diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
El revés de Evo
La derrota del “Sí” por apenas 2,6% muestra una gran base de apoyo para relanzar su proyecto
La derrota de Evo Morales en el referéndum por el que pretendía reformar el artículo 186 de la Constitución para poder optar a un cuarto período presidencial en 2019, ha reivindicado el principio de alternabilidad en Bolivia.

Evo no hizo bien los cálculos. Convocó a un referéndum reeleccionista cuando aún le restan cuatro años para terminar su tercera gestión, y su pretensión continuista aglutinó a todos los factores políticos y sociales en su contra, desde liberales y conservadores, hasta indigenistas, ecologistas e izquierdistas disidentes, que difícilmente se unirían tras una candidatura común. Este gran frente realizó una campaña muy efectiva, apalancada en las redes sociales, y centrada en la defensa de valores republicanos y denuncias de abusos de poder, corrupción -caso Fondo Indígena- y tráfico de influencias -caso Gabriela Zapata- que por primera vez afectaron la imagen del líder aymara. Por su parte, el proyecto oficialista mostró agotamiento tras una década en el poder, y Evo Morales no logró entusiasmar a los bolivianos con un proyecto de futuro -más allá de la conocida “Agenda Patriótica 2025”. En este sentido, la campaña oficialista habló de pasado y continuidad, al enfocarse en los logros alcanzados -nacionalización del gas, mayor inclusión de los pueblos indígenas, cuadruplicación del tamaño de la economía tras un crecimiento promedio de 5% en la última década, y reducción de la pobreza desde 63% a 45%, y la pobreza extrema desde 38% a 17%- y subrayar el “liderazgo excepcional” de Evo como garante de la estabilidad. Este conjunto de errores, favorecieron el despertar del tradicional antireeleccionismo boliviano que hasta ahora Evo Morales había adormecido.

Aunque ha sido el primer revés para Evo desde su llegada a Palacio Quemado, la derrota del “Sí” por apenas 2,6% muestra una gran base de apoyo para relanzar su proyecto y tener un rol clave en la elección de su sucesor. Surgen aquí figuras como el vicepresidente Álvaro García Linera, el canciller David Choquehuanca, o su exitoso ministro de Economía, Luis Arce Catacora -quien ha logrado articular socialismo con ortodoxia económica. No obstante, bien le valdría al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) consultar a las bases y renovarse, tratando de trascender la figura de Evo, ya que resulta muy probable que Bolivia encare una coyuntura económica recesiva en los próximos años. Por otra parte, los votos del “No” responden a distintas corrientes y sensibilidades, y la oposición tiene ahora el enorme desafío de transformarse en un proyecto alternativo unitario e inspirador. Ergo, no puede darse por sentada una victoria de la oposición en 2019.

A nivel regional, el revés de Evo viene a completar un cuadro que muestra el quiebre de la hegemonía del bloque de izquierdas -la chavista y la lulista-agrupadas en el Foro de Sao Paulo que ha marcado la política latinoamericana en los últimos tres lustros. La izquierda foropaulista en el poder ha sufrido el impacto de la caída de los precios de las materias primas y la concomitante ralentización económica (de la “década dorada” 2002-2012 donde la región creció en torno al 4%, hemos pasado a un anémico crecimiento en torno al 1,5% en el período 2013-2016 jalonado por las recesiones de Brasil, Argentina y Venezuela) que le impide seguir financiando su ambiciosa agenda social redistributiva. En este contexto, la economía boliviana aunque ha seguido creciendo -4% en 2015 y 3,5% en 2016- y tiene buenos indicadores macroeconómicos, ya muestra una clara desaceleración debido a la caída de los precios del gas natural -talón de Aquiles de su modelo rentista. Los ingresos por exportaciones de gas se redujeron el año pasado en 2241 millones de dólares (37%), al pasar de 6012,2 millones de dólares en 2014 a 3771,2 millones de dólares en 2015, según datos oficiales.

Además, la izquierda foropaulista encara el debilitamiento de su liderazgo por la ausencia de sus figuras simbólicas más carismáticas -ya no están Chávez, ni Lula, ni Kirchner- y las carencias de sus sucesores; la pérdida de ímpetu de sus proyectos que han dejado de traducir la utopía igualitaria en realidades concretas; y la deslegitimación sufrida debido a los sonados casos de corrupción.

Lo anterior se evidencia concretamente, en la derrota de Alianza País en las principales alcaldías de Ecuador en febrero de 2014 y el anuncio de Rafael Correa de que no optará por la reelección en 2017; la victoria estrecha de Dilma Rousseff en octubre de 2014, su ajuste económico liberal y la amenaza de un juicio político por la trama de corrupción en Petrobras; la derrota del kirchnerismo por Mauricio Macri en noviembre de 2015; la victoria de la MUD en las elecciones parlamentarias de Venezuela en diciembre de 2015; el avance de la oposición boliviana en los comicios regionales de marzo de 2015 y el presente revés de Evo. Raúl Castro avizorando el cambio de viento, realizó su acercamiento a EEUU, que tendrá un nuevo momento estelar con la visita de Barack Obama a La Habana este 21 y 22 de marzo -un duro golpe al discurso “anti-imperialista” del bloque. 

Empero, el fin del ciclo de la izquierda foropaulista está llevando a América Latina a dar un giro complejo y pragmático hacia el centro, donde ninguna fuerza política aún lidera claramente el cambio. Aunque los latinoamericanos se muestran críticos con la izquierda en el poder, siguen identificándose con pautas progresistas. Buscan nuevos líderes que rescaten los principios republicanos para corregir la deriva autoritaria, luchen contra la corrupción, recuperen el dinamismo económico con ajustes en el modelo de crecimiento -demasiado centrado en la exportación de materias primas- y el relanzamiento de la integración comercial; al tiempo que exigen conservar los avances sociales de la última década, mejorar los servicios públicos, atender nuevos temas de agenda como el cambio climático y la igualdad de género, y mantener la autonomía política de la región. ¿Y usted qué opina?

Kenneth Ramírez 
Doctor en Ciencias Políticas, MBA en Energía e Internacionalista. Profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y
Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (Covri).
@kenopina



Otros artículos

10 años del Plan Siembra Petrolera

Agenda 2030: energía y Venezuela

Brasil en fase menguante

Brexit como “caja de Pandora”

Citgo a la luz de las nuevas realidades

Daño colateral: Venezuela y la guerra de Naimi

Debilidades de una propuesta

De diálogos, maniobras y realidades

Descifrando a Trump

Diálogos de Argel

Doble derrota en la Opep

Dos años del califato del terror

El acuerdo de Doha

El acuerdo de París

El acuerdo nuclear con Irán

El acuerdo provisional de Argel

El consejo de Lula

El desafío de las empresas petroleras transnacionales

El factor Irán

El fracaso de Doha

El frenazo de las arenas bituminosas de Canadá

El gambito petrolero saudita

El legado petrolero del Rey Abdullah

El regreso de la Opep

El revés de Evo

El trilema energético de China

Energía y petróleo en las primarias de EEUU

Esequibo: una nueva y delicada etapa

Geopolítica petrolera cambiante

Impacto petrolero del “nuevo” Canal de Suez

India: un elefante sediento de petróleo

Irak, otra vez: Intriga, petróleo y guerra

Israel-Hamás: La Guerra de los Siete Años

La batalla por Ucrania: Geopolítica y gas natural

La embestida guyanesa

La incógnita petrolera libia

La política energética de Trump

La "Visión Saudita 2030"

Los hermanos Castro y el arte de gobernar

Los No Alineados en Porlamar

Navegando cuesta abajo

Obama y Maduro en El Caribe

Opep, Unasur y Venezuela

Opep: un Fénix de 55 años

Petróleo en 2016: tocando fondo

Petróleo y elecciones en Brasil

Petróleo y Mercosur en las elecciones de Argentina

Petróleo y sucesión saudita

Putin, petróleo y el “efecto Pigmalión”

Quincuagésimo aniversario del Acuerdo de Ginebra

Reunión Opep: parte de guerra

Rusia y la Opep: una difícil coordinación

Shale 2.0

Todas las miradas puestas en Viena

Trump, petróleo y Venezuela

Unasur acéfala

Unidad nacional frente a Guyana

Venezuela en las elecciones de EEUU

Venezuela y el XXV aniversario del Mercosur

Yemen en clave petrolera