diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
El regreso de la Opep
La Opep está de vuelta, y quienes se apresuraron a escribir su obituario, se equivocaron
La Opep está de vuelta, y quienes se apresuraron a escribir su obituario, se equivocaron. Desde que la Opep optó por no recortar producción y dejar que los precios cayeran hace dos años -iniciando la “guerra entre jeques y lutitas”-, la muerte de la organización ha sido proclamada muchas veces. Sin embargo, el pasado 30 de noviembre, tras intensas negociaciones a partir del Acuerdo Provisional de Argel, la 171° Reunión Ministerial de la Opep acordó en Viena su primer recorte en 8 años. Se trata de un acuerdo complejo que ha sorprendido al mercado, y que aunque a primera vista satisface a todos, tiene aspectos críticos en los detalles (devil is in the details, siguiendo la frase inglesa). Veamos.

El techo colectivo se fijó en 32,5 millones de barriles diarios (MMBD), lo cual implica un recorte de producción de -1,2 MMBD respecto al mes de octubre y siguiendo fuentes secundarias. Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Kuwait sostendrán la mayor parte con -0,75 MMBD. Libia y Nigeria están exentas de recortes debido a los problemas que atraviesan sus industrias. Sorprendentemente, Irak tras plantear varias objeciones -desde la lucha contra el Dáesh hasta las diferencias en los niveles de producción que reporta y las fuentes secundarias-, aceptó un recorte de -0,21 MMBD. Irán es un caso más complicado, ya que se le ha asignado un “recorte teórico” desde su nivel histórico pre-sanciones de 2005. Así, su nueva cuota está en realidad 90 mil barriles diarios por encima de lo que está produciendo hoy, hasta alcanzar 3,79 MMBD en 2017. De todas formas, Irán no podría aumentar mucho más en el mediano plazo,  y obtiene una cuota Opep del 11,6% -nivel de 2011 antes de que le fueran impuestas las sanciones. Una victoria para su combativo Ministro de Petróleo, Bijan Zanganeh. 

Arabia Saudita, como principal actor de la Opep, ha logrado un objetivo importante: limitar la producción de Irak que no había tenido cuota oficial desde 1998. Las enormes reservas iraquíes y los esfuerzos de las empresas transnacionales convierten a Bagdad en el principal rival de mercado de Riad dentro de la Opep. No obstante, resultó llamativa la concesión que hizo Arabia Saudita a su mayor rival geopolítico, Irán. Este es el precio que ha tenido que pagar por conseguir el acuerdo; lo cual revela dificultades financieras sauditas, así como el temor ante el creciente malestar social asociado a medidas de austeridad. 

Empero, incluso con los recortes Opep, si los países No Opep no participan, la oferta seguirá excediendo la demanda en el primer semestre de 2017 y continuarán creciendo los inventarios. Por ello, el acuerdo está sujeto a un recorte de -0,6 MMBD de los países No Opep, con quienes se reunirá la Opep el 9 de diciembre. Rusia aportará la mitad, pero no se sabe bien desde donde vendrá el resto, aunque la Opep apunta a México (-0,15 MMBD), Kazajistán, Azerbaiyán y Omán. Esto último resulta dudoso, tomando en cuenta la apertura mexicana, la puesta en marcha del campo de Kashagán y el declive de la producción azerí.

En el mejor de los casos, los precios se ubicarán en niveles de 60 $/Bl en el primer semestre de 2017, pero el acuerdo de Viena enfrenta dos desafíos. En primer lugar, tenemos un desafío táctico que remite a la cuestión del cumplimiento (compliance). Si como ha ocurrido con frecuencia en el pasado, algunos países hacen trampas, el aumento de precios se evaporará -esto ha sido advertido por Alí Al-Naimi. Por ello, el acuerdo prevé la creación de un Comité de Monitoreo integrado por Argelia, Kuwait, Venezuela y dos países No Opep. Si Libia o Nigeria pueden controlar su situación de seguridad y aumentan producción, se requerirán más recortes o los precios se debilitarán. Además, el acuerdo actual dura seis meses -prorrogable por otros seis-, lo que nos lleva al verano del 2017, cuando la demanda saudita volverá a subir y Riad buscará aumentar producción. Por otra parte, Rusia ha ofrecido cooperación a la Opep en el pasado, pero nunca ha cumplido cabalmente. Moscú tendrá que coordinar el recorte entre varias empresas, incluida la gigante Rosneft, cuyo Presidente, Igor Sechin, se opone al mismo. En pleno invierno, también encarará dificultades técnicas de cierre de producción en campos maduros que producen grandes cantidades de agua. 

En segundo lugar, tenemos un desafío estratégico más crítico. La Opep se arriesga a perder en la mesa de negociaciones lo que ha ganado en el campo de batalla. Los precios bajos han disminuido la producción de lutitas (shale oil) en EEUU (-1 MMBD desde su pico de abril de 2015), aunque no tanto o tan rápido como Riad esperaba en 2014. Asimismo, los productores de lutitas se han hecho más eficientes: la Reserva Federal señala que los costos de producción han caído desde 79 $/Bl en 2014 hasta 53 $/Bl en 2016. Si los precios llegan a 60 $/Bl en 2017, puede aumentar la producción de lutitas en EEUU entre 0,3 y 0,9 MMBD. Un año de expansión como 2013, eliminaría el efecto del recorte Opep, dejándola con una menor cuota de mercado y precios no mucho más altos. Esto se exacerbaría si la demanda también disminuye a medida que suben los precios.

La Opep ha demostrado que puede llegar a un acuerdo de recortes que ofrece alivio a sus miembros más débiles, pero aún no sabemos si puede sostenerlo. Además, tiene el reto de administrar con pragmatismo el mercado, manteniendo a raya a sus principales competidores. En el caso de Venezuela, la negociación no ha sido la mejor. En lugar de solicitar ser exceptuados de recortes como Libia y Nigeria, se ha aceptado reducir 95 mil barriles diarios a partir de fuentes secundarias -que siempre habían sido objetadas-, aunque Pdvsa atraviesa problemas financieros y operacionales que han disminuido la producción en -0,3 MMBD en 2016. Esto ha dejado al país con la menor cuota histórica Opep, la cual se situará en 6,06% en 2017 desde 11,5% en 1999. ¿Y usted qué opina?

Kenneth Ramírez
Doctor en Ciencias Políticas, 
Internacionalista.
Profesor de la UCV  
Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI).
@kenopina



Otros artículos

10 años del Plan Siembra Petrolera

Agenda 2030: energía y Venezuela

Brasil en fase menguante

Brexit como “caja de Pandora”

Citgo a la luz de las nuevas realidades

Daño colateral: Venezuela y la guerra de Naimi

Debilidades de una propuesta

De diálogos, maniobras y realidades

Descifrando a Trump

Diálogos de Argel

Doble derrota en la Opep

Dos años del califato del terror

El acuerdo de Doha

El acuerdo de París

El acuerdo nuclear con Irán

El acuerdo provisional de Argel

El consejo de Lula

El desafío de las empresas petroleras transnacionales

El factor Irán

El fracaso de Doha

El frenazo de las arenas bituminosas de Canadá

El gambito petrolero saudita

El legado petrolero del Rey Abdullah

El regreso de la Opep

El revés de Evo

El trilema energético de China

Energía y petróleo en las primarias de EEUU

Esequibo: una nueva y delicada etapa

Geopolítica petrolera cambiante

Impacto petrolero del “nuevo” Canal de Suez

India: un elefante sediento de petróleo

Irak, otra vez: Intriga, petróleo y guerra

Israel-Hamás: La Guerra de los Siete Años

La batalla por Ucrania: Geopolítica y gas natural

La embestida guyanesa

La incógnita petrolera libia

La política energética de Trump

La "Visión Saudita 2030"

Los hermanos Castro y el arte de gobernar

Los No Alineados en Porlamar

Navegando cuesta abajo

Obama y Maduro en El Caribe

Opep, Unasur y Venezuela

Opep: un Fénix de 55 años

Petróleo en 2016: tocando fondo

Petróleo y elecciones en Brasil

Petróleo y Mercosur en las elecciones de Argentina

Petróleo y sucesión saudita

Putin, petróleo y el “efecto Pigmalión”

Quincuagésimo aniversario del Acuerdo de Ginebra

Reunión Opep: parte de guerra

Rusia y la Opep: una difícil coordinación

Shale 2.0

Todas las miradas puestas en Viena

Trump, petróleo y Venezuela

Unasur acéfala

Unidad nacional frente a Guyana

Venezuela en las elecciones de EEUU

Venezuela y el XXV aniversario del Mercosur

Yemen en clave petrolera