• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Se buscan villanos
Por necesidades políticas o por simple convicción, lo cierto ha sido que la nueva Ley de Costos y Precios Justos ha desatado una verdadera cacería de brujas.
Tomas de depósitos de alimentos, supuestos decomisos de inventarios que escasamente alcanzan para tres días, investigaciones a compañías, visitas sorpresivas y altisonantes amenazas, todo parece formar parte del acto de inauguración de la ley y la sobreactuada gesticulación para dar a entender que se están ocupando del principal problema del país, la inflación.

Una forma de interpretar estas acciones del gobierno sería adjudicárselas a su falta de entendimiento o al simple cálculo del dividendo político que de tales acciones pretende obtener. En efecto ambas posibilidades no son excluyentes y ciertamente la mirada ideologizada de este problema económico le resta entendimiento y asertividad a la política anti-inflacionaria del gobierno.

I
Aún cuando el más elemental sentido común parece indicar que lo razonable para abatir el alto costo de la vida tendría que ver con lo que han hecho la inmensa mayoría de los países de la región, en los cuales la inflación ya no es un problema de dos dígitos, supongamos que nuestras autoridades creen que hay una forma alternativa (o socialista) de parar el aumento de los precios.

La solución alternativa partiría del supuesto, no demostrado, de que los productores son unos villanos. Aquello a lo que nos hemos referido en otras oportunidades, no es más que una firme creencia de este gobierno de que la ganancia y la avaricia es la principal causa del aumento de los precios. Esta causa estaría por encima de otras, como la devaluación, la oferta insuficiente o la desconfianza que se siembra al perseguir al productor, lo que favorece unos retornos más tempranos de la inversión, que el esperado en países donde las amenazas o no existen o son menores.

Según lo anterior de lo que se trata entonces es de introducir controles, como forma de reducir los márgenes de ganancia. Al menos eso ha sido lo que se han hecho desde hace más de 8 años y, como los datos indican, los precios de los productos controlados no han bajado sino que han aumentado, en algunos casos, incluso por encima de los bienes no controlados ¿Qué ha pasado entonces?

II
Normalmente cuando al pensamiento radical no le salen bien las cosas, supone que no se logro lo esperado porque no se fue suficientemente severo. En modo alguno se pasea por la idea de que el supuesto está equivocado. El radicalismo, en cualquiera de sus presentaciones, sea política o religiosa, forma parte de una creencia existencial, ella da forma, contenido e identidad a quienes la profesan y por lo tanto cualquier desviación es igual a perder lo que se es o se pretende ser.

La receta radical cuando la medicina no funciona, es aumentar la dosis de la misma medicina. Puede que ello no sea sino insistir en el error, hundirse más en el problema e incluso formar parte de las causas del mismo, pero para el entendimiento radical probablemente más importante que resolver el problema (en nuestro caso la inflación), es pretender tener la razón.

De eso trata y a esto se ajusta la nueva ley de costo y precios. Es una profundización en los controles. Es un intento de auditoría a las cuentas que presentan los productores de los bienes controlados cada vez que se sientan con el gobierno a negociar aumentos. Es una ley para descubrir la mentira (de unos empresarios avaros) de la que son (eran) objeto los funcionarios encargados de aplicar los controles de precios, quienes se veían obligados a autorizar los aumentos porque no contaban con el andamiaje legal para llegar a las verdaderas cifras.

El resultado no va a ser otro que una eterna negociación donde el peligro al desabastecimiento terminará haciendo ceder al funcionario y aprobar los aumentos tal y como se hacía en el pasado, sólo que ahora con más cabildeo, más burocracia, puede que algo de corrupción y, sin duda, mucha más desconfianza.

III
Descartado el hecho de que la inflación se reduzca por medio de estas prácticas policiales, queda por dilucidar si el segundo objetivo, no excluyente y de naturaleza política, efectivamente se logrará.

Para responder a esta pregunta le propongo al lector que haga el siguiente experimento. Pregúnteles a 10 venezolanos de estratos sociales y ocupaciones diversas, si la especulación tiene algo que ver con la inflación en el país. A pesar de que va a obtener muy variadas (y pude que algo disparatadas) respuestas, todos los consultados harán una asociación causal y, en menor o mayor medida, tenderán a creer (como el gobierno) que "la ganancia exorbitante" es un componente importante de la inflación.

Esta ley sin fundamento empírico, como para que pueda considerarse un instrumento capaz de reducir la inflación en nuestro país, si lo tiene desde las creencias o el imaginario económico de los venezolanos.

Sea porque vivimos en una economía poco competida, o porque los repetidos shocks económicos externos nos tomaron siempre por sorpresas y sin explicación o porque por mucho tiempo ninguna de nuestras autoridades sabía qué hacer con el problema de los precios, lo cierto es que la Ley de Costos y Precios corre paralelo a nuestras creencias y, por lo tanto, si las autoridades cuidan los problemas de desabastecimiento, aún cuando los precios sigan en alza, el efecto político se habrá logrado.

Van en busca de villanos, encontrarlos será el indicador de éxito político. Aunque claro está no lo será desde el punto de vista económico o social.

Otros artículos

¡Clausurado!

¿Cuál soberanía?

¿La cultura importa?

¿Puede la voluntad sacarnos de abajo?

¿Qué pasó?

¿Qué son las micromisiones?

¿Se puede atender a los pobres desinteresadamente?

¿Será próspero 2012?

¿Tarjeta de racionamiento o chip de control?

2014

Amor a la simetría

A propósito de la Misión Seguridad

Bienvenidos al circo de la pobreza

Cambio y transición ¿vanguardias o masas?

Camino a una (des) comunal ineficiencia

Cinco pasos para la pobreza cero

¿Cobrará la oposición la crisis económica?

Corrupción y renta

Costos, precios y prejuicios

Creyendo las propias trampas

Crónicas del desabastecimiento

¿Cuánto tiempo de recesión?

Cuatro países, dos proyectos

Cuentos de Navidad

De gripes y compensaciones

Déjà vu

De la democracia y la participación

De las misiones al compromiso social

Del dilema a la derrota electoral

Del mercuriocromo a la Harina Pan

Del “otro culpable”, al simple “somos así”

Democratizar el Censo 2011

Descentralización y hambre cero

Desinformación y tragedias cotidianas

Después de la muerte

De súper a Fofo-Estado

¿De vuelta a 80% de pobreza?

Diálogo obligado e interesado, pero diálogo

Distorsionados

Diversificando el entretenimiento

Dos derrotas, un país

Economía simulada y subterránea

El caos soy yo

El censo de las maravillas

El consumo y las finanzas populares

El costo social del desajuste

El debate de la pobreza o la pobreza del debate

El diálogo mínimo

Elecciones regionales: gestión vs ideología

El efecto lista

El espejo socialista

El futuro del Estado social

El "homus consumus" post-electoral

El mal de ojo económico

El mito del país de emprendedores

¿El nuevo Das Kapital?

El retruque populista

Entre el progreso y la ayuda

¿Es auténtica la lucha contra la corrupción?

Escenarios sociopolíticos

Este país cambió

Europa en crisis

¿Favorecen los controles a los pobres?

Fracaso y atraso

Geografía del ingreso

Hacia una nueva política social

Hipótesis para el año 2014

Indignados y arrechos

Inflación de sombrero y alpargata

Inhabilitados para pacificar

Institucionalidad y cambio

Institucionalidad y trascendencia

Instituciones burguesas versus conciencia revolucionaria

Interrogantes del 2013

Inventandito

La agenda social alternativa

La autocrítica

La carrera de cuatro meses

La cuestión social detenida

La defensa social de la crisis económica

La devaluación negada

La economía del neopopulismo

La economía política del "vivir viviendo"

La economía radical

La fecha del fin de los tiempos

La generación perdida

La hipótesis ganadora

La irreversibilidad

La ley de la selva

La mesa está servida

La Misión Saber y Empleo

La nave escolar a la deriva

La pobreza más allá de un target

Las colas y la identidad nacional

La secta de los abstencionistas

Las gangas de la revolución

Las lecciones de "Pepe"

Las leyes de la guerra económica

Las misiones, ni en las vallas

Las tribulaciones de este largo 2014

La unidad y el 19 de abril

La universidad: de la pobreza a la sobrevivencia

La Venezuela del futuro

La Venezuela factica

La Venezuela homogénea

Lecciones del fracaso

Libertad versus igualdad

Lo más probable es que quién sabe

Lo que define a la Venezuela popular

Lo que dijeron las organizaciones sociales de Venezuela /y II

Lo que dijeron las organizaciones sociales de Venezuela /I

Lo que están diciendo las encuestas

Lo social, más allá de lo político

Los rehenes del Estado

Menos de lo mismo

Menos expropiaciones y más soluciones

Misión pobre ¿lista política o social?

Mitos del socialismo criollo

Muerte a la Navidad

Necesitamos un plan, no un ajuste cambiario

Nuestra peor semana

Oportunidades para un nuevo destino

Oscurantismo y realidad social

Pa' bajo y pa' los laos

Pensar el país desde las organizaciones sociales

Percepción de la Navidad

Petróleo y soberanía /I

Petróleo y soberanía /II

Piraterías gubernamentales

Planes, promesas, infraestructura y caos

Política y petróleo

Política y religión

Radicalización

Se buscan villanos

Se caen las caretas sociales

Seguridad: errar sin rectificar

Se vende país con vista al mar

Si la naturaleza se opone, buscaremos una excusa

Sobre la retroactividad de las prestaciones sociales

Sobre los negocios inclusivos

Sociopolítica del Sicad II

Sombras electorales

¿Son necesarias las mayorías para cambiar?

S.O.S social

Superando la mendicidad social

Temporada de los "papas fritas"

Transición al anarquismo

Trascendiendo a la escuela

Turismo cambiario

Una revolución llamada mujer

Un día para la historia

Un gigante inútil

Unos ciegos, otros sordos, todos mudos

Vida y salario mínimo

Volver a la radio