diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Opep, Unasur y Venezuela
Venezuela será observada también esta semana por los delegados de la Opep con atención
El próximoviernes se celebrará la 168° Reunión Ministerial de la Opep en Viena,la cual ha estado precedida de declaraciones y especulaciones sobre un improbable cambio en la estrategia impuesta al grupo por Arabia Saudita. Los bandos dentro de la organización, los defensores de la estrategia de volúmenes actual y sus detractores, volverán a jugar sus cartas con resultado similar.

Arabia Saudita ha vuelto a señalar que se mantiene dispuesta a trabajar junto al resto de países Opep y No Opep para estabilizar los precios del petróleo, pero también ha reiterado que no hará nada si no hay recortes colectivos. “La Opep no va a recortar sola”, zanjó recientemente un delegado saudita. Esto fue lo mismo que le señaló el Ministro Naimi al entonces Ministro Rafael Ramírez en Margarita a principios de noviembre de 2014. Su posición no se ha movido ni un ápice.

Esto nos lleva a considerar la reunión informal entre países Opep y países No Opep -donde destaca Rusia-, que tendrá lugar en la misma ciudad el próximo 3 de diciembre. Sin embargo, ya que Moscú ha dejado claro que no desea hacer recortes, esta alternativa trabajada con denuedo por Venezuela desde hace un año se encuentra agotada. El último viaje del Presidente Maduro a Riad para plantear recortes en la IV Cumbre América del Sur y Países Árabes -un foro no petrolero-, transmitió desesperación.

La histórica decisión de la 166° Reunión Ministerial de la Opep en noviembre de 2014 de bombear más petróleo y defender la cuota de mercado frente a la creciente producción de países No Opep, sobre todo de EEUU, se produjo en un momento donde el precio del crudo marcador Brent se ubicaba en 65 $/Bl. Seis meses más tarde, había tocado los 45 $/Bl -nivel en que se cotiza actualmente-, un severo desplome desde los 115 $/Bl en los que se cotizaba en junio de 2014.

Ahora algunos paísesOpepse han tornado muy pesimistas, y temen un descenso hasta los 20 $/Bl, tomando en cuenta la vuelta de Irán al mercado -Goldman Sachs ha sido el abanderado de estos pronósticos tan sombríos. De hecho, el Ministro Eulogio del Pino señaló que la Opep no puede permitir “una guerra de precios. Tenemos que hacer algo”. Ecuador ha adelantado la necesidad de recortar 1,6% de la producción de la Opep, sumándose a Venezuela.

Empero, en parte, la estrategia saudita ha empezado a cosechar resultados con el colapso de precios. La demanda petrolera global ha empezado a recuperarse y se ha frenado el crecimiento de la producción de esquistos en EEUU. También se espera que la producción colectiva de los países No Opep se contraiga el próximo año, lo cual no se había visto en una década. Para Riad, todo esto llevaría a una recuperación gradual de los precios del petróleo a niveles de 80 $/Bl para 2020.

Aunque las finanzas de los países de la Opep se encuentran bajo presión, hay países con suficientes reservas financieras para aguantar el desplome de precios por algunos años. Este es el caso de Arabia Saudita, que cerrará el año 2015 con un déficit presupuestario de 16% del PIB, frente a 1,5% en 2014, pero tiene más de 600 millardos de dólares en fondos soberanos para hacerlo “manejable”. Mantener los grifos abiertos y sufrir un par de años a cambio de una recompensa a largo plazo, todavía parece ser la elección de Riad y el resto de las petro-monarquías que se han alineado a su política. El Emir de Qatar de visita recientemente en Caracas, debió transmitirle esto al Presidente Maduro. En Viena, veremos críticas a la estrategia saudita de parte de los que más sufren por la caída de precios -Venezuela, Ecuador, Irán, Argelia-, pero la decisión final será mantener la estrategia de defensa de cuota de mercado sin cambios. Esto sólo podría someterse a una reconsideración seria dentro de 12 a 18 meses, si se genera un aumento significativo de la producción de Irán, Irak o Libia.

Venezuela en plena crisis económica será observada también esta semana por los delegados de la Opep con atención. No tanto por sus demandas de recortes que ya a nadie sorprenden, ni por sus intentos de sacarse un conejo de la chistera con reuniones con productores No Opep que no llegan a nada concreto, sino por sus elecciones parlamentarias.  Somos un productor frágil, y el resto de los gigantes en pugna en el mercado petrolero nos perciben al borde del abismo.

Según las encuestas más reputadas, la Mesa de la Unidad Democrática obtendría una clara mayoría en las elecciones del próximo domingo. Bien valdría que el Presidente Maduro acepte este cambio de viento pacíficamente, abriendo un período de cohabitación que, gestionado con diálogo y negociación, puede favorecer un cambio del modelo económico que se necesita con tanta urgencia, lo cual debe incluirun nuevo plan de negocios para Pdvsa ajustado a la coyuntura petrolera actual. Este es el rumbo que ha tomado la Presidenta DilmaRousseff -y que el propio Lula aconsejó a Maduro en 2013-, quien ha formado un gobierno de coalición para encarar la caída de los precios de las materias primas que ha llevado la economía brasileña a la recesión. El pueblo venezolano exige a toda la clase política una lectura adecuada de los tiempos difíciles que vivimos.

Finalmente, y después de muchos obstáculos, una Misión de la Unasur acompañará nuestras elecciones. Ha llegado tarde y con la notable ausencia de técnicos electorales de Brasil. La credibilidad de la organización suramericana está en riesgo en Caracas. Debe ser garante de unas elecciones transparentes y pacíficas. Jugar al rol de apagafuegos como en 2013 y 2014, no sólo no ayudará a Venezuela a enrumbarse hacia un futuro más próspero, sino que pondrá en entredicho el futuro de la propia organización. ¿Y usted qué opina?

Kennet Ramírez
Profesor de la UCV
Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI)
@kenopina

Otros artículos

Debilidades de una propuesta

Geopolítica petrolera cambiante

La batalla por Ucrania: Geopolítica y gas natural

El consejo de Lula

La incógnita petrolera libia

El trilema energético de China

Irak, otra vez: Intriga, petróleo y guerra

Israel-Hamás: La Guerra de los Siete Años

Citgo a la luz de las nuevas realidades

Petróleo y elecciones en Brasil

El gambito petrolero saudita

Todas las miradas puestas en Viena

Daño colateral: Venezuela y la guerra de Naimi

El legado petrolero del Rey Abdullah

La embestida guyanesa

Yemen en clave petrolera

Obama y Maduro en El Caribe

El factor Irán

Petróleo y sucesión saudita

Reunión Opep: parte de guerra

Unidad nacional frente a Guyana

Rusia y la Opep: una difícil coordinación

El frenazo de las arenas bituminosas de Canadá

El acuerdo nuclear con Irán

Impacto petrolero del “nuevo” Canal de Suez

10 años del Plan Siembra Petrolera

Opep: un Fénix de 55 años

Agenda 2030: energía y Venezuela

Putin, petróleo y el “efecto Pigmalión”

Navegando cuesta abajo

Petróleo y Mercosur en las elecciones de Argentina

Opep, Unasur y Venezuela

El acuerdo de París

Petróleo en 2016: tocando fondo

Quincuagésimo aniversario del Acuerdo de Ginebra

El revés de Evo

El acuerdo de Doha

Venezuela y el XXV aniversario del Mercosur

Los hermanos Castro y el arte de gobernar

El fracaso de Doha

Brasil en fase menguante

Energía y petróleo en las primarias de EEUU

Doble derrota en la Opep

De diálogos, maniobras y realidades

Brexit como “caja de Pandora”

El desafío de las empresas petroleras transnacionales

Dos años del califato del terror

India: un elefante sediento de petróleo

Los No Alineados en Porlamar

Diálogos de Argel

El acuerdo provisional de Argel

La "Visión Saudita 2030"

Venezuela en las elecciones de EEUU

Descifrando a Trump

El regreso de la Opep

La política energética de Trump

Trump, petróleo y Venezuela

Unasur acéfala

Esequibo: una nueva y delicada etapa

Shale 2.0