• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
El debate de la pobreza o la pobreza del debate
Son 700 mil o 430 mil las familias que en Venezuela pasan hambre? En un país normal esto se sabría y bochornosamente correríamos a resolver el asunto o, al menos, a discutir cómo remediar que en el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo exista tal nivel de hogares que no satisfacen la necesidad más básica de todas. Pero no, en el nuestro parece ser más importante la réplica o el insulto antes que encarar un problema que nos querían hacer ver que estaba resuelto.
Celebramos que la campaña haya tomado el giro que el país reclamaba desde hacía tiempo. Para los que nos ocupamos de los temas sociales resultaba poco menos que frustrante tener que calarnos una opinión pública que parecía conformarse con el chantaje de las misiones o que dejaba en manos de los mercenarios de la pobreza los problemas más urgentes que tienen las familias venezolanas. Por más que se denunciara o se tratara de demostrar que este boom de ingresos petroleros (2004-2008) había sido el único responsable de la mejora pasajera del consumo de los hogares, las explicaciones sencillas de los analistas de mercadeo, la cháchara de los corresponsales extranjeros, más la autoadjudicación sin rubor, por parte de los jerarcas gubernamentales, de unas políticas públicas que no guardan relación con la reducción de la pobreza, fueron prevaleciendo hasta convertir al gobierno en el paladín de la justicia social.

El asunto llegó a ser tan absurdo que sólo cuando el propio gobierno se criticaba a sí mismo, entonces los medios y los temerosos líderes políticos coreaban la denuncia. Fue el propio presidente de la República el que desenmascaró los cierres y la inoperatividad de Barrio Adentro y sólo, a partir de entonces, su oposición política se dio cuenta y comenzó a enterarse de que iban las irregularidades.

El debate contra el gobierno no salía de los justos, pero poco comprensibles y menos populares, temas de los derechos humanos, la libertad de expresión, la separación de poderes u otras preocupaciones que en la Venezuela de hoy no dejaban de ser asuntos de una pequeña burguesía, acostumbrada a viajar y, por lo tanto, a tener cómo comparar las barbaridades del verbo de nuestro gobierno y su accionar autoritario, con la de otros gobiernos (no digamos de Europa o Estado Unidos), incluso dentro de nuestro propio continente. Esta élite de la opinión nunca entendió que nuestro socarrón gobierno lo es más que otros, porque gozó de la autonomía rentística que ningún otro gobierno de la región dispone. La gobernante argentina o su colega ecuatoriano probablemente gustarían de recordarle la familia a más de un empresario, pero no pueden. Las arcas públicas dependen de sus impuestos. Por ello, el punto más flaco del gobierno no era o es su autoritarismo o irrespeto a los derechos humanos, sino su chantaje social.

El monopolio que alcanzó el gobierno sobre el tema social fue tan absoluto que podía ser gobierno y oposición a la vez. El gobierno era el único interlocutor de las familias venezolanas que tuvieran cualquier necesidad material, las cuales desde el criticado Maslow para acá, siguen siendo una prioridad cuando la pobreza aprieta. Pero esto parece haber llegado a su fin. La campaña alternativa presentó sin el menor rubor las pinceladas básicas de una oferta social que trata de dar respuesta a las omisiones del gobierno. Cinco compromisos sociales, teniendo a la familia como gran receptora de cualquier ayuda u oportunidad, gracias a que se entendió que si una persona tiene un problema o padece de algún obstáculo, eso repercute sobre el grupo referencial básico de cualquier venezolano, constituye una nueva forma de ver los programas sociales superando la visión individualista y parcelada de las Misiones.

Comenzando por la alimentación, y partiendo de la experiencia que el candidato tuvo como gobernador del estado Miranda, el primer compromiso se centra en la alimentación. Toda familia con problemas de alimentación recibirá una transferencia que garantice sus requerimientos nutricionales, según una modalidad que dependerá del lugar donde viva y que será el inicio de un conjunto de beneficios sociales que alcanzan a la madre, el niño, el joven y el adulto mayor.

La reacción del gobierno consistió en apelar a su oficina de propaganda social (INE) admitiendo que en el país hay pobreza extrema, crítica o en palabras del propio Presidente "como se llame" (la molestia a veces es inocultable), pero mucho menos de la denunciada por la oposición. "Matemáticamente es imposible que exista ese número de pobres extremos" ¿Qué significará matemáticamente? ¿Dogmáticamente?

Pues me temo que sí los hay mi Señor Presidente. No solo porque desde el año 2008 la pobreza en Venezuela dejó de disminuir, según las cuentas de su agencia gubernamental, sino porque por más que se empeñen en decir lo contrario, en nuestro país no ha existido un verdadero plan para enfrentar la pobreza. Lo que ha habido es un conjunto de acciones aisladas, colchas de retazos, intervenciones tipo operativo, cuando no innumerables censos convertidos en listas de espera, en chantaje político, que las pocas cifras oficiales se han encargado de demostrar su limitado alcance y su poco rendimiento.

¿Son 700 mil o 430 mil? Como siempre, todo depende de cómo se cuenten esas familias. El gobierno gusta de mostrar la variable economicista de la pobreza, la que depende del ingreso, en nuestro caso del precio del petróleo. Los métodos de tipo multivariable, los que consideran otras variables como las condiciones de la vivienda, el nivel educativo, calidad del empleo y la dependencia económica, entre otros, muestran los niveles de pobreza a los que alude la campaña opositora y que además considera inaceptables.

Por ahora, y como lamentablemente ha sido el debate sobre la pobreza en Venezuela, pareciera que nos limitamos a su tamaño, a una numerología que por sí misma no es suficiente para resolver el problema. La pobreza, cuando se trata de la extrema además, necesita de políticas locales y especializadas para cada localidad y realidad concreta. Se trata de tener que abatir obstáculos muy particulares que no pueden ser divisados y mucho menos enfrentados desde la postura centralista que tiene el gobierno. Por más que crezcamos económicamente o se construyan múltiples centros educativos y de salud (que por cierto no es el caso) la pobreza extrema no podrá ser reducida a cero porque sencillamente no se están aplicando los remedios para enfrentarla allí donde se produce, en la plantación, en el caserío, en la frontera, en la comunidad indígena o en cualquiera de los múltiples sitios donde los pobres extremos se concentran y pasan desapercibidos.
Mientras mantengamos el tema de la pobreza en una loca cuenta interesada o sigamos jactándonos de triunfos que efectivamente no tenemos, la pobreza será la característica de nuestro debate social.

Otros artículos

El efecto lista

Política y petróleo

La economía política del "vivir viviendo"

Vida y salario mínimo

Si la naturaleza se opone, buscaremos una excusa

Una revolución llamada mujer

La economía del neopopulismo

Menos expropiaciones y más soluciones

¿La cultura importa?

De súper a Fofo-Estado

El mito del país de emprendedores

Libertad versus igualdad

Costos, precios y prejuicios

Amor a la simetría

Institucionalidad y cambio

Diversificando el entretenimiento

¿Cuál soberanía?

La nave escolar a la deriva

Democratizar el Censo 2011

El consumo y las finanzas populares

Hacia una nueva política social

Lo social, más allá de lo político

Superando la mendicidad social

La agenda social alternativa

Indignados y arrechos

La fecha del fin de los tiempos

¡Clausurado!

Radicalización

Sobre la retroactividad de las prestaciones sociales

Misión pobre ¿lista política o social?

Se buscan villanos

Transición al anarquismo

¿Se puede atender a los pobres desinteresadamente?

Percepción de la Navidad

¿Será próspero 2012?

Política y religión

A propósito de la Misión Seguridad

La Misión Saber y Empleo

Europa en crisis

Cuatro países, dos proyectos

El retruque populista

Pensar el país desde las organizaciones sociales

Las gangas de la revolución

Inhabilitados para pacificar

Lo que dijeron las organizaciones sociales de Venezuela /I

Lo que dijeron las organizaciones sociales de Venezuela /y II

La irreversibilidad

Lo que están diciendo las encuestas

La unidad y el 19 de abril

Instituciones burguesas versus conciencia revolucionaria

Los rehenes del Estado

Petróleo y soberanía /I

Petróleo y soberanía /II

El futuro del Estado social

La Venezuela factica

Pa' bajo y pa' los laos

La carrera de cuatro meses

La universidad: de la pobreza a la sobrevivencia

Seguridad: errar sin rectificar

Entre el progreso y la ayuda

¿Tarjeta de racionamiento o chip de control?

De las misiones al compromiso social

El debate de la pobreza o la pobreza del debate

Descentralización y hambre cero

Del dilema a la derrota electoral

Desinformación y tragedias cotidianas

Planes, promesas, infraestructura y caos

El caos soy yo

La hipótesis ganadora

¿Puede la voluntad sacarnos de abajo?

La mesa está servida

¿Qué pasó?

¿Qué son las micromisiones?

Unos ciegos, otros sordos, todos mudos

La defensa social de la crisis económica

Camino a una (des) comunal ineficiencia

El "homus consumus" post-electoral

La secta de los abstencionistas

Geografía del ingreso

Se vende país con vista al mar

Institucionalidad y trascendencia

Elecciones regionales: gestión vs ideología

Interrogantes del 2013

Un día para la historia

La cuestión social detenida

El censo de las maravillas

Inflación de sombrero y alpargata

Lo más probable es que quién sabe

La devaluación negada

De gripes y compensaciones

Después de la muerte

Economía simulada y subterránea

¿Cobrará la oposición la crisis económica?

Se caen las caretas sociales

La autocrítica

Sombras electorales

La pobreza más allá de un target

Piraterías gubernamentales

Las lecciones de "Pepe"

Escenarios sociopolíticos

Las misiones, ni en las vallas

Distorsionados

Este país cambió

Corrupción y renta

S.O.S social

¿Favorecen los controles a los pobres?

Mitos del socialismo criollo

Inventandito

Del mercuriocromo a la Harina Pan

Trascendiendo a la escuela

Creyendo las propias trampas

¿Es auténtica la lucha contra la corrupción?

Temporada de los "papas fritas"

Lo que define a la Venezuela popular

La ley de la selva

El mal de ojo económico

Lecciones del fracaso

Un gigante inútil

Turismo cambiario

La Venezuela homogénea

El espejo socialista

Oportunidades para un nuevo destino

Fracaso y atraso

La economía radical

Muerte a la Navidad

Hipótesis para el año 2014

La Venezuela del futuro

Dos derrotas, un país

Cuentos de Navidad

2014

Del “otro culpable”, al simple “somos así”

Sobre los negocios inclusivos

Las colas y la identidad nacional

El costo social del desajuste

Las leyes de la guerra económica

Déjà vu

Menos de lo mismo

El diálogo mínimo

Crónicas del desabastecimiento

Nuestra peor semana

Sociopolítica del Sicad II

Las tribulaciones de este largo 2014

¿Son necesarias las mayorías para cambiar?

Cambio y transición ¿vanguardias o masas?

Volver a la radio

Diálogo obligado e interesado, pero diálogo

De la democracia y la participación

Bienvenidos al circo de la pobreza

¿De vuelta a 80% de pobreza?

¿Cuánto tiempo de recesión?

Oscurantismo y realidad social

Cinco pasos para la pobreza cero

¿El nuevo Das Kapital?

Necesitamos un plan, no un ajuste cambiario

La generación perdida

Explicándonos la inacción del Gobierno

Los huérfanos del petróleo

Responsables y perdedores de la crisis

Sigue la espera

Pobre país rico

Hipótesis para un nombre

La verdadera batalla educativa

La big data

Mitos y prejuicios para gobernar

De tercos a torpes

Los chulos de la renta

Cinco patologías y un gobierno

El manejo del shock petrolero

Brujerías, espantapájaros y otros mitos de la revolución

¿Es la cultura la causa de la pobreza?

Desabastecimiento con inflación

Prepararnos para la pobreza