento y como protegerlo...” Sabio mensaje que en nuestro país -inmerso en la cultura del rentismo petrolero y en las mediocridades del populismo- no hemos sabido interpretar; por ello el rezago en nuestro desarrollo contrasta dramáticamente con el notable progreso de Israel.

José Ignacio Moreno León
jmoreno@unimet.edu.ve
Director General del Celaup
Universidad Metropolitana
@caratula2000



Otros artículos

100 años de la Venezuela petrolera /I

100 años de la Venezuela petrolera /III

2012, año de cambios

23 años de la Alemania unida y el triunfo de la Merkel

25 años de libertad: caída del Muro de Berlín

80 años del mensaje: el proyecto necesario

A 22 años del colapso de la dictadura socialista alemana

Acuerdo para la gobernabilidad y el desarrollo incluyente

América Latina y el incumplimiento de las metas del milenio

Amuay, meritocracia y miserias del populismo

Benedicto XVI: una lección universal de humildad y compromiso

Brasil: el milagro del vecino

Brasilia: cinco décadas de la obra maestra de Niemeyer

Cambio climático 2014: impacto en Estados Unidos

Cambio climático 2014: razones para alarmarse

Casos emblemáticos del populismo latinoamericano /I

Casos emblemáticos del populismo latinoamericanos

China: ¿Imperialismo del siglo XXI?

China: primavera árabe con paciencia asiática

China: socialismo asiático o dragón capitalista

China: un dragón sediento de energía

China: voces de una generación silenciosa /I

Colapso del rentismo: la respuesta necesaria

Comunas, democracia participativa y capital social: un debate necesario /II

Comunas, democracia y capital social: debate necesario/I

Conflictos políticos y diálogos de paz: lecciones históricas

Corea: las dos caras y el valor de la democracia

Correa y el socialismo dolarizado

Corrupción y crisis ética global: la visión de Francisco

Corrupción y reglas de juego institucionales

Crisis cambiaria y dolarización: el caso de Ecuador

Crisis financiera, ESM y nuevo milagro económico alemán

Crisis financiera mundial y síndrome del avestruz

Crisis universitaria y crisis de entendimiento

Cultura de paz y democracia

Davos: ¿crisis del capitalismo o crisis ética?

Davos, Francisco y la desigualdad

De Curitiba a San Cristóbal: el proyecto ciudad Polonia

De líderes y caudillos

Democracia y gobernanza en América Latina

Desarrollo a escala humana

Dos acuerdos para volver a unirnos /I

Dos acuerdos para volver a unirnos / II

Educación de excelencia y desarrollo sustentable

El 2013: ¿quo vadis Venezuela? Los peligros del rentismo

El Celac y los indignados

El dilema chino

El fantasma de pertamina

El humanismo cristiano y el capitalismo sin frenos

En China ser rico no es malo

Esem: ¿opción latinoamericana?

Fernández Morán: el Nobel que pudo ser

Fe y Alegría: 60 años de solidaridad

Francisco, la paz y sus circunstancias

Francisco y su compromiso con los pobres

Gandhi, apóstol de la resistencia pacífica y de la paz

Gobiernos locales y participación ciudadana: el capital social

Haiyan: la advertencia de la tierra

Japón: educación para la sociedad del conocimiento

JGH: 150 años del nacimiento de un científico santo

José Gregorio: La causa de Venezuela

La agonía de nuestras universidades

La caridad en la verdad y la razón de los indignados

La crisis nacional y los acuerdos necesarios

La crisis y la cuarta revolución industrial

La diáspora inducida

La economía solidaria, respuesta a los indignados

La ética otra vez: el caso Volkswagen

La historia como testigo: el fascismo / I

La historia como testigo: el velasquismo peruano /II

La internalización de la universidad

La justicia social y el desarrollo

La respuesta de Guatemala

Las instituciones: razón de la prosperidad y de la pobreza

Las manipulaciones del fascismo

La trampa del rentismo petrolero y sus secuelas

La universidad de avanzada y el reto de la postmodernidad

La universidad posmoderna y el rezago regional /II

La universidad postmoderna y el rezago latinoamericano /I

Los indignados de Harvard

Mayo francés: estudiantes contra el autoritarismo

México: "El Quinazo" a "La Maestra" y la reforma

México y el petróleo: rompiendo mitos

Nueva geopolítica energética: impacto en Venezuela

Paz y el ogro filantrópico

Peronismo, guerra sucia y miserias del militarismo

Petróleo: la siembra impostergable

Petróleo: la trampa del rentismo (primera parte)

Petróleo: la trampa del rentismo /II

Petróleo y desarrollo: lecciones de Noruega

Podemos y la crisis política española

Pol Pot: 90 años del nacimiento de un monstruo

Robert Klitgaard y la corrupción: “freír el pez gordo”

Se agotó el rentismo.... ¿Ahora qué?

Sin acuerdos no hay democracia ni progreso

Singapur: enseñar a pescar y no regalar el pescado

Sí podemos…

Sucre, un militar honesto y civilista

Thurow: Humanizar la economía global

Universidades de excelencia y el rezago latinoamericano

Universidades frente a la crisis

Universidades pobres y subdesarrollo

USA: hacia la independencia energética

Uslar y la siembra del petróleo

Venezuela 2016: diálogo o caos

Venezuela y el ejemplo saudita

Vietnam: del fracaso comunista a la economía de mercado

Yissum: La innovación y la transferencia tecnológica