diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Petróleo y sucesión saudita
Se abren interrogantes sobre si ambos se van a convertir en un vehículo para ambiciones y pugnas
Con apenas tres meses y medio en el poder, el Rey Salman bin Abdulaziz Al-Saud ha introducido grandes cambios en el liderazgo saudita. Hay por lo menos dos maneras de entenderlos. Por un lado, como una decisión positiva hacia una transición generacional largamente esperada desde los hijos a los nietos del Rey fundador, Ibn Saud -quien dispuso que la corona pasara de hermano a hermano a través de cada generación-; así como el empoderamiento de algunos de los más brillantes príncipes de esta nueva generación. No obstante, esta historia tiene otra lectura sombría, la cual apunta a un golpe de Estado de la rama Sudairi de la Casa Saud. Los Sudairi son los hijos y nietos nacidos a partir de la unión del Rey Ibn Saud con su esposa favorita, Hassa bint Ahmed al-Sudairi. Esa unión produjo siete hijos, el mayor bloque de hermanos completos dentro de los treinta y siete hijos varones del Rey fundador. El fallecido Rey Fahd era el mayor de ellos, pero  también el fallecido exministro de Defensa y Príncipe heredero Sultan, el fallecido exministro del Interior y Príncipe heredero Nayef, y ahora el Rey Salman. Durante décadas, los Sudairi han constituido una agrupación muy fuerte dentro de la familia real, y en los años de reinado efectivo de Fahd (1982-1995) controlaron el país. Empero, su cohesión y ambición han provocado rivalidades con sus medios hermanos, a quienes disgusta sus políticas autoritarias, agresivas y dispendiosas, tanto como sus intentos de monopolizar el poder. 

Tras los cambios, casi todos los cargos importantes en el gabinete saudita lo detenta un Príncipe Sudairi o un funcionario capaz sin sangre real como el nuevo Canciller, Adel Al-Jubeir. Solo el Príncipe Mutaib, hijo del difunto Rey Abdullah, permanece como miembro de otra rama de la Casa Saud en un cargo clave (Jefe de la Guardia Nacional). Aunque se cree que debido a su edad y frágil salud, el Príncipe Saud Al-Faisal renunció como Canciller -tras ocupar este cargo por 40 años-, lo cierto es que su salida también eliminó una figura poderosa de otra rama.

Lo más impresionante de todo, fue que el Rey Salman removió a su medio hermano el Príncipe Muqrin como heredero -quizás facilitado por ser de madre yemenita. El Príncipe Muqrin era el último hijo de Ibn Saud en la línea de sucesión, siendo relativamente joven para los estándares sauditas (69 años). Además, fue elegido por el finado Rey Abdullah para suceder a Salman y evitar así una concentración de poder en los Sudairi. Esta acción sin precedentes desde la formación del moderno Estado saudita en 1932, ha dejado a dos príncipes Sudairi como próximos en la línea de sucesión, con Mohamed bin Nayef (sobrino del Rey Salman, 55 años) y Mohamed bin Salman (hijo del Rey Salman, 30 años). De esta manera, el clan Sudairi podría reinar al menos los próximos 50 años. En consecuencia, bien podría decirse que Arabia Saudita ha sido transformada en “Arabia Sudairi”, lo cual no debe tener al resto de la familia real complacida.

Por ello, para aumentar la legitimidad de los cambios, se dieron bonos a los cuerpos de seguridad y empleados públicos. En efecto, el Rey Salman ha gastado 36 millardos de dólares en estos meses, y aunque esto solo representa 5% de las ingentes reservas sauditas, muestra un ritmo de gasto importante.

Todo esto dio origen a una remodelación del sector petrolero, que si bien es la base del Estado, ha estado tradicionalmente protegido de interferencias políticas. Khalid Al-Falih, funcionario de la empresa petrolera nacional Saudi Aramco, y su Director Ejecutivo desde 2008, ha pasado a ser Presidente de su Junta Directiva, en sustitución de Alí Al-Naimi, y -en un movimiento sorprendente- también fue nombrado Ministro de Salud. Por su parte, el octogenario Naimi permanece como Ministro de Petróleo -cargo que ocupa desde 1995-, aunque no ha ocultado su deseo de retirarse y concentrarse en su Presidencia de la Universidad Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología. De hecho, se ha especulado sobre si el extraño nombramiento de Khalid Al-Falih como Ministro de Salud, es una manera de prepararlo en materia de política palaciega para relevar a Naimi en unos meses.

El Príncipe heredero Mohamed bin Salman ha pasado a liderar el Consejo Supremo de Saudi Aramco y el Consejo Supremo de Economía -nuevos entes supervisores-, desde los que podrá consolidar su poder. Su visión es hacer responder a Saudi Aramco ante su autoridad y no la del ministerio, e involucrarla en iniciativas económicas más allá del petróleo. Otro de los hijos del Rey Salman, Abdulaziz bin Salman -a quien conocimos liderando activamente la delegación saudita en el Foro Internacional de Energía-, ha sido promovido desde el cargo de Asistente del Ministro de Petróleo -cargo que también ha ocupado desde 1995-, a viceministro de Petróleo. Por tanto, es otro candidato para relevar a Naimi, y aunque esto rompería la tradición saudita de no nominar a ningún miembro de la familia real en el Ministerio de Petróleo, la ambición del clan Sudairi, su experiencia y el debilitamiento del Ministerio, podrían abrirle las puertas. 

No hay ninguna señal de que un nuevo ministro de Petróleo -bien sea Khalid Al-Falih, o el Príncipe Abdulaziz- se vaya a apartar de la política petrolera actual de defender la cuota de mercado y tolerar menores precios del petróleo. De hecho, el último informe de la Agencia Internacional de Energía, que señala una caída de taladros de 60% en EEUU y una reducción en los pronósticos de producción de esquistos, ha fortalecido el compromiso con la estrategia de Naimi en Riad.

La política petrolera y el liderazgo emergente parecen claros. Pero se abren interrogantes sobre si Saudi Aramco o el Ministerio de Petróleo van a convertirse en un vehículo para ambiciones y pugnas dentro de la familia real, o si la empresa petrolera nacional se verá sobrecargada con proyectos no petroleros que pueden terminar erosionando su eficiencia: ¿Estamos ante una nueva “Sudairi Aramco”?

Doctor en Ciencias Políticas, MBA en Energía e Internacionalista. Profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI).
@kenopina

Otros artículos

10 años del Plan Siembra Petrolera

Agenda 2030: energía y Venezuela

Brasil en fase menguante

Brexit como “caja de Pandora”

Citgo a la luz de las nuevas realidades

Daño colateral: Venezuela y la guerra de Naimi

Debilidades de una propuesta

De diálogos, maniobras y realidades

Descifrando a Trump

Diálogos de Argel

Doble derrota en la Opep

Dos años del califato del terror

El acuerdo de Doha

El acuerdo de París

El acuerdo nuclear con Irán

El acuerdo provisional de Argel

El consejo de Lula

El desafío de las empresas petroleras transnacionales

El factor Irán

El fracaso de Doha

El frenazo de las arenas bituminosas de Canadá

El gambito petrolero saudita

El legado petrolero del Rey Abdullah

El regreso de la Opep

El revés de Evo

El trilema energético de China

Energía y petróleo en las primarias de EEUU

Esequibo: una nueva y delicada etapa

Geopolítica petrolera cambiante

Impacto petrolero del “nuevo” Canal de Suez

India: un elefante sediento de petróleo

Irak, otra vez: Intriga, petróleo y guerra

Israel-Hamás: La Guerra de los Siete Años

La batalla por Ucrania: Geopolítica y gas natural

La embestida guyanesa

La incógnita petrolera libia

La política energética de Trump

La "Visión Saudita 2030"

Los hermanos Castro y el arte de gobernar

Los No Alineados en Porlamar

Navegando cuesta abajo

Obama y Maduro en El Caribe

Opep, Unasur y Venezuela

Opep: un Fénix de 55 años

Petróleo en 2016: tocando fondo

Petróleo y elecciones en Brasil

Petróleo y Mercosur en las elecciones de Argentina

Petróleo y sucesión saudita

Putin, petróleo y el “efecto Pigmalión”

Quincuagésimo aniversario del Acuerdo de Ginebra

Reunión Opep: parte de guerra

Rusia y la Opep: una difícil coordinación

Shale 2.0

Todas las miradas puestas en Viena

Trump, petróleo y Venezuela

Unasur acéfala

Unidad nacional frente a Guyana

Venezuela en las elecciones de EEUU

Venezuela y el XXV aniversario del Mercosur

Yemen en clave petrolera